Menú

De la Iglesia: "No me importará sentarme junto a Sinde en los Goya"

La junta Directiva de la Academia decidió que De la Iglesia permanecerá como presidente en funciones, hasta que las elecciones señalen a su sucesor.

0

Ayer, la ministra de Cultura sufrió un importante revés por parte del mundo del cine. Durante el jueves, se conocían los intentos de Sinde para apartar a Álex de la Iglesia de la Gala de los Goya, castigándole así por su dimisión y oposición a "su ley". Incluso, lo confirmaba Santiago Segura.

Pero la Junta Directiva de la Academia se reunió anoche, y dio carpetazo a las pretensiones de Sinde: le pidió a Álex de la Iglesia que siguiera al frente de la Academia hasta que las elecciones a las que obligan sus estatutos, arrojen sucesor. Esto será en el plazo de tres meses, y no antes del próximo 13 de Febrero, durante la gala.

El director concede una entrevista a El País, donde explica sus primeras impresiones tras la reunión de la Junta, a la que llevó la idea de dimitir el próximo día 14, pero no pudo ser: "Así que será un poquito más tarde, pero lo aseguro, mi decisión es irrevocable. Yo creo que lo más sensato y lo más honesto era dimitir ahora mismo. Una dimisión no puede ser diferida, o sea, si dices que te vas, lo dices ahora, no dentro de un rato, sería absurdo. Y dimitir no es malo, es bueno. Nadie es imprescindible. Lo que pasa es que yo quería estar presente en los Goya, eso sí. Además, la junta me ha pedido que me mantenga hasta que haya un nuevo presidente" asegura al diario.

De la Iglesia considera que quizás ha pecado de ingenuo, al anunciar su dimisión ante s de la ceremonia: "Tenía que haber esperado a que acabase la gala del día 13. Pero hay un momento determinado en el que tú estás hablando y estás diciendo lo que piensas y no puedes evitarlo, no puedes callarte. En ese sentido, creo que por honestidad tenía que dimitir ahora, no voy a estar.. sabiendo que voy a dimitir, sin dimitir".

El director de Balada Triste de Trompeta hace autocrítica sobre su gestión, y el papel que ha jugado en la Ley Sinde. Considera Álex de la Iglesia que tenía que haber diferenciado: "una cosa es Alex de la Iglesia y otra el presidente de la Academia del Cine. Y tenía que haber diferenciado entre una cosa y la otra, porque tenía que haber respetado la opinión de mucha gente que no opina como yo. Aunque bueno, también hay gente que opina como yo...".

Además, explica sin pudor porqué tampoco a él le convence – tanto, como para llevarle a dimitir- la Ley Sinde: "Por dos razones. Una, porque creo que la idea de las intervenciones judiciales no es un sistema ágil. Y dos, porque -personalmente, repito- creo que la famosa comisión de la propiedad intelectual ha de ser un organismo administrativo y no decisorio", recordando que fue su reunión con los internautas la que le hizo cambiar sus encorsetadas opiniones.

De la Iglesia hace gala de diplomacia, y afirma que no le importará compartir asiento con Sinde: "No me importa sentarme junto a ella", asegura. El periodista le recuerda que ella no quería su asistencia, y le pidió que lo dejase ya, y De la Iglesia cuenta que Sinde le acaba de llamar, y que "le ha felicitado".

En Tecnociencia

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso