Menú

El capitán de un pesquero gallego denuncia que han sido "secuestrados" en Mauritania

El capitán del "Bahía de Porto Santo", un pesquero con base en Las Palmas, ha denunciado que están secuestrados desde el miércoles en Mauritania por un grupo de militares y que España lo sabe pero actúa "con lentitud". Exteriores, tras comprobar que la tripulación está en perfecto estado, insiste en que se trata de un incidente que debe solventar el armador.

0
El capitán del "Bahía de Porto Santo", un pesquero con base en Las Palmas, ha denunciado que están secuestrados desde el miércoles en Mauritania por un grupo de militares y que España lo sabe pero actúa "con lentitud". Exteriores, tras comprobar que la tripulación está en perfecto estado, insiste en que se trata de un incidente que debe solventar el armador.
"
LD (Agencias) El pesquero "Bahía de Porto Santo", retenido en Mauritania desde el miércoles, tiene un expediente administrativo abierto desde hace tiempo por las autoridades mauritanas y el pago pendiente de una multa de varios miles de dólares, según han informado este sábado a Efe fuentes de Exteriores.
 
Según el ministerio de Asuntos Exteriores, cuando el barco gallego, que pertenece al armador Santiago Iglesias, de la localidad pontevedresa de Poio, atracó en un puerto mauritano el pasado miércoles, las autoridades de ese país comprobaron que tenía un expediente administrativo abierto y una sanción económica pendiente de pago.
 
Por esa razón decidieron retener la embarcación y requerir al armador para que proceda al pago de la multa, cifrada en varios miles de dólares por un incidente anterior que las fuentes de Exterior no han podido precisar. Al parecer, la embarcación tuvo un incidente el pasado mes de diciembre al chocar en aguas mauritanas durante la noche con otro barco de pesca.
 
El ministerio ha desplazado hasta el lugar a su canciller en Nuadibú, que ha comprobado que los catorce tripulantes, entre ellos seis españoles, están en perfecto estado. Las mismas fuentes han insistido en precisar que se trata de un incidente que deben solventar las autoridades mauritanas y el armador del barco, aunque el ministerio sigue de cerca la evolución de los acontecimientos. "Hay que respetar los procedimientos administrativos de otros países y respetar la legislación Mauritana", han subrayado las fuentes.
 
Lo habitual en situaciones como éstas, de acuerdo con las fuentes, es que las autoridades de Mauritania y el armador del pesquero lleguen a un acuerdo. Sin embargo, en declaraciones a Efe, el armador del barco ha asegurado que desconoce las razones por las que el pesquero permanece retenido porque las autoridades de ese país africano no le han explicado los motivos.
 
El "Bahía de Porto Santo" es un barco "rampero" de 33 metros de eslora y 1.200 caballos de potencia, que cuenta con una tripulación de 14 personas, de las que 6 son gallegas, entre ellas el patrón del pesquero, Juan Iglesias, hijo del armador, que tiene 35 años. "No sabemos los motivos por los que estamos retenidos, ya que cumplimos con todos los requisitos establecidos, aunque nos tememos que se trata de coaccionar para intentar conseguir fondos económicos", ha señalado Iglesias, quien ha denunciado que la paralización del barco en el puerto supone unas pérdidas de unos 8.000 euros diarios.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios