Menú

Madrid

Las residencias del padre Ángel ya han sido sancionadas en numerosas ocasiones por "falta de higiene y salubridad"

El escándalo de la Fundación Reina Sofía Alzheimer no es el primero. El director de otra residencia incluso fue multado por ir a trabajar con covid.

El escándalo de la Fundación Reina Sofía Alzheimer no es el primero. El director de otra residencia incluso fue multado por ir a trabajar con covid.
Concentración de familiares contra la gestión de Mensajeros de la Paz | Libertad Digital

El escándalo en la residencia Fundación Reina Sofía Alzheimer de Madrid no es el primero que salpica a Mensajeros de la Paz. La ONG del padre Ángel -que lleva años dedicándose al negocio de las residencias de mayores- acumula un nutrido historial de denuncias y multas por falta de higiene, salubridad y mala gestión de la pandemia del coronavirus.

Tras las graves acusaciones vertidas por los familiares de los residentes del centro ubicado en Puente de Vallecas, muchos de ellos lamentan el "manto de silencio" que se ha impuesto sobre un asunto que salpica de lleno a un personaje público con el que "medios y políticos parece que tienen miedo a quedar mal". Sin embargo, lo cierto es que estamos ante "un mal gestor reincidente", tal y como demuestran los múltiples expedientes que sus centros acumulan en la Comunidad de Madrid.

Condenas por faltas graves

En el año 2016, la residencia Dolores Soria de Pinto ya fue condenada a pagar una multa de 14.000 euros por "faltas de mantenimiento, higiene, confort y salubridad". Se trata de una "infracción grave", según se recoge en la ley autonómica 11/2002 de Ordenación de la Actividad de los Centros y Servicios de Acción Social, que los familiares de Puente de Vallecas creen que también se podría estar cometiendo en su caso.

En 2018, fueron otros dos centros los multados. El primero de ellos, en Campo Real, recibió una sanción de 7.201 euros por algo de lo que también se quejan en el centro de Alzheimer Reina Sofía: "fallos de alimentación, higiene, descanso y aseo personal de los ancianos, así como por imponerles un horario totalmente inadecuado". A parte del abuso de comida congelada, los familiares que se han puesto en contacto con Libertad Digital aseguran que, en no pocas ocasiones, se han encontrado a sus padres o abuelos sin asear, con uñas escandalosamente largas o desayunando a las 11 de la mañana, después de 14 horas sin ingerir absolutamente nada.

protesta-mensajeros-paz-residencia-padre-angel-16062022.jpg
Protesta contra la gestión de Mensajeros de la Paz

El otro centro multado en 2018 fue la residencia Parque Coimbra de Móstoles, a la que, además de los mismos reproches realizados a los dos centros ya mencionados, se acusó de "no tener actualizado el expediente asistencial de cada anciano o los sistemas de información de incidencias" y de cometer numerosos "fallos de atención sanitaria y/o farmacéutica, así como de las medidas de vigilancia o cuidado especial" que precisaban los mayores. Por todo ello, la Comunidad de Madrid impuso a la ONG del padre Ángel una sanción de 14.402,40 euros.

Esta ultima acusación coincide también con el testimonio de los familiares de la residencia de Puente de Vallecas, que hace tan solo unos días ya denunciaban en LD que Mensajeros de la Paz carece de terminales informáticos para apuntar el historial de los pacientes, lo que deriva en un gran descontrol médico. "Todo lo apuntan en papelitos", explicaba Silvia, la hija de dos residentes con diabetes a los que se les han llegado a dar dosis diferentes de insulina en función del turno de enfermeros que estuviera trabajando.

Multas más bajas por pronto pago

Cabe destacar que, en la mayor parte de los casos, las cuantías de las multas satisfechas por la ONG son más bajas de lo inicialmente previsto en la normativa vigente porque, según las fuentes consultadas, "en cuanto Mensajeros de la Paz se ve acorralada, reconoce su responsabilidad, renunciando expresamente al ejercicio de cualquier recurso y procediendo al pago voluntario de la multa propuesta, para poder acogerse a una sustanciosa reducción de la misma". No en vano, eso fue precisamente lo que volvió a hacer en 2021 cuando la residencia Parque Coimbra fue sancionada de nuevo por el Gobierno regional por su gestión durante la pandemia del coronavirus.

Tal y como publicó El Independiente, la Inspección levantó acta tras dos visitas realizadas los días 24 de noviembre de 2020 y 12 de mayo de 2021 por apreciar diversas deficiencias. Entre ellas, que los residentes no llevaban puesta la mascarilla o que, en muchos casos, no se respetaba la distancia de seguridad interpersonal (ni en el salón principal ni en el comedor de la planta baja). Además, también se detectó que varios medicamentos estaban caducados.

Con todo, Mensajeros de la Paz fue condenada a pagar un total de 15.002 euros por dos infracciones de carácter grave y una leve. Sin embargo, tras asumirlo todo y acogerse al pronto pago, se benefició de una rebaja del 40%, con lo que la multa se quedó finalmente en 9.001,20 euros.

Sancionado por ir a trabajar con covid

Se da la casualidad de que este centro ya había sido noticia en marzo de 2020 porque su director había sido denunciado por los propios trabajadores por acudir a trabajar a sabiendas de que era positivo en coronavirus. La propia Policía tuvo que presentarse en la residencia Parque Coimbra tras recibir la llamada de una de sus empleadas.

Tras conocer lo sucedido, la ONG del Padre Ángel le abrió un expediente por una falta muy grave que, sin embargo, acabó despachándose con una suspensión de 15 días de empleo y sueldo. Según trabajadores y familiares, Mensajeros de la Paz justificó su decisión alegando que había pecado de "exceso de responsabilidad" y que su intención únicamente había sido la de arrimar el hombro.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador