Menú

Apple abandona IBM y decide que en 2007 todos los Mac incorporen microprocesadores Intel

Apple dejará de recurrir a los servicios de IBM para construir, a partir de ahora, sus ordenadores con microprocesadores de Intel. Todos los indicios apuntan a que la razón del cambio se encuentra en Hollywood. "Han sido diez años desde nuestra transición al PowerPC y creemos que la tecnología de Intel nos ayudará a crear los mejores ordenadores personales en los próximos diez años", explicó Jobs en la primera jornada de la conferencia de programadores de la compañía, que se desarrolla en San Francisco.

0
Apple dejará de recurrir a los servicios de IBM para construir, a partir de ahora, sus ordenadores con microprocesadores de Intel. Todos los indicios apuntan a que la razón del cambio se encuentra en Hollywood. "Han sido diez años desde nuestra transición al PowerPC y creemos que la tecnología de Intel nos ayudará a crear los mejores ordenadores personales en los próximos diez años", explicó Jobs en la primera jornada de la conferencia de programadores de la compañía, que se desarrolla en San Francisco.
Steve Jobs. EFE
L D (EFE) Con esta bomba informativa, Steve Jobs, creador y principal responsable de Apple, puso fin a las especulaciones que inundaban desde hacía días las páginas de Internet. PowerPC es el nombre de los microprocesadores desarrollados por IBM y que, hasta el próximo año, seguirán en las máquinas de Apple. A partir del verano de 2006, los Mac que Jobs creó a principios de los años 80 y que viven ahora una segunda juventud, empezarán a salir de fábrica con la etiqueta de "Intel inside" y un Pentium incrustado en la placa madre.
 
Según Jobs, la decisión obedece a la necesidad de asegurar el futuro de la compañía. "Nuestro objetivo es proporcionar a nuestros clientes los mejores ordenadores personales en el mundo y, mirando hacia adelante, Intel tiene, con mucho, la hoja de ruta de procesadores más fuerte", comentó.
 
Durante años, el sector ha estado plagado con rumores y noticias sobre el trasvase de Apple a la tecnología de Intel, pero, con la misma insistencia, Jobs había negado que su compañía, que convirtió sus exclusivos procesadores en el lema publicitario, estuviera preparando el cambio. La razón para la transformación de Jobs parece encontrarse en el éxito de iPod, el reproductor de música MP3 que ha relanzado la compañía en los dos últimos años, y la tienda de música por Internet iTunes.
 
Pensado para Hollywood
 
Según especialistas en el sector, Apple y Jobs quieren trasplantar el éxito del binomio iPod+iTunes a la industria cinematográfica, desarrollando una plataforma segura para que los grandes estudios de Hollywood se lancen de lleno a la distribución de filmes a través de Internet. Leander Kahney, especialista en Apple, señalaba en la revista sobre Internet "Wired" que Jobs quiere los nuevos chips Pentium D de Intel dados a conocer hace sólo unos días. Los chips cuentan con una protección incrustada en la placa madre para evitar la duplicación no autorizada de archivos informáticos. Ordenadores Mac dotados con el Pentium D permitirían a los consumidores comprar películas a través de Internet y a Hollywood afrontar este tipo de transacciones con la tranquilidad de que no facilita la temida piratería.
 
La otra pieza necesaria en la estrategia de Jobs para cambiarse a Intel es la existencia de un programa que permite ejecutar programas informáticos escritos para Apple en máquinas dotadas con chips Intel. Ello solucionará el principal problema que siempre había temido Jobs: que si se pasaba a Intel los informáticos dejarían de escribir programas para Apple.
 
El programa se llama QuickTransit, producido por la firma Transitive, y según la compañía permite ejecutar cualquier programa en cualquier máquina sin perdidas en el rendimiento de los ordenadores. A pesar de las ventajas de pasarse a Intel, la decisión de Jobs no está exenta de grandes riesgos y cualquier error de cálculo podría significar la segunda muerte de la compañía.
 
Una defunción de la que probablemente ni Jobs podría revertir como hizo en los años 90 cuando volvió a Apple para resucitar la compañía, que había pasado de tener una cuota de mercado de cerca del 10 por ciento a mediados de los 80 hasta menos del 3 por ciento diez años después.
 
Otra cuestión será la reacción de los entusiastas usuarios de Apple, que suelen ser furibundos opositores a cualquier cosa que huela a procesadores Intel y al sistema operativo Windows, de Microsoft.

Temas

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios