Menú

La Fiscalía venezolana estudia acusar al ministro colombiano de Defensa de un delito de secuestro

La Fiscalía General de Venezuela ha reiterado este sábado que está considerando la posibilidad de acusar al ministro colombiano de Defensa, Jorge Uribe, del delito de privación ilegítima de libertad y solicitar a Bogotá su extradición. El Gabinete del ex golpista Hugo Chávez sostiene que el terrorista Rodrigo Granda, dirigente de las FARC, fue secuestrado el 13 de diciembre en Caracas por guardias venezolanos sobornados por el Gobierno de Colombia.

La Fiscalía General de Venezuela ha reiterado este sábado que está considerando la posibilidad de acusar al ministro colombiano de Defensa, Jorge Uribe, del delito de privación ilegítima de libertad y solicitar a Bogotá su extradición. El Gabinete del ex golpista Hugo Chávez sostiene que el terrorista Rodrigo Granda, dirigente de las FARC, fue secuestrado el 13 de diciembre en Caracas por guardias venezolanos sobornados por el Gobierno de Colombia.
L D (EFE) "El secuestro es un delito de ejecución permanente que puede acarrear responsabilidades cuando alguien asume, como lo asumió el ministro Uribe, que se había pagado por la información", declaró a la prensa el fiscal general de Venezuela, Isaías Rodríguez. "Como en Venezuela no se juzga en ausencia, abriríamos un procedimiento para establecer su responsabilidad en función de las investigaciones. Posteriormente solicitaríamos a los juzgados la extradición", añadió.
 
Asimismo, dijo que también se reclamaría al capitán colombiano que, según Caracas, indicó el objetivo a los secuestradores. El Gabinete Chávez cree que éstos percibieron entre un millón y un millón y medio de dólares.
 
Rodríguez afirmó que se paralizaría la causa que se sigue contra Jorge Uribe en caracas si éste es juzgado en Colombia por el mismo delito que se le atribuye en Venezuela.
 
El ex golpista Hugo Chávez suspendió el viernes todos los contactos y acuerdos comerciales bilaterales con Colombia y exigió disculpas públicas a Bogotá como condición sine qua non para normalizar las relaciones. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, emitió después una nota en la que no sólo no se disculpaba de nada, sino que sostuvo que su Administración actuó legítimamente para capturar al criminal Rodrigo Granda, uno de los jefes del más mortífero grupo terrorista colombiano, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).
 
Uribe recordó que las Naciones Unidas “prohíben a los países miembros albergar terroristas de manera 'activa o pasiva'", y que las recompensas son un mecanismo admitido internacionalmente para detener a delincuentes.
 
Caracas, sin embargo, dice que en el momento en que produjeron los hechos no pesaba orden internacional de captura sobre Granda, y que éste gozaba de los derechos inalienables que asisten a todo ciudadano. Asimismo, Chávez dijo que, aunque Pedro Carmona –que asumió el poder en Venezuela tras la intentona antichavista del 11 de abril de 2002– reside en Colombia, su Administración no se cree legitimada para sobornar a funcionarios o militares colombianos para que le capturen y trasladen a Venezuela. A su juicio, también hay terroristas venezolanos en Panamá, República Dominicana, El Salvador, Uruguay y EEUU; de los que tiene suficiente información –aseguró– como para actuar, aunque dijo que no lo hará.

"Si entran en Venezuela los capturamos, pero jamás violaremos la soberanía de un país. Eso es lo último a lo que puede llegar un Gobierno, porque no se puede combatir el delito con más delito, y menos un Gobierno", declaró el ex golpista.

Su mano derecha, José Vicente Rangel, manifestó que el método utilizado para “secuestrar” a Granda obedece a los patrones fijados por EEUU para el Plan Colombia.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso