Menú

El Kadima de Olmert se impone las elecciones de Israel por delante del Partido Laborista

El Partido Kadima liderado por Ehud Olmert, sucesor de Ariel Sharon, se ha hecho con la victoria en las elecciones generales que se celebraron este martes en Israel, al obtener 28 de los 120 escaños del Parlamento, tras haber sido escrutados del 99,5 por cien de los votos, informaron fuentes electorales. El 0,5 por ciento de los sufragios restante corresponde a los votos emitidos por los miembros del Ejército, un resultado que tardará unos días en conocerse pero que no variará el arco parlamentario, agregaron las fuentes. Los resultados confirman las previsiones de los sondeos a pie de urna, en la mayoría de los casos, y dan al Partido Laborista el segundo puesto en los comicios con 20 escaños.

0
El Partido Kadima liderado por Ehud Olmert, sucesor de Ariel Sharon, se ha hecho con la victoria en las elecciones generales que se celebraron este martes en Israel, al obtener 28 de los 120 escaños del Parlamento, tras haber sido escrutados del 99,5 por cien de los votos, informaron fuentes electorales. El 0,5 por ciento de los sufragios restante corresponde a los votos emitidos por los miembros del Ejército, un resultado que tardará unos días en conocerse pero que no variará el arco parlamentario, agregaron las fuentes. Los resultados confirman las previsiones de los sondeos a pie de urna, en la mayoría de los casos, y dan al Partido Laborista el segundo puesto en los comicios con 20 escaños.
El líder del partido israelí Kadima, Ehud Olmert.

L D (Agencias) "No hay alternativa mejor que un acuerdo fundado en una negociación basado en el reconocimiento mutuo", dijo el líder del partido israelí Kadima, Ehud Olmert, en su primer discurso tras conocer la victoria, pero señaló que para ello es necesario el reconocimiento mutuo y de los acuerdos existentes, "el cese del terrorismo y el desarme de los grupos terroristas".

Precisó que si no se puede alcanzar un acuerdo, Israel tomará la iniciativa de fijar unilateralmente sus fronteras. Olmert se dirigió al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, para decirle que Israel está dispuesto a renunciar a parte de la "amada Tierra" con la que ha soñado durante milenios y que espera "escuchar una declaración similar por parte palestina".

El primer ministro palestino designado, Ismail Haniya, reaccionó advirtiendo a Israel de que no lleve adelante ningún plan de retirada unilateral porque con ello no traerá la paz a la región. "Cualquier gobierno israelí que no reconozca el derecho de los palestinos a un estado independiente con Jerusalén como capital no conseguirá traer ni la paz ni la seguridad a Oriente Medio", dijo.

Por el contrario, el presidente de la ANP, Mahmud Abás, tendió la mano a Olmert en nombre de la OLP y le instó a retomar las negociaciones de paz.
 
Los resultados obtenidos en las elecciones por los potenciales aliados de Kadima son suficientes para que pueda sacar adelante en el Parlamento su plan de evacuación unilateral. El Partido Laborista, posible socio de coalición, consigue 20 escaños y Meretz, una formación izquierdista y pacifista que no entraría en el Gobierno pero sí podría aprobar la desconexión, 4 diputados.

Otros partidos favorables al plan de evacuación unilateral son las tres formaciones árabes, que en su conjunto han obtenido 10 escaños, y el Partido de los Jubilados, con 7. Con todos ellos, los diputados favorables al plan de "desconexión" de Cisjordania suman 69 diputados, es decir, la mayoría absoluta de la Cámara única israelí, que tiene 120 escaños.

En el campo de la derecha, opuesto a concesiones  a los palestinos sin contrapartida, se ha producido una pequeña revolución: el partido nacionalista tradicional, Likud, se ha desplomado y pasa a ser la quinta fuerza política con 11 escaños.

El partido Israel es Nuestro Hogar ('Israel Betenu'), liderado por Avigdor Liberman, ha superado al Likud, como así también el ultra-ortodoxo Shas. Han obtenido respectivamente 12 y 13 escaños. Para Benjamín Netanyahu, líder del Likud, la derrota es un fracaso personal y para su partido un batacazo histórico.

El Likud fue desde 1977 la fuerza predominante de la política israelí, pero la salida en noviembre pasado del primer ministro, Ariel Sharón, ahora en estado de coma, supuso una verdadera sangría para esa formación. Sharon decidió abandonar el Likud, partido que el mismo co-fundó en 1973, por las desavenencias sobre su política de desconexión, aplicada ya en la franja de Gaza el verano pasado.

El primer ministro fundó entonces Kadima, el vencedor del martes, y numerosas personalidades, tanto de su partido como del laborismo, se sumaron al proyecto, entre ellos el también veterano Simón Peres. Netanyahu ha reconocido haber sufrido un "duro golpe" en las elecciones, pero atribuyó parte de la responsabilidad a Sharón, y dijo que continuará al frente de la formación para "reconstruirla". El grupo revelación del martes por la noche ha sido el nuevo Partido de los Jubilados con sus siete escaños.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios