Menú

Madrid

Ayuso paraliza la reforma del Estatuto para "evitar" que el Congreso intervenga "de facto" la Comunidad de Madrid

"Vamos a esperar a que haya una mayoría distinta en el Congreso los Diputados para llevar a cabo esta reforma", anunció su portavoz parlamentario.

"Vamos a esperar a que haya una mayoría distinta en el Congreso los Diputados para llevar a cabo esta reforma", anunció su portavoz parlamentario.
Ayuso este lunes en la nuevas instalaciones de una Oficina de Empleo. | CAM

Lo anunció este lunes de forma sorpresiva el portavoz parlamentario del PP en la Asamblea, Carlos Díaz-Pache. No habrá reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid. Al menos de momento.

El PSOE planteó hace meses la posibilidad de esta reforma en un texto que lleva sin cambios desde hace más de diez años. Las posibles negociaciones parecían circunscribirse a eliminar el término "minusválidos", llegando así al mismo acuerdo alcanzado a nivel nacional entre los dos grandes partidos para suprimir de la Constitución el término "disminuidos", que después contó con el respaldo de todas las fuerzas, excepto Vox. De hecho, PSOE y Más Madrid registraron de manera conjunta el pasado 21 de marzo en la Cámara autonómica esta modificación para sustituir el término en cuestión por el de "personas con discapacidad".

El PP, por su parte, planteaba incluso en enero la posibilidad de cambiar también el nombre de la Asamblea por el de Parlamento de Madrid, dar luz verde a que el Ejecutivo regional pudiera aprobar decretos-ley para casos de emergencia o rebajar el número de diputados de la Cámara.

Pero los de Isabel Díaz Ayuso han decidido frenar en seco cualquier reforma. Así, y a pesar de que Juan Lobato se mostraba convencido de que conseguirían el apoyo no solo de Más Madrid sino del resto de grupos políticos, esta modificación no saldrá adelante. "No vamos a apoyar la propuesta del PSOE y Más Madrid", afirmó tajante el portavoz popular.

El Gobierno presidido por Díaz Ayuso ha decidido presentar un proyecto de ley para poder retirar de la legislación autonómica todos los términos que "ahora han adquirido un carácter peyorativo", como disminuido o minusválido, pero de momento no en el Estatuto, expuso Díaz-Pache. El motivo que esgrimen los populares es el temor a "poner en manos de este Congreso" la norma fundamental de la Comunidad de Madrid.

Los Estatutos de autonomía son las normas institucionales básicas que rigen dentro de una región y en ellos se desglosan las competencias que cada Gobierno regional tiene asumidas y los límites de las mismas, en materia por ejemplo de fiscalidad, de educación o de sanidad. Todo ello, respetando siempre las competencias que, según marca el artículo 149 de la Constitución Española, pertenecen en exclusividad al Estado central y no pueden ser gestionadas por otras administraciones.

Una reforma del Estatuto, una vez aprobada por la Asamblea de Madrid, se tramitaría como ley orgánica en el Congreso, y allí se podría modificar vía enmiendas y aprobarla con la mayoría absoluta actualmente existente: la del PSOE con sus socios de Gobierno. El temor de los populares, y lo que tratan de evitar, es que esa mayoría "se utilice para intervenir de facto a la Comunidad de Madrid", explican fuentes consultadas por Libertad Digital. "Que Sánchez lo ofrezca como moneda de cambio y que Puigdemont pueda decidir cómo es el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid", añaden.

En estos momentos la desconfianza es total. "Hemos visto en el Congreso cómo se saltan todos los procedimientos, no se respeta ni lo más mínimo, ni el reglamento de la propia Cámara", dijo Díaz Pache, por lo que han decidido no llevar esta reforma de "motu propio" a la Cámara Baja. En palabras del portavoz popular: "Pedro Sánchez y los independentistas lo están esperado (al Estatuto) para poder jugar con él y no queremos poner en manos de este Congreso el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid".

Los populares, añadió, saben que "el independentismo catalán se ha fijado en la Comunidad de Madrid" y también que el Gobierno de Pedro Sánchez "cede a todo lo que piden los separatistas" por lo que no quieren darle al presidente "como arma de negociación" con los secesionistas el Estatuto de Autonomía. "Ni en materia fiscal ni en cualquier otra materia van a meter la mano Pedro Sánchez y los separatistas", afirmó tajante. Y es que están convencidos de que esta reforma pretende ser un "caballo de Troya" para que Pedro Sánchez y el separatismo "jugueteen".

Así las cosas, los populares no acometerán en esta legislatura ningún cambio relativo a la norma fundamental de la Comunidad de Madrid. "Vamos a esperar a que haya una mayoría distinta en el Congreso los Diputados para llevar a cabo esta reforma con la que seguimos absolutamente comprometidos".

Temas

En España

    0
    comentarios