Menú

Sabino Méndez: "El auto del juez Ruz fue un verdadero regalo"

El compositor y escritor abandera un cambio en la SGAE tras la salida de Teddy Bautista. El martes se celebrará una asamblea.

0

Aunque lo cuenta al final de la entrevista, conviene dejarlo claro de inicio para todos aquellos que hayan llegado aquí atraídos por su admiración a la media naranja artística de Loquillo, con quien aún colabora.

Sabino Méndez, el mismo que quería ser una Rock and Roll Star y viajar a L.A con la chica que a la postre le dejó tirado en un viejo Cadillac, no será el próximo presidente de la SGAE. Disipado el temor de verle con corbata –aclara que quiere volver cuanto antes a su Fender y a sus canciones– nos cuenta sus ideas para la Perestroika que inicia la polémica entidad de gestión de derechos en la asamblea del próximo martes.

La bendición del juez Ruz

"El auto del juez Ruz fue un verdadero regalo, que nos colocó muy en la realidad". Así de aliviado habla este miembro de la Junta Directiva de la SGAE y segundo suplente de su comisión rectora más de dos meses después de aquel 1 de julio en el que la Guardia Civil ponía patas arriba la sede de la entidad de gestión de derechos y precipitaba una crisis que terminaría, poco después, con la salida de la presidencia de Teddy Bautista.

Sabino considera excesiva una intervención en la que los agentes de la guardia civil entraron en el Palacio de Longoria porque "no hacía falta eso para requisar los datos que necesitaban". Asegura que el desmantelamiento de la trama "ha cambiado la SGAE" para siempre: "aquello de lo que nos hubiéramos enterado lentamente en cuatro años, lo conocimos en ocho semanas".

Niega que exista una persecución judicial contra la SGAE como se ha llegado a denunciar desde el ámbito de los autores –"es absurdo"– y también que la sociedad esté en peligro de quiebra. Méndez pertenece a la subespecie de los músicos y revela que ha sido en la que más divisiones se han producido en esta crisis. Pese a todo confía en una renovación que pasa por endurecer los requisitos para ser socio y establecer diferencias entre los mismos. "En el momento en que la cantidad anual recaudada por un autor fuese igual al Salario Mínimo Interprofesional, se podría considerar que ese socio vive de la música y debería tener mayor poder decisorio" y mucho más cuando se trate de un gran autor. "Hay que decirle a Alejandro Sanz: usted nos da mucho dinero, por lo tanto usted tiene que tener mayor poder e influencia en el rumbo de la SGAE".

Arteria

Si hay un reproche evidente de Sabino Méndez a la gestión de Bautista, más allá de considerarla excesivamente personalista, es el impulso de la red de teatros Arteria. Se trata de la más faraónica de las ideas del anterior presidente, con 160.000 metros cuadrados de superficie en instalaciones y teatros en España y el extranjero. Sabino propugna una fuerte desinversión tras estudiar con detenimiento el caso de cada teatro en particular porque "algo así se podría haber hecho en ochenta años, pero no en una década".

Bodas y festejos varios

"Muchos autores consideramos excesiva, exagerada, la presión recaudatoria". Con esta declaración de principios aborda Sabino Méndez una de las cuestiones más espinosas de las que afectan a la SGAE, de la que ya habla en pasado: "era una entidad de la época analógica, que tendía a ver internet como un enemigo". De entre las exageraciones destaca el cobro por derechos de autor en las bodas "aunque algunas son verdaderos conciertos" y en los bares.

En cualquier caso, considera que quien paga debería recibir algo a cambio –"que la SGAE pase de ser el recaudador al que colabora"– y por ello plantea, por ejemplo, que los organizadores de conciertos reciban ayuda de la entidad para la gestión y promoción de sus eventos.

Sabino Méndez no piensa en abandonar su carrera creativa, por lo que se compromete a no estar más de un año en tareas directivas de la SGAE. Haciendo autocrítica, asegura que "los artistas son un poco irresponsables. Para estar en juntas directivas hay que ser más serios" y justifica con una razón generacional su inserción en la candidatura oficialista que encabezó el propio Teddy Bautista. "Muchos tardamos medio año, e hicimos muchas pesquisas, para decidir si nos presentábamos. Yo puse unas condiciones y el equipo de Teddy las respetó. Nosotros pensamos que hay que cambiar las cosas desde dentro."

Le cuesta hablar del antiguo presidente, con quien dice no tener trato, aunque le señala como una eminencia en el proceloso mundo de la gestión de derechos. "Ojalá podamos contar con su experiencia en el futuro. Sinceramente no veo en él una verdadera ambición económica, pero sí de sus subordinados", señala para luego aludir a su personalismo y megalomanía como el origen de los problemas que ahora afronta una de las entidades más desprestigiadas de España.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios