Menú

Miles de opositores en Bielorrusia exigen anular los comicios que otorgan la reelección a Lukashenko

El candidato opositor bielorruso Alexandr Milinkiévich acusó a la dictadura de Alexandr Lukashenko de haber perpetrado una "farsa electoral" en los comicios presidenciales de este domingo. Según observadores locales y grupos de disientes, las autoridades montaron un operativo fraudulento para falsificar miles de votos. La responsable del organismo electoral, Lidia Yermóshina, anunció que Lukashenko fue reelegido con el 82,6 por ciento de los votos. Esas cifras fueron recibidas con silbidos y gritos por los seguidores de Milinkiévich congregados en la Plaza de Octubre de Minsk. Datos de los opositores desvelan que el considerado "último dictador de Europa" obtuvo en realidad 45 por ciento de los sufragios.

0
El candidato opositor bielorruso Alexandr Milinkiévich acusó a la dictadura de Alexandr Lukashenko de haber perpetrado una "farsa electoral" en los comicios presidenciales de este domingo. Según observadores locales y grupos de disientes, las autoridades montaron un operativo fraudulento para falsificar miles de votos. La responsable del organismo electoral, Lidia Yermóshina, anunció que Lukashenko fue reelegido con el 82,6 por ciento de los votos. Esas cifras fueron recibidas con silbidos y gritos por los seguidores de Milinkiévich congregados en la Plaza de Octubre de Minsk. Datos de los opositores desvelan que el considerado "último dictador de Europa" obtuvo en realidad 45 por ciento de los sufragios.
Alexandr Milinkiévich, candidato opistor en Minsk.
LD (EFE) En una rueda de prensa, la presidenta de la Comisión Electoral Central (CEC) de Bielorrusia, Lidia Yermóshina, anunció que el presidente Alexdr Lukashenko fue reelegido con el 82,6 por ciento de los votos depositados este domingo en una elecciones que han sido calificadas por la oposición de amañadas y fraudulentas. La participación electoral fue del 92,6 por ciento del censo.
 
Yermóshina que aunque esos resultados no son definitivos, si corresponden al conteo del cien por ciento de los sufragios emitidos. Según los datos ofrecidos por la CEC, el líder de la oposición democrática, Alexandr Milinkiévich, obtuvo el seis por ciento de los votos, mientras que los dos otros candidatos, Serguéi Gaidukévich y Alexandr Kozulin, consiguieron el 3,5 y 3,2 por ciento de los sufragios, respectivamente.
 
Al descalificar las denuncias de los opositores que califican los comicios de "farsa electoral", la funcionaria dijo que "los hombres deben saber perder con dignidad". La oposición ha convocado a nuevo mitin de protesta en el centro de la capital bielorrusa para demandar las anulación de los comicios.
 
Ante miles de partidarios congregados en la Plaza de Octubre de Minsk, Milikiévich anunció que "procuraremos por todos los medios, inclusive a través de las estructuras internacionales, que estas elecciones sean declaradas no válidas". Según datos de su equipo, Lukashenko en realidad obtuvo sólo un 45 por ciento de los votos emitidos, y que en la capital apenas consiguió un treinta por ciento, lo que haría necesaria una segunda vuelta entre ambos.
 
El político denunció que "ha habido falsificaciones masivas, pero la libertad nos espera a la vuelta de la esquina". Se congratuló de que "las autoridades no consiguieron intimidar a los bielorrusos, que superaron su miedo". Se refería a las amenazas de Lukashenko, en el poder desde 1994, de declarar "terroristas" a quienes salgan a la calle para rechazar el resultado electoral y de reprimir con dureza posibles desórdenes.
 
Los primeros datos adelantados por Yermóshina apuntaban a que Lukashenko, en el poder desde 1994 y declarado por EEUU como "el último dictador de Europa", había conseguido un 89 por ciento de los votos, según datos correspondientes al 22,3 por ciento del escrutinio. Horas después, la Comisión Electoral redujo el margen de victoria del presidente al señalar que obtuvo un apoyo del 82,3 por ciento, de acuerdo con el 72,2 por ciento de los votos escrutados. Todas esas cifras eran recibidas con silbidos y gritos de "Gañbá" (Vergüenza) y "Zhivie Belarus" (Viva Bielorrusia) por los miles de partidarios de la oposición que acudieron tras el cierre de los colegios a la plaza de Octubre, situada entre la Comisión Electoral y la sede de la Presidencia.

Temas

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios