Menú

Madrid

El Gobierno de Ayuso estalla contra Mónica García por encabezar una marcha contra su política sanitaria

La ministra se puso al frente de una manifestación que a penas reunió a 18.000 personas este domingo en Madrid.

La ministra se puso al frente de una manifestación que a penas reunió a 18.000 personas este domingo en Madrid.
Mónica García en la manifestación de este domingo. | Europa Press

Mónica García encabezó este domingo una manifestación en contra de las políticas sanitarias de Isabel Díaz Ayuso. En la marcha - que congregó a unas 18.000 personas, según la delegación del Gobierno, frente a las 250.000 que se manifestaron en 2023- se sacó a pasear el muñeco que representa a la presidenta, y que ya es habitual en estas convocatorias, y se escucharon insultos contra ella.

La ministra de Sanidad cargó a su llegada a la manifestación, convocada por Vecinos y Vecinas de Barrios y Pueblos de Madrid y apoyada por los partidos de izquierdas de la región así como por sindicatos, contra la Comunidad de Madrid e hizo hincapié en que desde su Ministerio buscan "blindar" la sanidad frente "a aquellos que lejos" de esto lo que quieren es "seguir haciendo pillaje". Mónica García aseguró que ésta en la región está "hecha unos zorros" y obvió los problemas que en torno a la misma se suceden en el resto de comunidades autónomas.

Desde la Consejería del ramo lamentaron que la marcha consistió en una "demostración de que Mónica García no está a la altura de lo que se espera de una ministra". Para el departamento dirigido por Fátima Matute, "es evidente que su sitio está detrás de una pancarta, organizando huelgas y manifestaciones, no al frente del Ministerio de Sanidad".

El diagnóstico del Gobierno de Ayuso es claro: "Mónica García sigue sin superar la mayoría absoluta conseguida por la presidenta en las elecciones de 2023. Está obsesionada con Madrid y ya no sabe qué más hacer para llamar la atención y evidenciar su frustración para con Madrid, cuando debería de sentirse orgullosa de contar con una sanidad como la madrileña que es la mayor de España, puntera, vanguardista y solidaria" y recuerda que "no hay ningún indicador sanitario en el que alguna de las comunidades autónomas que han estado gobernadas por la izquierda supere a la Comunidad de Madrid".

Asimismo, desde la consejería de sanidad señalaron que de las reivindicaciones que se lanzaron el domingo "no hay ni una sola" que no tenga que ver con su gestión y responsabilidad directa en el Ministerio. Por ejemplo, la "infrafinanciación". Sobre esto subrayan que el presupuesto en este sentido de la Comunidad "se ha incrementado casi en un 20%" mientras que el Gobierno central ha renunciado a sacar adelante las cuentas públicas "por pura estrategia electoral". Además, "no ha cumplido con su compromiso de alcanzar el 8% del PIB en materia de sanidad".

O sobre la falta de profesionales sanitarios, especialmente en Atención Primaria. En este sentido el Ejecutivo autonómico reivindica que en Madrid se han mejorado sus condiciones laborales y salariales; se ha aprobado una orden para incorporar profesionales extracomunitarios; se ofrece contratos de tres años a los MIR y se ha puesto en marcha un plan de incentivos para los médicos que trabajen en centros de difícil cobertura. "Frente a esto, el Ministerio no tiene disposición ninguna para solucionar el principal problema que tiene todo el Sistema Nacional de Salud. La Ministra de Sanidad, en 6 meses, todavía no ha convocado el Pleno monográfico del Consejo Interterritorial, que le fue solicitado por Madrid para poder abordar el problema entre todos".

Y en cuanto a las listas de espera, la consejería de sanidad recuerda que Madrid es la región en la que "menos tiempo se espera" para una intervención quirúrgica o una consulta. "Y sin tener en cuenta que, desde que gobierna Sánchez, las listas de espera en toda España se han incrementado en un 30%. Todo esto sin que García haga absolutamente nada por abordar este problema ligado directamente a la falta de profesionales y a la financiación", denuncia.

Las críticas del Gobierno de Ayuso a la ministra no quedan ahí pues recuerdan que desde que tomó posesión, "a lo único que ha dedicado su tiempo es a las ocurrencias", alguna de las cuales, como las autobajas, "evidencian su más absoluto desconocimiento de cómo funciona la Administración del Estado". "Por no hablar – continúa- de la criminalización del uso de los psicofármacos, que va en contra de la opinión de todos los profesionales de la Psiquiatría".

Tampoco se ha "vuelto a saber nada más" de su propuesta de terminar, por ley, con las guardias de 24 horas. "Y sin olvidar los chiringuitos como el Observatorio contra el fraude y la corrupción sanitaria que no ha sido más que un anuncio-coartada ante la situación generada en el Gobierno de Sánchez, ya que si de verdad quiere contribuir en la lucha contra la corrupción lo que tiene que hacer es poner a disposición de la Fiscalía todos los contratos de las mascarillas de su Ministerio, comandado por aquel entonces por Salvador Illa. O el nombramiento de una Comisionada para la Salud Mental, cuyas competencias desconocemos, en un momento en el que la salud mental necesita de más profesionales y de más medios por parte del Ministerio. No propaganda".

Para la consejería de sanidad madrileña, lo que "los españoles necesitan es una ministra que trabaje y que lidere la solución de los problemas" que existen en toda España. "No una activista", añaden contundentes. "Si no sabe gestionar, lo mejor que puede hacer es marcharse antes que seguir dividiendo, enfrentando y faltando a la verdad constantemente".

En la misma línea se pronunció este lunes el portavoz parlamentario de los populares en la Asamblea. Para Carlos Díaz Pache lo que se vio el domingo es a una Mónica García que "no se ha dado cuenta de que es ministra y que se pone al frente de una manifestación para reivindicar que alguien haga su trabajo".

Según Díaz-Pache, "después de tantos años de activista, le está costando ponerse a trabajar". Así las cosas, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces tachó de "patético" que "reivindique desde la calle lo que debería hacer desde su despacho" y le animó a dejar las pancartas. "Debería abandonar el megáfono y ponerse a trabajar, aunque es posible que vuelva pronto al megáfono porque el puesto de ministra le queda grande".

El contra punto, más allá de Más Madrid, lo ofreció el portavoz socialista. Para Juan Lobato, 18.000 personas son "mucha gente". Pero no es tanto "la cantidad de gente o no que hubiera" sino el mensaje que "la sociedad madrileña en su conjunto" lanzó, que es, según Lobato: "No queremos ir a peor".

Y sobre la presencia de la ministra, al socialista no le pareció en este caso que fuera en contra de la institucionalidad que representa y conlleva su cargo. "Cada uno es libre de decidir en qué movilizaciones participa". "Yo estoy allí como representante de los socialistas madrileños que defendemos una sanidad pública de máxima calidad y la ministra, en su ámbito de responsabilidad, que actúe en defensa de esa sanidad pública, lo veo importante y esencial".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro