Menú

Liberados los cuarenta represores argentinos acusados de torturas y crímenes de lesa humanidad

El juez federal argentino Rodolfo Canicoba Corral ha dispuesto la liberación inmediata de 39 militares y un civil después de que el Gobierno de España declinara solicitar la extradición tramitada por el magistrado español Baltasar Garzón. Los ex dictadores Jorge Videla y Emilio Massera permanecerán detenidos para responder por su vinculación con otros procesos.

LD (Agencias) Rodolfo Canicoba dispuso la medida después de recibir la notificación oficial de que el Gobierno de España no pedirá la extradición de los cuarenta acusados de haber violado derechos humanos durante la última dictadura militar en la Argentina (1976-83). No obstante, el juez federal argentino señaló que los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera seguirán detenidos con prisión preventiva por terrorismo de Estado y por el robo de bebés de desaparecidos, como así también el ex almirante Rubén Franco, el ex General Guillermo Suárez Mason y el ex marino Jorge "Tigre" Acosta. En cuanto al ex marino Alfredo Astiz, con reciente pedido de extradición de la Justicia francesa por el asesinato de dos monjas de esa nacionalidad durante la dictadura, fuentes diplomáticas dijeron que también recobraría su libertad en las próximas horas.

El juez Canicoba Corral recibió este lunes un comunicado oficial del Ministerio argentino de Asuntos Exteriores donde se le notifica la decisión del Consejo de Ministros de España de no avanzar en la solicitud de extradiciones requeridos por Garzón. Antes de que el juez dispusiera la libertad de los presuntos ex represores, la presidenta de la agrupación argentina defensora de los derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, reclamó al juez Canicoba Corral que no les concediera la excarcelación. "Liberar a estos personajes es volver a agredir a la sociedad en su conjunto", declaró Carlotto al ingresar a los tribunales de Buenos Aires, mientras una importante cantidad de personas se reunió en el lugar para reclamar que los ex represores continuaran detenidos.

En tanto, la Cámara Federal de Justicia argentina ordenó en un plenario la reapertura de dos "megacausas" que investigan las violaciones de los derechos humanos perpetradas durante la dictadura. El alto tribunal dispuso que la jueza federal María Servini de Cubría reabra la causa 761 sobre los delitos cometidos en el centro clandestino de detención, tortura y muerte que funcionó dentro de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) de Buenos Aires durante gran parte del régimen de facto. La causa que investigaba el caso de la ESMA fue interrumpida por la entrada en vigencia de la ley de punto final, cuando ya existían pedidos de procesamiento por parte de la fiscalía.

La Cámara Federal adoptó esta resolución tras analizar la promulgación de la anulación de las leyes exculpatorias de punto final y obediencia debida, que fue sancionada a mediados de agosto por el Parlamento argentino. Esa decisión, según estiman los analistas, podría derivar en una catarata de reapertura de causas suspendidas por la entrada en vigencia de las llamadas “Leyes de impunidad”. La Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) tiene identificados a 2 mil 395 integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad que participaron en la represión ilegal, beneficiados en su momento por las leyes de perdón, que podrían ahora ser llevados ante la Justicia.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso