Menú

Izquierdistas alemanes boicotean un homenaje a las víctimas del muro

Los homenajes a los muertos por el comunismo en Alemania oriental han venido acompañados de polémica.

0

El origen del cruce de acusaciones está en un documento del Grupo de Izquierda Anticapitalista, el ala más extremista del partido de La Izquierda, en el que se justificaba la construcción del muro. Sus argumentos, como que era imprescindible para el crecimiento económico de la República Democrática y que había evitado una probable guerra, levantaron ampollas en Alemania del este justo en el momento en que se preparaban los actos para recordar a las 136 personas que murieron cuando trataban de huir del comunismo y a pocas semanas de las elecciones en el estado de Mecklenburg-Pomerania, en el este del país.

La polémica saltó a escala nacional con las declaraciones de la presidenta del partido, Gesine Lötzsch. Aunque la formación se desmarcó del documento y rechazó sus argumentos, Lötzsch terminó avivando el debate al afirmar que la construcción del muro había sido una consecuencia de la agresión de la Alemania nazi contra la Unión Soviética y que había que analizar sus consecuencias dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial y no sólo desde la perspectiva del socialismo.

La discusión ha terminado colándose en uno de los actos de homenaje a las personas que perdieron la vida cuando trataban de huir a la Alemania Federal. Según cuenta la prensa local, en Rostock, al noreste de Alemania, un grupo de personas del ala radical de la delegación de izquierdas han boicoteado el minuto de silencio en honor de las víctimas y se han negado a levantarse.

Además, uno de los autores del panfleto que justifica el muro, el ex parlamentario autonómico Arnold Schoenenburg, ha insistido este sábado en defender su construcción alegando la situación de "emergencia" que atravesaba Alemania del este en 1961. Según él, no había otra alternativa. Añadió que había un riesgo real de una nueva guerra y se preguntó si eso no justificaba que se levantara esa frontera.

Su actitud ha tenido la respuesta de un grupo de personas que se manifestaron a las puertas del lugar del homenaje con carteles donde se podía leer "libertad" y "Cuarenta años son suficientes". Dos de los manifestantes iban vestidos de soldados de la RDA.

"Horror" ante las justificaciones

Desde Berlín, donde la canciller Angela Merkel y el presidente de la república, Christian Wulff, han presidido los actos principales, ha habido menciones en los discursos a aquellos que todavía defienden el muro. El alcalde de Berlín Klaus Wowereit ha expresado el horror que siente porque todavía existan personas que sienten nostalgia por este símbolo de la división del país.

"No tenemos ningún tipo de tolerancia hacia aquellos que sienten nostalgia por el muro de Berlín y por la división de Alemania", ha pedido Wowereit. El alcalde ha señalado además que el recuerdo del muro debería servir para que todas las personas en el mundo tengan presentes la importancia de la libertad y de la democracia. "¡No!, no hay razones legitimas que justifiquen las muertes y las violaciones de Derechos Humanos", ha exclamado ante la canciller.

 

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 11 comentarios guardados

    Servicios