Menú

Lexus IS250 C President: Exclusividad bajo el sol

El Lexus IS250 C es un descapotable de cuatro plazas con techo duro, una estética elegante y a la vez agresiva. Lo probamos y te lo contamos.

0

Iván Solera

El Lexus IS250 C es la versión descapotable de la berlina IS de la marca japonesa, un cabrio de cuatro plazas con techo duro eléctrico que llama la atención a su paso. Es elegante, pero también tiene un toque deportivo aunque su carácter es principalmente burgués.

Con el techo abierto sus formas son proporcionadas y no encontramos detalles que rechinen como sucede en algunos descapotables derivados de modelos cerrados. Además, si ponemos el techo su imagen no desmerece, la línea que éste describe es muy curvada y baja mucho en la parte trasera.

Interior sobrio y muy equipado

Los descapotables suelen tener interiores llamativos para lucirlos cuando se circula a cielo abierto, no es el caso de este Lexus. Por dentro es bastante sobrio, predomina el color negro y las formas interiores son conservadoras.

Pero es innegable que el interior del Lexus IS250 C está desarrollado para lograr un gran confort de marcha. Asientos y volante con múltiples regulaciones eléctricas, climatizador dual, asientos calefactados y refrigerados, mandos colocados correctamente y una postura de conducción correcta.

Los asientos son cómodos pero la sujeción lateral es mejorable. La verdad es que la imagen del coche confunde un poco porque el IS no busca la deportividad, así que esa falta de sujeción prácticamente no afecta. Otro detalle a mejorar es la altura libre de las plazas delanteras, con 1,85 de estatura la cabeza roza con el techo.

En las plazas traseras la altura libre es mucho menor y el espacio para las piernas es muy reducido. Estas plazas son aprovechables por adultos para trayectos cortos y la izquierda sólo si el conductor no es muy alto.

El maletero tiene una capacidad de 420 litros con mucha superficie de carga. En caso de que quedamos descapotar nuestro Lexus, el espacio reservado para la carga se reduce a 160 litros, lo justo para llevar tres mochilas de tamaño mediano.

Un V6 de 208 CV

El Lexus IS250 C esconde bajo el capot y bajo un montón de carcasas de plástico, un motor de seis cilindros en V de 2,5 litros con cuatro válvulas por cilindro y alimentación por inyección directa de gasolina y admisión variable.

Desarrolla una potencia máxima de 208 CV y un par motor de 252 Nm. Es todo suavidad, no busca un comportamiento deportivo aunque sus datos puedan hacernos pensar lo contrario.

La caja de cambios en automática de seis velocidades, con las dos últimas muy largas, tanto que en posición Sport directamente no las utiliza a no ser que se lo indiquemos de modo manual. En automático sigue la tónica del propulsor: comodidad y suavidad, intenta siempre ir en la marcha más larga posible, lo que produce retrasos cuando necesitamos ganar velocidad rápidamente.

No tiene un modo manual como es habitual a pesar de contar con levas tras el volante. Lo que podemos hacer es marcarle la velocidad más larga en la que queremos que vaya, pero no subir marchas en modo manual. Con esto podemos reducir en las bajadas y luego marcarle marchas más largas para que él vaya engranándolas cuando sea necesario.

La verdad es que es un poco complicado y no muy práctico, al final circulas en automático (D o S) y te olvidas de las levas, porque además la respuesta no es muy rápida.

El Lexus IS250 C acelera de 0 a 100 en nueve segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 Km/h. El peso en orden de marcha es de 1.730 kilos y es uno de los culpables, junto con el conjunto motor-cambio, de que este Lexus sea un coche tranquilo.

El consumo medio homologado es de 9,3 litros a los cien y en conducción real hemos registrado una media de 13 litros. Teniendo en cuenta la cilindrada del propulsor y el peso del conjunto, no es muy elevado pero sí teniendo en cuenta sus prestaciones.

Cómodo y tranquilo

El Lexus IS250 C es un coche para pasear bajo el sol, tranquilo y luciendo su belleza natural. Con el techo abierto hay pocas turbulencias y, si el conductor no es muy alto, apenas molesta el viento. Al este Lexus no le importa afrontar viajes, su maletero es capaz de llevar el equipaje de cuatro personas y el tarado de las suspensiones nos hará llegar con poca fatiga. Eso sí, las llantas de 18 pulgadas hacen que se noten los baches.

El motor trabaja bien a altas vueltas, pero en regímenes medios y bajos le cuesta tirar del peso del IS y obliga a bajar una o dos marchas con frecuencia. Por eso los consumos son más altos de lo esperado.

Si le buscamos las cosquillas a este Lexus nos encontramos con un peso excesivo, un chasis que se retuerce un poco y suspensiones blandas, pero la dirección mantiene el tipo incluso en apoyos fuertes. ¿Es un problema? Pues depende de tus aspiraciones, si lo que buscas es un coche cómodo, bonito y para una conducción normal, está claro que no.

En Motor

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD