Menú

Madrid

La placa franquista y unas goteras "con aguas fecales" de la casa del novio de Ayuso, a debate en la Asamblea

Más Madrid optó por fiscalizar al Gobierno en la sesión de control sacando a relucir las obras que habría realizado el novio de Ayuso en su casa.

Más Madrid optó por fiscalizar al Gobierno en la sesión de control sacando a relucir las obras que habría realizado el novio de Ayuso en su casa.
Isabel Díaz Ayuso este jueves en la Asamblea. | CAM

El tono tosco que en esta ocasión utilizó el socialista Juan Lobato en su rifirrafe parlamentario con Isabel Díaz Ayuso casi quedó, minutos después, en una anécdota agradable con una adversaria política. Manuela Bergerot elevó no sólo los decibelios sino también multiplicó las palabras gruesas y acusaciones graves contra la presidenta madrileña.

Lo hizo para fiscalizar un asunto de máxima importancia en la política y en la acción de gobierno del Ejecutivo madrileño: las goteras que, al parecer, ha ocasionado el novio de la presidenta durante unas presuntas obras ilegales, motivo por el cual, según varias publicaciones, un restaurante situado debajo del inmueble tuvo que cerrar sus puertas.

La portavoz de Más Madrid la tachó de "alérgica a la rendición de cuentas", de "opaca", "mentirosa" o de "cruel". La acusó de "ensañarse" con las familias de los fallecidos en las residencias por "pasarles" ahora la factura de su estancia. "Cobran facturas a las víctimas de la pandemia para dárselo a Quirón y que Quirón le pague las comisiones a su novio", aseguró.

La también jefa de la oposición en la Asamblea le afeó que bloqueen en la Mesa las preguntas que su formación lleva sobre este tema. ¿El motivo, según Bergerot? Que "a los amigos y a los amores no se les preguntan esas cositas". Así, le retó: "Dice que va a comparecer en el Congreso y que lo va a cantar todo, ¿se atreve a cantar aquí?".

Y con tono burlesco le espetó: "Nos contaba que usted era una esforzada joven que vivía en Chamberí pagando el alquiler, ¡pero es que su vida de lujo no puede estar más alejada de la realidad de nuestros barrios!". En este punto, y muy indignada, Bergerot denunció las goteras: "Nos dice que puede gestionar la Comunidad de Madrid pero cuando hace una reforma de su piso, inunda a los vecinos de abajo y el restaurante que está abajo tiene que cerrar por vertido de aguas fecales". Para la portavoz de Más Madrid, "es una imagen horrorosa pero es la metáfora perfecta de su Gobierno chapucero e inmoral".

"¿Puso suelo radiante o calefacción central?"

Ayuso no daba crédito. "¿Por qué cerró el bar de la casa que reformaba mi pareja antes de que fuera a vivir, cuya placa arriba era de la vivienda oficial de la época de Franco que tacha con una placa decenas de miles de inmuebles de todo Madrid?", arrancó la presidenta con tono de intriga y haciendo referencia a una noticia publicada por El Plural cuyo titular era el siguiente: "La comunidad del piso de Ayuso y su novio incumple la Ley de Memoria Democrática". Y remató, entre risas de los suyos: "La trama de corrupción del novio de Ayuso, ojo, eh".

La presidenta continuó: "¿Puso suelo radiante o calefacción central convencional?", "¿orientó el aire acondicionado mirando al norte, al sur o en la azotea?". Así, les preguntó a "las feministas de la ultraizquierda" si creen necesario "llegar a algo tan absurdo" para a continuación pedirles que le fiscalicen por su "gestión" y no por su vida sentimental, "que creo que no les compete a nadie".

En este punto, Ayuso, que dijo desconocer las vidas sentimentales de los diputados de la oposición, se mostró convencida de que se caerían "abajo la mitad" si se abre una investigación fiscal sobre sus empleadas del hogar o sobre las propiedades de las que disfrutan. "Como pasa con la señora Yolanda Díaz, que se va a la toma de posesión de Lula (da Silva) y se pega una semana en Punta del Este en business con todo su equipo". Y "¿por qué (si) viven a cuerpo de rey, como toda la ultraizquierda, tienen a la gente cada vez más hundida, atacan siempre la propiedad y a las personas que les va bien en sus negocios?". Para la presidenta, "lo más chavista de todo" es que "utilizan su vida para intentar atacar al adversario político desguazando su vida particular, llenándolo de tramas, tramas y grandes mentiras cuando aquí una trama se fabrica con dos de pipas".

Según Ayuso, para eso han quedado, para tratar de hacerle "daño" e intentar "frivolizar" su imagen. "Pero en definitiva, la única que da siempre cuentas, la que no desprecia a los parlamentos soy yo y los que no dan explicaciones absolutamente por nada ni siquiera del número de parados que tienen en España, que lo guardan en cajones, son ustedes", añadió, para concluir, sobre los fijos discontinuos.

El "carterista" educado

La intervención de la presidenta fue rematada después por el portavoz parlamentario de los populares. "Señora Bergerot, a la mano derecha del número dos del PSOE le encuentran nueve pistolas en casa y usted pregunta por la gotera que ha hecho un particular en el piso de abajo: no le despisto, siga usted con su oposición", arrancó Carlos Díaz Pache despertando las risas y aplausos de su bancada.

Pero Díaz Pache decidió centrar su intervención en el portavoz socialista. "El hijo político de Zapatero, el caballo de Troya del sanchismo, lleva un tiempo empeñado en que le conozcan por ser una persona educada y está muy bien porque a falta de proyecto político, bastante tiene con agarrarse a la silla que los suyos están intentando moverle", comenzó diciéndole a Lobato para quien los populares esperan que "aguante" en su puesto. Pache quiso desenmascarar, a su juicio, la fachada que reviste el socialista. "Es tan educado que si fuera carterista alguien le diría ‘oiga, perdone, ¿me está intentando robar la cartera, sinvergüenza?’", a lo que el socialista respondería, según el popular: "Sí, pero educadamente, no me crispe el ambiente". El portavoz parlamentario lo estaba disfrutando y los suyos también.

A continuación Pache le afeó que el PSOE haya borrado "hasta delitos de terrorismo" porque quiere desjudicializar la política en Cataluña pero "a continuación" la "judicializa" en Madrid. Se refería así a las últimas acciones llevadas a cabo por los socialistas en este sentido, como personarse en la causa del novio de la presidenta o recurrir al Tribunal Constitucional algunas leyes aprobadas por la Asamblea de Madrid, como la conocida como ley ómnibus o la ley trans. "Dos procedimientos y, según las últimas encuestas, dos escaños menos: yo le animo a que siga con un procedimiento por cada escaño que le quede".

Para el PP está claro: "Sánchez ha dado la orden de atacar personalmente a Ayuso y Lobato, que es educado y obediente, va a hacer lo que tenga que hacer para intentar ganar en los juzgados lo que ha sido incapaz de ganar en las urnas".

El objetivo de socialistas como Lobato o el ministro Óscar Puente, aseguró su portavoz, es "tapar" dos cuestiones: la primera, la gestión del Gobierno madrileño y, la segunda, "tiene nombre de mujer y el titán de la transparencia que es Pedro Sánchez debería dar explicaciones de por qué la mujer envía cartas a los ministerios de su marido indicando a qué empresas hay que adjudicar los contratos". Concluyó Paache animando a los suyos: "Sigamos con la Begosfera" y a los socialistas les dijo, "con mucha educación", que "no" les pueden dar "ninguna lección", "lo que nos dan es vergüenza".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro