Menú

Nueva explosión en la central de Fukushima

El Gobierno advirtió de que el reactor 2 seguía inestable. La explosión ha provocado una fuga que ha hecho que se superen los niveles normales de radiación.

LIBERTAD DIGITAL
0

Una explosión se ha producido en el reactor número 2 de la central nuclear de Fukushima, en el noreste de Japón, tras el terremoto del viernes.

 El estallido ocurrió a las 6:10 hora local (21:10 GMT del lunes), poco después de que el Gobierno admitiera que el reactor continuaba inestable, según recoge Efe citando a la agencia nipona Kyodo.

La deflagración reventó parte del contenedor primario del núcleo y provocó una fuga de una cantidad indeterminada de material radiactivo, según la Agencia de Seguridad Nuclear. La agencia Kyodo señaló que los niveles de radiación "superaron el límite legal" tras la explosión hasta llegar durante un instante a los 8.127 microsievert, ocho veces por encima del tope recomendado para la salud. En la provincia de Ibaraki, al sur de Fukushima, también se detectó un aumento de la ionización del aire.

De acuerdo a la misma fuente, el receptáculo de seguridad que protege al núcleo pudo haber resultado dañado por la caída de la presión en su interior a raíz de la combustión de hidrógeno.

Los operarios de la planta llevan toda la noche trabajando para inyectar agua salada en su contenedor secundario en un intento de enfriar el núcleo e impedir una fusión que emita radiactividad al exterior, pero el reactor casi siempre se mantuvo inestable. Si el núcleo comienza a fundirse, provocará una situación de emergencia por fuga de radiación.

El reactor número 2 de Fukushima sufrió el lunes un fallo en una de sus diez válvulas que afectó al sistema de refrigeración, algo similar a lo ocurrido antes de que explotaran los reactores 1 y 3 de la misma central después del terremoto de 9 grados de magnitud del viernes.

Incendio en el rector 4

Además, el Gobierno japonés informó de que el reactor 4 sufrió un incendio a causa de una combustión de hidrógeno. Según el portavoz Yukio Edano, el fuego, que puso ser controlado por los equipos de la central nuclear, se registró en el cuarto piso del edificio que alberga dicho reactor y que algunos objetos cayeron a su estructura, que tiene barras de combustible ya utilizadas y no se encontraba en funcionamiento.

La valoración de la OIEA 

Poco antes de la nueva explosión, desde la OIEA, la agencia nuclear de la ONU, se había hecho un llamamiento a la calma. Calificó de "muy poco probable" una catástrofe comparable a la de Chernóbil en la central japonesa de Fukushima, y aseguró que no tiene indicios de que se esté produciendo en esta una fusión en los núcleos de los tres reactores averiados, informa Efe.

"Es muy poco probable que se convierta en algo como Chernóbil", declaró a la prensa el japonés Yukiya Amano, director general del organismo. En Fukushima "las radiaciones emitidas son limitadas, pero los operarios tienen problemas para refrigerar los reactores. Lo más importante es estabilizar los reactores", insistió Amano.

Amano afirmó que las causas del desastre nuclear en Japón son de una naturaleza completamente distinta a la de Chernobil, tanto por el origen del accidente como por la estructura de los reactores. "Hay muchas diferencias con respecto a Chernóbil, no es un accidente causado por el diseño, sino por un desastre natural más allá de la imaginación", declaró.

"Tampoco hay reacción en cadena porque los reactores se cerraron a tiempo. Y Chernóbil no tenía un blindaje primario de contención como es el caso de estos reactores", añadió el responsable del OIEA.

Por su parte, James Lyons, director de Seguridad en Instalaciones Nucleares en el OIEA, recalcó: "No tenemos ninguna indicación de que se esté produciendo una fusión de combustible en el núcleo" en Fukushima.

Japón pide ayuda

También se dio a conocer que Japón solicitó de forma oficial asistencia técnica a la agencia de la ONU y Amano explicó que los detalles de esa ayuda "aún se están discutiendo".

Por otro lado, el Gobierno japonés pidió formalmente a EEUU ayuda para enfriar los reactores nucleares averiados. En una rueda de prensa en la Casa Blanca, el presidente de la comisión, Gregory Jaczko, dijo que la NRC ha respondido a la petición y podría aportar asistencia técnica.

La NRC ya cuenta con dos técnicos presentes en Japón, que tienen como misión informar a la Embajada estadounidense sobre el desarrollo de los acontecimientos dentro de un equipo de la Agencia Internacional estadounidense para el Desarrollo (USAID). "Es una situación seria y seguiremos aportando toda la ayuda que se nos pida", declaró Jaczko.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 19 comentarios guardados

    Servicios