Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Los terroristas de Hezbolá han matado a 19 civiles israelíes al disparar 1.646 cohetes durante 18 días

Desde que el pasado 12 de julio cuando secuestró a dos soldados israelíes, el grupo terrorista libanés Hezbolá ha disparado 1.646 cohetes, generalmente "Katiushas", contra Israel, de los cuales, unos 432 causaron 19 muertos al caer en zonas habitadas. La policía israelí cifró en 26 los israelíes gravemente heridos, 40 los graves, 350 los leves y 677 los que sufrieron un shock postraumático. De todos ellos, unos 43 continúan hospitalizados. Estos datos no incluyen los dos cohetes Katiusha que cayeron este sábado en la localidad de Safed, situada a unos 13 kilómetros de la frontera libanesa, y que no provocaron heridos o daños de importancia.

0
"
L D (EFE)  Los sistemas de alarma antiaérea pudieron escucharse este sábado en varias localidades del norte de Israel como en Rosh Pina, en Hatzor Haglilit y San Juan de Acre, aunque no se ha informado del impacto de ningún proyectil. Los cohetes que cayeron este sábado en Safed siguen a los ciento diez disparados por los terroristas de Hezbolá que hicieron impacto en territorio israelí durante la jornada de este pasado viernes. Los blancos más afectados fueron la ciudad de Naharía, donde uno de los cohetes cayó en la cuarta planta del hospital y la de Kiriat Shmoná. Este viernes, por primera vez, el grupo terrorista Hezbolá disparó también cohetes de medio alcance con cabezas de combate entre 90 y 100 kilos de explosivos, que no causaron daño porque cayeron en zonas deshabitadas.
 
El general de brigada israelí Alón Fridman, comandante de unos de los sectores del frente, negó las informaciones procedentes de Beirut acerca de que los cohetes disparados sean de la versión "Jaibar-1", y sostuvo que se trata de una versión antigua de un cohete de fabricación siria. Según la nota de prensa, desde que comenzaron las hostilidades el pasado 12 de julio, más de 1.500 cohetes de distintos tipos han caído en el norte de Israel, entre ellos katiusha de entre 20 y 30 kilómetros, una variación del Fajer dotado con miles de bolas de acero para incrementar su efecto destructor, y otros modelos de cohetes readaptados por los terroristas de Hezbolá.

Fridman dijo a la radio pública israelí que "esperamos que en los próximos días la efectividad ofensiva de Hezbulá descienda como consecuencia de las operaciones" militares contra el grupo terrorista, que hasta ahora continúa disparando un promedio diario de más de 100 cohetes.

El Ejército israelí siguió este pasado viernes con sus operaciones en varios puntos del sur del país vecino para neutralizar las infraestructuras de Hezbolá. El epicentro de la ofensiva terrestre sigue en la localidad de Bint Yebeil, capital de los chiís y en la que en los últimos días tuvieron lugar duros combates con severas bajas para el Ejército israelí. En la noche de este viernes, siete soldados israelíes resultaron heridos allí, uno de ellos grave, en una escaramuza con terroristas de Hezbolá. Según fuentes castrenses israelíes, Hezbolá ha sufrido 26 bajas en las escaramuzas de este viernes.  
Israel confirma la muerte de 33 de sus soldados

"Conseguimos causarle bajas al enemigo, por lo cual su número desciende y esperamos que todo ello tenga un efecto moral en su motivación", sostuvo el general de brigada israelí al ser consultado por la incapacidad del Ejército para mermar el poderío militar de Hizbulá. Hasta ahora Israel ha confirmado la cifra de 33 muertos en los combates, aunque no hay una cifra fidedigna sobre el número de terroristas libaneses, que según Hizbulá es de unos treinta e Israel más de 200. El Ejército israelí aseguró que se ha incautado en Bint Yebeil cinco cohetes antitanque, 30 granadas de mano, 41 cargadores de munición, 10 chalecos antibala, 20 fusiles de asalto, 19 pistolas, un detector de minas y equipos para la fabricación de explosivos.

En cuanto a la ofensiva aérea, el parte de guerra informa de 60 bombardeos contra infraestructuras de Hezbolá, lanzaderas de cohetes (entre ellas la que disparó los cohetes contra Afula), camiones con armas y varias rutas empleadas por el grupo terrorista. El Ejército israelí reconoció que perdió un avión de reconocimiento no pilotado en territorio libanés, y cuyos restos fueron localizados y destruidos para impedir que la tecnología caiga en manos de Hezbolá. Igualmente, la artillería israelí diseminada a lo largo de la frontera prosiguió los "barridos" de amplias zonas en el sur del Líbano mediante un incesante bombardeo.
 
Los disparos podían ser escuchados de forma intermitente este sábado en la localidad de Metula, a un kilómetro escaso del territorio libanés. "Nosotros seguimos aquí pese a los bombardeos, debemos seguir atendiendo a la gente, que no puede quedar desabastecida", declaró Dani, propietario de la única tienda de ultramarinos de la localidad, denominada "Sam Hagada".
 
Varios soldados cargados con mochilas y cascos que regresan del territorio libanés hacen guardia en la ciudad e intentan descansar junto al comercio, donde se arremolinan algunos perros, que ya ni se inmutan de los constantes bombardeos de la artillería israelí que sacuden estrepitosamente el lugar. "Desde el domingo estamos aquí, a veces entramos (en el Líbano), espero que esto acabe pronto", declara un militar, conductor de un blindado, que confiesa estar deseando que lleguen los reemplazos. Israel ha llamado a filas a 30.000 reservistas, que tomarán parte en las operaciones en el sur del Líbano.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Bronca monumental en el Parlamento andaluz por el Impuesto de Sucesiones
    2. Marhuenda 'apuñala' a Rajoy
    3. El Gobierno aprueba la subida inmediata de las pensiones de viudedad
    4. 'Espejo Público' emite un reportaje falso para denunciar acosos inexistentes
    5. Javier Somalo: 'Y Rajoy mató a Aznar'
    0
    comentarios

    Servicios