Menú

El Tribunal Supremo chavista ordena al canal privado RCTV transferir su frecuencia a un medio del régimen

El Supremo de Venezuela se ha convertido este sábado en garante del plan de nacionalización del régimen de Hugo Chávez. La posición del Supremo ha quedado plasmada después de que haya autorizado tomar el control de la frecuencia del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV), crítico con el régimen, en pro de la nueva "televisión de servicio público", Televisora Venezolana Social (TEVES). La decisión del Supremo permitirá al nuevo medio colocar su señal desde el principio en buena parte de la geografía venezolana. La oposición, que apoya en bloque a RCTV, ha desplegado una intensa campaña contra una violación más de la libertad de expresión y de los derechos humanos en la Venezuela de Chávez.

0
El Supremo de Venezuela se ha convertido este sábado en garante del plan de nacionalización del régimen de Hugo Chávez. La posición del Supremo ha quedado plasmada después de que haya autorizado tomar el control de la frecuencia del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV), crítico con el régimen, en pro de la nueva "televisión de servicio público", Televisora Venezolana Social (TEVES). La decisión del Supremo permitirá al nuevo medio colocar su señal desde el principio en buena parte de la geografía venezolana. La oposición, que apoya en bloque a RCTV, ha desplegado una intensa campaña contra una violación más de la libertad de expresión y de los derechos humanos en la Venezuela de Chávez.
Hugo Chávez. (F. Archivo).
L D (EFE) La posición del Supremo quedó plasmada en una sentencia de su presidenta Luisa Morales, basada en el actual ordenamiento jurídico y en la jurisprudencia existente sobre la infraestructura que levantan los canales para dar mayor cobertura a sus transmisiones. La medianoche del domingo Radio Caracas Televisión no podrá seguir trasmitiendo por la frecuencia estatal que utilizó durante 53 años porque Hugo Chávez decidió no renovarle la concesión.
 
La frecuencia que utilizaba pasará a partir de ese momento a una "televisión de servicio público" gestionada por la Fundación Televisora Venezolana Social (TEVES). Esa nueva emisora tenía previsto salir inicialmente en el área metropolitana de Caracas y en la ciudad petrolera de Maracaibo, para después ir ampliando la cobertura hasta abarcar todo el territorio nacional a finales de 2008. Sin embargo, la decisión del Supremo le permitirá colocar su señal desde el principio en buena parte de la geografía venezolana.
 
Uno de los párrafos de la sentencia elaborada por Morales recuerda que RCTV levantó su infraestructura de repetidoras bajo condiciones que le otorgaban al Estado la propiedad exclusiva de las mismas. "Las instalaciones que se requieran, serán construidas por Radio Caracas, C.A., a sus únicas y exclusivas expensas. Tanto el terreno, como las torres y construcciones que se instalen, se entenderán propiedad exclusiva de la República y en tal sentido la compañía autorizada, deberá otorgar los instrumentos jurídicos necesarios", recoge la sentencia.
 
Portavoces del Gobierno han repetido incansablemente que nadie está cerrando RCTV, ya que esa empresa podrá seguir emitiendo a través de satélite o cable, y mantener su negocio de telenovelas, de amplio éxito en el mercado latino de EEUU y en el mercado asiático. Además, RCTV tiene abierta la posibilidad de volver a transmitir en señal abierta, utilizando otra frecuencia estatal, si compra algunos de los canales existentes en VHF.
 
Los organismos internacionales condenan tal postura
 
La oposición, que apoya en bloque a RCTV, ha desplegado por su parte una intensa campaña para que se asocie el fin de la concesión con una violación de la libertad de expresión y de los derechos humanos. En este sentido, el pleno del Senado de Estados Unidos manifestó su "profunda preocupación" por la decisión del gobierno venezolano e instó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a intervenir en el caso. El Senado, con el aval de demócratas y republicanos, aprobó una resolución sobre RCTV en la que califica la no renovación de la licencia como "un asalto contra la libertad de pensamiento y de expresión que no puede ser aceptado por los países democráticos".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA también expresó su preocupación e indicó que en los últimos meses se ha producido un "progresivo deterioro del ejercicio de la libertad de expresión en Venezuela". "RCTV es un medio de comunicación de amplio alcance nacional que mantiene programas de opinión con una línea editorial independiente. Asimismo, es de público conocimiento que altas autoridades del Estado emitieron numerosos pronunciamientos públicos cuestionando la línea editorial de RCTV", señaló la CDIH en un comunicado.

También en Estados Unidos, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) calificó el caso de RCTV como "un muy mal precedente porque ésta era la principal emisora crítica del gobierno". Desde Miami, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) dijo que la decisión del Gobierno venezolano "es una represalia contra una voz crítica que le estorba". La SIP anunció que una delegación encabezada por su presidente, Rafael Molina, viajará este fin de semana a Venezuela para mostrar su solidaridad a RCTV.

Mientras tanto, el presidente venezolano, Hugo Chávez, reiteró que la medida contra RCTV "es irreversible", durante un acto militar en la ciudad de Barcelona, al que compareció vestido con uniforme verde oliva y boina roja. A su vez, RCTV invitó en un comunicado a Chávez a "reconsiderar" su decisión por considerarla una medida "arbitraria y contraria a la ley". El canal agregó que la determinación gubernamental es una "decisión política" que "atenta, como ninguna otra, contra los derechos humanos".
 
Los estudiantes de la privada Universidad Católica (UCAB) gritaron consignas contra Chávez, mientras en la estatal Universidad Simón Bolívar otros jóvenes desviaron el tránsito de automóviles para que los conductores entraran en el recinto universitario, como forma de protesta. Por su parte el arzobispado de Caracas llamó a los venezolanos a la calma y emitió una nota en la que "exhorta" a la población a "mantener el espíritu de diálogo y de paz en este momento".

A la campaña en defensa de RCTV se unieron los diarios brasileños Folha de Sao Paulo y O Globo con sendos editoriales en los que señalaron que la decisión del gobierno venezolano compromete la democracia. "De modo paulatino, pero inequívoco, Chávez hace su escalada autoritaria, erosionando los pilares que sustenta la democracia", señaló Folha de Sao Paulo en un editorial titulado "Dictador en obras".
 
A su vez, O Globo afirmó que Chávez "callará otra voz de la prensa venezolana" y con eso avanza en su proyecto de "poder absoluto". Otra voz que se sumó a las denuncias fue el ex presidente mexicano Vicente Fox, quien aseguró que con su decisión, Hugo Chávez "sigue los pasos hacia una dictadura", ante lo cual sólo el trabajo político de los venezolanos podrá pararlo.

 

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios