Menú

García Márquez dice que el dictador cubano es "el antidogmático por excelencia"

El escritor colombiano y ganador del Premio Nobel de Literatura publica en la web de la cadena chavista Telesur un artículo titulado "El Fidel Castro que yo conozco" en el que asegura que el cubano Fidel Castro, el dictador hispanoamericano que ha permanecido más tiempo en el poder, "es el antidogmático por excelencia". García Márquez, cuya amistad con el dictador es conocida, también dice que Castro ha tenido "el talento de incorporar el ideario" de José Martí  "al torrente sanguíneo de una revolución marxista" y que "los ímpetus de la inspiración son propios de su estilo". 

(Libertad Digital) El escritor colombiano Gabriel García Marquez asegura en un artículo publicado en la web de la cadena chavista Telesur que "el Fidel Castro que yo conozco" tiene "devoción por la palabra" y "poder de seducción". También asegura que el dictador "va a buscar los problemas donde estén" y que "los ímpetus de la inspiración son propios de su estilo".  Además, dice que "los libros reflejan muy bien la amplitud de sus gustos" y que "dejó de fumar para tener la autoridad moral para combatir el tabaquismo".
 
El escritor manifiesta que el dictador cubano "se mantiene en excelentes condiciones físicas con varias horas de gimnasia diaria y de natación frecuente" y que tiene una "paciencia invencible y una disciplina férrea". "La fuerza de la imaginación lo arrastra a los imprevistos", dice. 
 
Después asegura que "el mayor estímulo de su vida es la emoción al riesgo". "La tribuna de improvisador parece ser su medio ecológico perfecto. Empieza siempre con voz casi inaudible, con un rumbo incierto, pero aprovecha cualquier destello para ir ganando terreno, palmo a palmo, hasta que da una especie de gran zarpazo y se apodera de la audiencia. Es la inspiración: el estado de gracia irresistible y deslumbrante, que sólo niegan quienes no han tenido la gloria de vivirlo. Es el antidogmático por excelencia", escribe el colombiano.  
 
Según García Márquez, José Martí es el autor de cabecera de Castro que "ha tenido el talento de incorporar su ideario al torrente sanguíneo de una revolución marxista". "La esencia de su propio pensamiento podría estar en la certidumbre de que hacer trabajo de masas es fundamentalmente ocuparse de los individuos. Esto podría explicar su confianza absoluta en el contacto directo. Tiene un idioma para cada ocasión y un modo distinto de persuasión según los distintos interlocutores. Sabe situarse en el nivel de cada uno y dispone de una información vasta y variada que le permite moverse con facilidad en cualquier medio. Una cosa se sabe con seguridad: esté donde esté, como esté y con quien esté, Fidel Castro está allí para ganar", dice.
 
El premio Nobel también escribe que la "actitud ante la derrota de Castro, aun en los actos mínimos de la vida cotidiana, parece obedecer a una lógica privada: ni siquiera la admite, y no tiene un minuto de sosiego mientras no logra invertir los términos y convertirla en victoria". "Nadie puede ser más obsesivo que él cuando se ha propuesto llegar a fondo a cualquier cosa. No hay un proyecto colosal o milimétrico, en el que no se empeñe con una pasión encarnizada. Y en especial si tiene que enfrentarse a la adversidad. Nunca como entonces parece de mejor talante, de mejor humor. Alguien que cree conocerlo bien le dijo: Las cosas deben andar muy mal, porque usted está rozagante", asegura.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios