Menú

Madrid

Ayuso se ofrece al PSOE para abrir la comisión: "Será un placer explicarles lo que tendrían que haber hecho en pandemia"

"Puedo ir en la primera, si quieren, porque tengo todas las cuentas auditadas por todos los organismos. Faltaba la ONU y la OTAN por fiscalizarlas".

"Puedo ir en la primera, si quieren, porque tengo todas las cuentas auditadas por todos los organismos. Faltaba la ONU y la OTAN por fiscalizarlas".
Isabel Díaz Ayuso este jueves en la Asamblea de Madrid. | Europa Press

El PSOE destapó sus cartas el pasado 27 de febrero durante una comparecencia de su portavoz, Esther Peña, desde Ferraz, que se producía seis días después de que la UCO detuviera a Koldo García Izaguirre y a una veintena de personas más en una operación coordinada por la Fiscalía Anticorrupción y por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional contra el supuesto cobro de comisiones ilegales en la compra de mascarillas durante la pandemia.

La investigación partía, nada más y nada menos, que de la denuncia que había interpuesto en marzo de 2022 el entonces portavoz parlamentario del PP en la Asamblea, Alfonso Serrano, mano derecha de Isabel Díaz Ayuso. Pero volvamos al 27 de febrero. Los socialistas se afanaban entonces en tratar de sobrevivir a la cascada de informaciones que se sucedían – y las que estaban por llegar- sobre un escándalo que salpicaba de lleno a su Gobierno y al partido.

Es por ello, que en aquella comparecencia desde la sede del PSOE, Peña trató de escenificar la lucha implacable de los suyos contra la corrupción. Se valió de dos anuncios para ello: por un lado, el ultimátum dado a José Luis Ábalos para que entregara su acta de diputado, colocándolo ya a todas luces como un cortafuegos del caso Koldo, que salpica a varios ministerios y comunidades autónomas; por otro, el registro de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados.

Pero una comisión que no estaría centrada únicamente en este caso sino que tendría como objeto "analizar la compra de material sanitario desde las administraciones públicas", explicó. Peña no nombró a Ayuso, pero de sus palabras se traslucía la intención nítida de los socialistas de llevarla a la Cámara Baja. "Todo debe saberse, nada puede quedar en rincones oscuros de sedes pagadas con dinero negro. (…) Es necesario que aquellos que están instalados en la hipérbole y en la exageración diaria acudan a la sede de la soberanía nacional y aporten cualquier indicio que puedan poseer en vez de ensuciar el nombre de personas honradas", afirmó Esther Peña. "A mí me abochorna y me da igual el caso del comisionista Ayuso" (dijo en relación al hermano de la presidenta pues las informaciones sobre su novio aún no habían sido filtradas) que "la cuestión del supuesto Koldo García". Ésta no sería la última ocasión en la que la socialista se refiriera en dicha rueda de prensa a Tomás Díaz Ayuso, un ciudadano anónimo sin cuentas pendientes con la Justicia.

Días después, en una entrevista concedida a la Noche de Dieter, en esRadio, la presidenta ya dejó claro que no tenía problemas en dar explicaciones. Así, sobre Pedro Sánchez dijo: "Él tendrá el poder, yo tengo la razón y le reto donde quiera a demostrar quién dice la verdad y quién está utilizando el poder de una manera infame para mantenerse por días". Y la pasada semana aclaró a los suyos, durante la Junta Directiva Nacional, que no teme acudir a esta comisión: "Que me llamen, que les voy a cantar lo más grande".

"Será una maravilla" y "un placer"

Este jueves y tras confirmarse la lista de nombres del PSOE, la presidenta incidió en ello, incluso dando un paso más pues se mostró encantada con la idea. "Era previsible porque el presidente del Gobierno está obsesionado conmigo y debe soñar muy frecuentemente con mi vida. Es muy interesante que una de las pocas comunidades autónomas que no tuvo ningún problema de corrupción durante la pandemia pueda dar explicaciones", señaló a preguntas de los medios de comunicación.

Ayuso recordó que la Comunidad tiene "todo auditado por la Cámara de Cuentas" y está "todo colgado" en el Portal de Transparencia. "Será una maravilla dar un ejemplo de gestión eficiente y no de compras fraudulentas y cutres que hicieron muchas de las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE. (…) Será un placer ir a explicarle a los socialistas lo que tendrían que haber hecho durante la pandemia", subrayó.

La presidenta espera que el exministro de Sanidad, Salvador Illa, "cuente por qué no hizo caso a la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando alertaba de que venía una pandemia". "Yo no hubiera querido que estuviéramos en estas cuestiones, pero ya que el PSOE necesita hacer con dos de pipas un circo para intentar desprestigiar a la Comunidad, pues será un placer llevarlo. Puedo ir en la primera, si quieren, porque tengo todas las cuentas auditadas por todos los organismos. Faltaba la ONU y la OTAN por fiscalizarlas", bromeó.

No obstante, el secretario general de los populares madrileños quiso resaltar la hipocresía de los socialistas y sus claras intenciones. "Si no hubiera caso Koldo, no habría comisión ni en el Congreso ni el Senado. Este interés del PSOE por analizar la contratación durante la pandemia en toda España surge a raíz del caso Koldo, no en estos cuatro años anteriores", subrayó en el programa Todo es Mentira, de Cuatro. Pero es que además, "del resto de Administraciones públicas, a la única que se les ha ocurrido llamar es a Ayuso", algo que Serrano calificó con una sonrisa de "delicioso".

"Ya habéis oído a la presidenta, que no tiene ningún problema en acudir, pero es evidente que el Partido Socialista lo que busca llamándola es tratar de tapar o diluir ese gran caso de corrupción del que ha surgido todo esto". Para Serrano, "es bastante curioso" que ningún presidente autonómico más, ajeno a este caso, haya sido llamado a declarar cuando la comisión lo que persigue es analizar la compra de material sanitario desde las administraciones públicas. "Pero era esperable".

Desde la Puerta del Sol ya informaron cuando las primeras informaciones salieron a la luz, y después de que los socialistas comenzaran a mostrar sus intenciones acerca de Ayuso, de que Soluciones de Gestión - la empresa que gracias a los contratos adjudicados por el Ministerio de Transportes pasó de facturar 0 euros en 2019 a más de 50 millones en plena pandemia- "no está dada de alta en los sistemas de la Comunidad de Madrid, es decir, no hemos podido realizar pagos a esa empresa. A ver cuántas comunidades autónomas pueden decir lo mismo".

Desde el equipo más próximo a la presidenta subrayaron entonces que hay diferencias más que evidentes. "Lo de Ábalos es una trama que implica a diferentes organismos, ministerios y comunidades autónomas; las compras fueron ordenadas desde el ministerio de Transportes; hay decenas de millones, parece que algunos en Brasil y Luxemburgo" y "la empresa no se dedicaba a compra de material sanitario y no tenía facturación". En cambio, la Comunidad "contrató las mascarillas a través del Portal de Contratación y está publicado en el Portal de Transparencia; no hubo una orden de la Comunidad de Madrid, no hubo privilegios, ni pagos por adelantado; Tomás era profesional del sector sanitario desde hacía 29 años, con numerosos contactos en China; no hubo enchufe: la presidenta se enteró cuando Pablo Casado buscó un caso falso de corrupción para chantajearla y que abandonara la intención de presidir el PP de Madrid".

Para el equipo de la presidenta, "igualar las compras de mascarillas supone enmendar a la Fiscalía Anticorrupción y a la Fiscalía Europea, que ya archivaron la compra de la Comunidad tras varios meses de investigación". Pero la presidenta ha decidido tomárselo como una oportunidad.

Temas

En España

    0
    comentarios