Menú

La nueva flotilla a Gaza tiende puentes entre Hamas y Bildu

La tercera flotilla a Gaza pasa a partir de este domingo por el País Vasco con el apoyo y la ayuda de las administraciones controladas por Bildu.

0
La tercera flotilla a Gaza pasa a partir de este domingo por el País Vasco con el apoyo y la ayuda de las administraciones controladas por Bildu.

Aunque está compuesta, al menos por el momento, por sólo un barco, ya está en marcha la tercera flotilla a Gaza en apoyo a Hamas. Se trata del velero Estelle, un barco que ha partido de Finlandia y está haciendo un viaje propagandístico por varios países de Europa en su ruta, se supone, hasta Gaza.

Cuenta con la participación de personas y organizaciones vinculadas a las anteriores flotillas. En España, por ejemplo, tiene una participación muy activa la iniciativa Rumbo a Gaza, puesta en marcha por Manuel Tapial y Laura Arau, que ya participaron en el primera de ellas, conocida por los desgraciados sucesos del Mavi Marmara.

Pero en esta ocasión, además, también contará con un apoyo institucional que nos habla bien a las claras de qué relaciones tienen estos colectivos y qué tipo de personas e instituciones apoyan a la organización terrorista que domina Gaza con mano de hierro: el de los ayuntamientos de Bildu.

Escala en San Sebastián

Así, este domingo los propagandistas a bordo del Estelle han llegado a San Sebastián donde, gracias a la presencia de los proetarras en las instituciones, han tenido un recibimiento por todo lo alto: desde la bienvenida en el puerto por el alcalde Izaguirre y con aurresku incluido; hasta un pasacalles que culminará, lo que es lo peor, en una recepción oficial en el mismísimo salón de plenos del ayuntamiento donostiarra.

Los actos han sido organizados por una plataforma llamada Gazatik Gazarunt vinculada a Rumbo a Gaza (sin ir más lejos, sus páginas web comparten idénticos diseños y la vasca remite a los responsables de prensa de la española), pero fueron presentados en una rueda de prensa en la que participó también el concejal de Cooperación de Bildu, Jon Albizu, y en la que se especificó que el propio consistorio había prestado su apoyo para montar el programa.

Además, ya antes de la llegada de esta flotilla de un solo barco las relaciones entre los que apoyan a Hamas y los cercanos a ETA se habían visualizado: el pasado ocho de agosto el diputado general de Guipuzcoa, Ander Garitano, recibió de forma oficial en la sede de la Diputación a portavoces y representantes de los colectivos tras la flotilla.

Los actos se prolongarán hasta el próximo martes, cuando el Estelle arribe a un segundo puerto en el País Vasco, Bermeo, un ayuntamiento también gobernado por Bildu. Se incluirán momentos más festivos como conciertos celebrados en la cubierta del velero, uno de ellos de Paco Ibáñez, o jornadas de "puertas abiertas" para que la gente visite el barco.

Apoyando a Hamas

Pese a su capa de pacifismo superficial las sucesivas flotillas a Gaza, de las que esta sería la tercera, levantan serías sospechas sobre sus verdaderas intenciones, que pasarían por apoyar políticamente a Hamas e incluso prestar financiación a la organización terrorista que controla la Franja.

Así, hay que recordar que la asociación que organizó la primera de estas flotillas, la alemana IHH, ha sido prohibida en su propio país por su apoyo al terrorismo de Hamas y por financiar organizaciones controladas por el islamismo más radical.

En España, los "pacifistas" que controlan este movimiento y la iniciativa Rumbo a Gaza, que por cierto han logrado hacer de su activismo un modo de ganarse la vida, han dejado constancia por escrito en más de una ocasión de su radical y de su ideología, muy lejos del pacifismo que dicen profesar. Por ejemplo, Manuel Tapial , se preguntaba en un artículo "¿cuántos 11-M u 11-S necesitamos?" y reconocía a Hamas "la autoridad moral de defender la Franja de Gaza", aunque no explicaba si deben defenderla de los propios palestinos, que es lo que hacen con su régimen dictatorial.

De hecho, ya en la primera de las flotillas el ánimo de los participantes, entre ellos Tapial y Arau, tenía muy poco que ver con el pacifismo: material incautado después del desgraciado asalto que acabó con nueve muertos descubrió que los "pacifistas" intentaron secuestrar a tres soldados israelíes y que sus intenciones eran, desde un primer momento, buscar el "martirio" y provocar, como así ocurrió, un incidente propagandístico que tuviese repercusión internacional contra Israel.

Ahora, el apoyo de Bildu aceptado sin ninguna reserva por los organizadores y los integrantes de la nueva flotilla deja claro que, si estás cerca de una organización terrorista, cuentas con la simpatía de estos "pacifistas".

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 20 comentarios guardados

    Servicios