Menú

Marruecos aumenta la represión al celebrarse el aniversario de la fundación del Polisario

Marruecos tira de gran parte de su material bélico para frenar, a lo salvaje, la conmemoración estos de la fundación del Frente Polisario, y el surgimiento, hace dos años, de la revolución pacífica saharaui. Ambas celebraciones democráticas han dejado muy mal parados a cientos de activistas, muchos menores de edad,  sobre los que se ejerce la tortura, una vez detenidos. Entre este miércoles y jueves se somete a juicio al grupo de estudiantes saharauis de Agadir, que el pasado 17 de mayo protagonizó una sentada como protesta a la ocupación marroquí y a la falta de libertades. El resto de estudiantes detenidos en Marrakech, Rabat y Casa Blanca, que suman unos 35, serán juzgados en los próximos días, y significará el final de sus carreras universitarias. 

0
Marruecos tira de gran parte de su material bélico para frenar, a lo salvaje, la conmemoración estos de la fundación del Frente Polisario, y el surgimiento, hace dos años, de la revolución pacífica saharaui. Ambas celebraciones democráticas han dejado muy mal parados a cientos de activistas, muchos menores de edad,  sobre los que se ejerce la tortura, una vez detenidos. Entre este miércoles y jueves se somete a juicio al grupo de estudiantes saharauis de Agadir, que el pasado 17 de mayo protagonizó una sentada como protesta a la ocupación marroquí y a la falta de libertades. El resto de estudiantes detenidos en Marrakech, Rabat y Casa Blanca, que suman unos 35, serán juzgados en los próximos días, y significará el final de sus carreras universitarias. 
El Frente Polisario celebra un anuversario más.
LD (Beatriz Meza) "El Makhzén" mantiene su campaña de acoso contra los jóvenes saharuis de las zonas ocupadas por Marruecos, que estos días celebran el trigésimo cuarto aniversario del nacimiento del Frente Polisario y el desencadenamiento de la revolución pacífica o lo que también llaman intifada saharaui. Esta especie de "intifada" la impulsaron las nuevas generaciones de El-Aiún, hace sólo dos años, como respuesta a la pérdida del miedo de la población saharaui ante tanta tortura y represión. Desde el 10 de mayo, fecha que evoca el nacimiento del Polisario, los saharuis inundan las calles de los territorios bajo ocupación enarbolando banderas de la República Árabe Saharaui Democrática, y coreando consignas sobre el derecho legítimo de los saharauis a la autodeterminación, aún sabiendo el precio que deberán pagar.  
 
Esas protestas, reprimidas con dureza por las fuerzas de seguridad marroquíes han tenido un resultado de lo más siniestro: docenas de detenciones diarias y brutales palizas utilizando todo tipo de instrumentos, desde porras provistas de pinchos hasta gases lacrimógenos. Un claro dislate, que viene a ser la continuación de la oleada de represión que jóvenes marroquíes, promovidos por los servicios secretos, iniciaron a principios de este mes contra estudiantes saharauis de las universidades del régimen y que provocó multitud de heridos, entre los que se encuentra una joven de veinte años,  a la que le sacaron un ojo.
 
Las autoridades continúan con su política intervensionista  mediante saqueos a habitaciones universitarias y casas donde residen los saharauis y sus familiares. Un hecho sin precedentes, explica Brahim Dahan, defensor de los derechos humanos en el Sáhara, que poco le favorece a Marruecos en plenas vísperas de las negociaciones entre el Polisario y el Gobierno alauita, y que se desarrollará bajo los auspicios de la ONU entre el 2 y el 15 de junio.
 
Según Brahim Dahan, el régimen de Mohamed VI urdió esta campaña de violencia contra los saharauis, "ante el temor de las múltiples manifestaciones a favor de la independencia, y del Polisario y tras el fracaso de su plan para el Sáhara en las Naciones Unidas". Eso sí, matiza, el Gobierno marroquí, para no dañar su imagen, utilizó como cabeza de turco a  estudiantes marroquíes, en su mayoría fracasados y de corte radical,  para  impulsar una violencia nacionalista, inducida y no espontánea, "con la que no comulgan los estudiantes marroquíes, al menos en lo que se refiere al Conflicto del Sáhara Occidental".
 
Añade Omar Busen, representante de los territorios ocupados en Canarias, que "entre los estudiantes saharauis y los marroquíes siempre ha existido una buena convivencia", y que los jóvenes marroquíes que atizan, sin medida, a la población saharaui  "pertenecen a un grupo de quince y treinta años de edad, que no acuden a las clases y que son adiestrados por el comisario de cada universidad para controlar al Polisario y a los integristas". 
 
Finalmente, Omar Busen explica las últimas informaciones de la prensa marroquí, en las que se tilda de fracaso a las instituciones del reino alauita tras la oleada de represión, porque "pone de manifiesto el elevado nivel de las protestas saharauis, en pleno corazón del país alauita".  Esos acontecimientos constituyen un nuevo episodio de la estrategia del miedo que diseñó Maruecos para convencer a las Naciones Unidas, sobre todo a EEUU, de que un Sáhara bajo su mandato contribuiría a la lucha contra el terrorismo. Una campaña falsa, de intoxicación, denuncia el Polisario, "que nunca le saldrá rentable".

Temas

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios