Menú

Australia presentará cargos por terrorismo contra 16 personas que preparaban un atentado

La Policía de Australia confirmó que sus agentes han logrado abortar un gran atentado terrorista con la detención de dieciséis personas en una operación registrada en Sydney y Melbourne. Cuatrocientos agentes participaron en una redada en la que se logró la detención de Abdul Amahi, miembro de un grupo islámico que quería convertirse en un terrorista suicida para "vengarse de las acciones de los infieles en Irak. Los sospechosos se enfrentan a cargos de posesión de explosivos y actos terroristas.

La Policía de Australia confirmó que sus agentes han logrado abortar un gran atentado terrorista con la detención de dieciséis personas en una operación registrada en Sydney y Melbourne. Cuatrocientos agentes participaron en una redada en la que se logró la detención de Abdul Amahi, miembro de un grupo islámico que quería convertirse en un terrorista suicida para "vengarse de las acciones de los infieles en Irak. Los sospechosos se enfrentan a cargos de posesión de explosivos y actos terroristas.
LD (EFE) Unos cuatrocientos policías han participado en una amplia operación para detener a dieciséis personas que preparaban un atentado terrorista. Uno de los sospechosos resultó herido de bala durante la redada y se encuentra en estado grave. Los detenidos, fueron apresados en las ciudades de Sydney y Melbourne.
 
El fiscal Richard Maidment, de la Magistratura de Melbourne, explicó a los medios que en su jurisdicción se detuvo al clérigo islámico Abdul Nacer Benbricka, más conocido como Abú-Bakr, y a ocho personas que supuestamente dirigía. El letrado señaló que estos individuos podrían estar preparando atentados terroristas en el país.
 
Fuentes policiales citadas por la radio australiana ABC revelaron que una persona conocida como Abdul Amahi, miembro del grupo de Melbourne, quería convertirse en un terrorista suicida para vengarse de las acciones de los infieles en Irak, según manifiesta en una conversación que se grabó sin su conocimiento durante la investigación anterior a las detenciones. Las siete personas arrestadas en Sydney se encuentran en el juzgado local central y se investiga su relación con la banda de Melbourne.
 
El comisario Ken Moroney, de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sydney, informó a los medios locales de que los sospechosos se enfrentan a cargos de posesión de explosivos y actos terroristas. Por su parte, el primer ministro australiano, John Howard, dijo que la nueva ley antiterrorista aprobada por el Parlamento la semana anterior ha contribuido a hacer posible esta operación policial.
 
El comisario Moroney detalló que las detenciones son resultado de tres años de investigaciones y aseguró que han conseguido abortar un atentado terrorista. "Estoy muy satisfecho de que hayamos impedido lo que considero era la última etapa de preparación para un atentado terrorista o el lanzamiento de un atentado terrorista en Australia", manifestó. Los cuatrocientos agentes apoyados con helicópteros participaron en la gran operación policial desplegada en domicilios de barrios periféricos de Sydney y Melbourne.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios