Menú

Cientos de opositores a Putin homenajean a la periodista asesinada Anna Politkóvskaya

Cientos de personas, entre ellos activistas opositores al Gobierno ruso, se concentraron este domingo para recordar a la periodista Anna Politkóvskaya al cumplirse el primer aniversario de su asesinato a las puertas de su casa en Moscú, mientras que unos 10.000 jóvenes de la organización Nashi, favorable al Kremlin, se reunieron para celebrar el 55 cumpleaños del presidente del país, Vladimir Putin.

0
"
LD (Europa Press) Por un lado, activistas de partidos liberales y de grupos de Derechos Humanos se concentraron en un frío y lluvioso día en la capital rusa para rendir tributo a Anna Politkóvskaya, una de las más firmes opositoras al régimen de Putin y famosa por sus artículos que denunciaban las atrocidades del Ejército durante la guerra de Chechenia.
  
Los activistas, rodeados por cordones policiales, dejaron multitud de flores y colocaron una placa en la fachada del edificio de apartamentos donde vivía la periodista, justo en el lugar donde fue tiroteada por un sicario hace exactamente un año.
 
El propio Putin arremetió contra la periodista poco después de su asesinato
  
El Kremlin no emitió este domingo ningún comunicado en relación con el caso, aunque las pocas declaraciones que se han sucedido este año desde el Gobierno en lo referente a este asesinato las ha pronunciado el propio Vladimir Putin, quien pocos días después del crimen sorprendió a muchos al decir que los artículos de la periodista tenían poca relevancia y que su asesinato afectó mucho más a Moscú que lo que escribió a lo largo de su carrera.
  
Nada se sabía de las investigaciones sobre la muerte de Politkóvskaya cuando el pasado agosto, el fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, anunció la detención de diez personas y dijo que el asesinato fue ordenado por alguien fuera del país para desacreditar a Putin y desestabilizar el régimen ruso.
  
Sin embargo, los más críticos con el Kremlin y antiguos compañeros de trabajo de la periodista mantienen su escepticismo acerca de estas alegaciones, y aseguran que sus artículos sobre el Gobierno y los abusos durante la guerra de Chechenia le hicieron crearse muchos enemigos dentro de su país.
  
Lo que sí se sabe es que los artículos de Politkóvskaya y su asesinato el 7 de octubre de 2006 no han dejado indiferentes a muchos. De hecho, la Policía detuvo este sábado en la ciudad de Nizhny Novgorod, situada en las orillas del río Volga, a cientos de activistas extranjeros, según los organizadores, que intentaban asistir a una conferencia para homenajear a la periodista. Fueron liberados después de ser multados por presunta violación de las normas de registro en el país.
 
Su muerte suscitó numerosas condenas de gobiernos extranjeros
  
La muerte de la periodista suscitó numerosas voces de alarma y condenas por parte de numerosos colectivos y gobiernos. La Federación Internacional de Periodistas (FIP) describió el crimen como un acto "indignante que conmocionará a los periodistas del mundo entero", según un comunicado emitido por la organización, que exige al Gobierno ruso que se investigue el suceso de forma inmediata.
  
El Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, condenó el crimen y dedicó palabras de orgullo a la reportera. "Cuando salía la cuestión sobre si existe periodismo honesto en Rusia, el primer nombre que venía a la cabeza era Politkóvskaya", destacó.
  
Por su parte, el ex presidente soviético Mijail Gorbachov describió el asesinato como "un crimen salvaje y un golpe a la prensa democrática e independiente en Rusia". El Departamento de Estado norteamericano también expresó "su profunda tristeza" por la muerte de la periodista.
  
El presidente checheno, Alu Aljanov, no sólo tuvo palabras de recuerdo para la reportera, sino para sus colegas fallecidos. "Era una mujer que tenía sus propias opiniones sobre la situación en Chechenia y era su opinión personal, a la que todo el mundo tiene derecho. Se une a Dimitri Jolodov, Vladislav Listyev y otros periodistas que han muerto a manos de criminales", señaló.
 
Biografía
  
Nacida en Nueva York en 1958 e hija de padres ucranianos que desempeñaban una labor diplomática en Estados Unidos como representantes de la antigua Unión Soviética, Politkóvskaya regresó a su país de nacimiento para ingresar posteriormente en una de las escuelas más prestigiosas del país, la facultad de Periodismo de la Universidad de Moscú. El empleo de sus padres le permitía importar libros prohibidos por el régimen comunista y pudo escribir su tesis sobre la poeta exiliada Marina Tsvetayeva.
  
Tras la graduación, la reportera comenzó a trabajar para el diario Izvestia, de la línea aérea estatal Aeroflot. "Todos los periodistas podíamos viajar gratis siempre que quisiéramos. Gracias a eso pude ver nuestro gran país. Era una chica procedente de una familia de diplomáticos, una lectora, un poquito empollona; no sabía nada de la vida", reconocía la reportera en una entrevista.
  
La labor de Politkóvskaya adquirió reconocimiento internacional con la segunda guerra de Chechenia, iniciada en 1999 por la invasión de las tropas rusas bajo las órdenes de Putin, y que costó a la reportera su matrimonio y, posteriormente, casi la vida. En 2004, mientras se dirigía a Osetia del Norte para participar en las negociaciones de la situación de crisis provocada por el asalto de milicianos chechenos a la Escuela Infantil de Beslan -y que a la postre acabó cobrándose la vida de casi 350 personas-, la reportera estuvo a punto de morir tras beber de una taza de té envenenado.
  
Conforme aumentaba su postura crítica sobre la guerra de Chechenia y su implicación en los enfrentamientos entre los guerrilleros y el Ejército ruso, las amenazas se multiplicaron. La reportera no mostró jamás recelo alguno a hablar de las ocasiones en las que abandonaba su trabajo de periodista para convertirse en una negociadora más. "Sí, fui más allá de mi labor periodística, pero aprendí mucho más durante estas situaciones que si hubiera sido sólo una reportera", aseveró.
  
Detrás de toda su cobertura, y de toda su labor profesional, se encontraba una profunda amargura contra la labor desempeñada por el presidente ruso y su actuación en el conflicto checheno, lo que la llevó a ganar el I Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán de 2004 por sus libros 'Terror en Chechenia', 'Una Guerra Sucia' y 'La Deshonra Sucia'. La periodista señalaba a Putin como principal responsable de la escalada del conflicto y de los actos terroristas chechenos en suelo ruso.
  
"La verdad es que los métodos empleados por la política antiterrorista de Putin están generando una ola de terrorismo sin precedentes", apuntaba la periodista en una entrevista concedida al diario The Guardian. "Tras el comienzo de la 'Guerra contra el Terror' iniciada por Bush y Blair, Putin comenzó a demostrar al mundo que también podía luchar contra terroristas internacionales, que también forma parte de esta 'guerra de moda'", señalaba.
 
Diez mil jóvenes se manifiestan a favor de Putin
  
Pero mientras cientos de personas homenajeaban hoy a Politkóvskaya en su domicilio de la capital rusa, unos 10.000 jóvenes del grupo Nashi, que significa "Nuestros", protagonizaron este domingo una marcha a lo largo del dique del río Moscú en la capital para celebrar el 55 cumpleaños de Putin. Vestidos con camisetas con la fotografía del líder ruso, los jóvenes portaban pancartas en las que se podía leer "Putin es todo", "Putin significa democracia" y "Putin es nuestro futuro".
  
Con esta marcha, los seguidores del mandatario pretenden recabar mayores apoyos para las elecciones legislativas del próximo 2 de diciembre, en las que Putin se postula para primer ministro, cargo que, si ganara, empezaría a ejercer cuando dejara la Presidencia, el próximo mes de marzo. "¡12.2.2007... Putin se quedará con nosotros para siempre!", gritaban los manifestantes mientras llevaban una pancarta en la que ponía: "¡Vota por Putin el 2 de diciembre!".
 

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco