Menú

Juan Pablo II también deja un sólido legado vinculado a las nuevas tecnologías

Durante su pontificado, Juan Pablo II no dio la espalda a los beneficios que conlleva la "Era de Internet" sino que, más bien al contrario, estimuló y exprimió todas sus posibilidades al máximo. Desde que la red de redes comenzó a implantarse de forma masiva en todo el mundo, Karol Wojtyla y el Vaticano entendieron que podía emplearse como vehículo para difundir el mensaje de la Iglesia.

0
Durante su pontificado, Juan Pablo II no dio la espalda a los beneficios que conlleva la "Era de Internet" sino que, más bien al contrario, estimuló y exprimió todas sus posibilidades al máximo. Desde que la red de redes comenzó a implantarse de forma masiva en todo el mundo, Karol Wojtyla y el Vaticano entendieron que podía emplearse como vehículo para difundir el mensaje de la Iglesia.
El Papa consultando un portátil.
(Libertad Digital) "La Iglesia afronta este nuevo medio con realismo y confianza. Como otros medios de comunicación, se trata de un medio, no de un fin en sí mismo. Internet puede ofrecer magníficas oportunidades para la evangelización si se usa con competencia y con una clara conciencia de sus fuerzas y sus debilidades", señaló Juan Pablo II en 2002, fecha en la que envió su primer correo electrónico.
 
Desde que Internet comenzó a implantarse de forma masiva en todo el mundo, Juan Pablo II y el Vaticano entendieron que podía emplearse como vehículo para difundir el mensaje de la Iglesia y, aún más importante, convertirse en un medio evangelizador. "Internet también puede facilitar el tipo de seguimiento que requiere la evangelización. Especialmente en una cultura que carece de bases firmes, la vida cristiana requiere una instrucción y una catequesis continuas, y esta es, tal vez, el área en que Internet puede brindar una excelente ayuda", añadió Juan Pablo II, quien concluyó que "es evidente" que la Red nunca podrá suplir "la profunda experiencia de Dios que sólo puede brindar la vida litúrgica y sacramental de la Iglesia", aunque sí puede proporcionar "un suplemento y un apoyo únicos para preparar el encuentro con Cristo en la comunidad y sostener a los nuevos creyentes en el camino de fe que comienza entonces".
 
En la Red desde 1995
 
La férrea voluntad de Juan Pablo II para conseguir que la Iglesia se adaptara a las nuevas tecnologías se materializó el día de Navidad de 1995, cuando el Vaticano lanzó su propia página web. Desde entonces, mantenerla en pie ha comportado no pocos esfuerzos, ya que es una de las que más ataques recibe en toda la Red. Según reconoció hace dos años el secretario de Administración del Patrimonio de la Santa Sede, arzobispo Claudio Celli, el site sufre una media de 30 ataques diarios. "Afortunadamente", dijo entonces, "hasta ahora nadie ha logrado penetrar en la página del Papa, gracias a un equipo eficiente de expertos encargados de interceptar el correo electrónico los piratas informáticos".  
 
A las intromisiones de los "hackers" o los intentos de ataque de los "crackers", se añade la profusión de virus que llegan a los servidores vaticanos. El arzobispo Celli informó entonces que se recibían una media mensual de 10.000 virus, una cifra que a buen seguro se ha incrementado de forma notable en los últimos años.
 
Mensaje papal a través de móviles
 
Las nuevas tecnologías no se limitan a Internet, una circunstancia que se supo ver claramente durante el pontificado de Juan Pablo II. Así, el Vaticano alcanzó en 2004 un acuerdo con Verizon, la mayor empresa de telefonía local de Estados Unidos, para enviar los mensajes papales a través de teléfonos móviles. Con ello, se pretendía llegar al mayor número posible de fieles y captar la fe de los más jóvenes, los más propensos a utilizar este tipo de servicio.
 
Inmerso en plena Era de Internet, el Colegio Cardenalicio de la Santa Sede nombró "patrón de Internet" al sacerdote italiano Santiago Alberione. Nacido a finales del siglo XIX, se valoró especialmente su labor como impulsor del uso de los medios de comunicación en la obra evangelizadora mediante su lema "Llevar la Palabra de Dios a los hombres de hoy con los medios de hoy". Juan Pablo II proclamó Beato a Santiago Alberione (1884-1971), fundador de la "Familia Paulina", el 27 de abril de 2003.
 
La decisión del Vaticano coincidió con la de una encuesta "online" que se realizó a través de la página web Santibeati.it con el fin de que fueran los propios internautas quienes eligieran al patrón que los representara. Entre el 6 de enero y el 20 de abril de 2003 participaron 70.568 personas, la mayoría de origen italiano. Giacomo Alberione obtuvo 33,55 por ciento de los votos, mientras que San Juan Bosco quedó con el 33,54 por ciento.
 
 

Temas

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios