Menú

Naciones Unidas podría ofrecer 72 horas a Sadam para que abandone Bagdad

EEUU, Reino Unido y España tratan de sumar apoyos para su resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU, mientras Francia presiona a varios países africanos para lograr su rechazo. Sin embargo, Kofi Annan podría tener un proyecto alternativo: proponer a Sadam una salida negociada en 72 horas a cambio de evitar el ataque militar a Irak.

La crisis de Irak, al minuto

0
L D (Nacho G. Mostazo) Los movimientos diplomáticos en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York son incesantes. Mientras EEUU, Reino Unido y España dan casi por descontado que obtendrán los nueve votos necesarios para aprobar su resolución –la ministra Ana Palacio ha dicho en Antena 3 Televisión que podrían conseguir hasta diez–, Francia también mueve sus piezas y su ministro de Asuntos Exteriores, Dominique de Villepin, ha viajado a Angola, donde sus autoridades ya han dicho que votarán en contra. Sin embargo, la propuesta de resolución de EEUU, Reino Unido y España aún está abierta y, por tanto, puede admitir enmiendas. De hecho, la semana pasada ya se dijo que diplomáticos del Reino Unido trabajaban para modificar el texto, que le daría un ultimátum a Sadam Husein para desarmarse, o informar totalmente de sus planes de desarme, antes del próximo lunes día 17. Ahora, incluso se menciona que, para lograr el voto favorable de Chile, podría añadirse una lista de exigencias y plazos concretos para el desarme, aunque serían muy breves, de apenas dos o tres días.

No obstante, también hay una nueva enmienda alternativa que contaría, además, con el aval del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Al parecer, Pakistán propuso el viernes pasado un texto que daría un plazo de 72 horas a Sadam Husein para abandonar Bagdad a cambio de evitar el ataque militar. El plan se planteó durante una reunión a puerta cerrada a la que, según parece, asistieron representantes de los diez países no permanentes del Consejo de Seguridad. Todos, incluida España, habrían quedado conformes con el texto propuesto y la iniciativa contaría con el aval del Vaticano, de los llamados Estados árabes moderados e incluso de Arabia Saudí. La enmienda menciona también que la ONU, y no EEUU, tomaría el control político de Irak (y de sus pozos petroleros) y ofrecería una amplia amnistía a unos cincuenta altos cargos militares si colaboran abiertamente con el desarme. La semana pasada, diversos medios estadounidenses ya mencionaron que el propio George Bush sería partidario del exilio de Sadam, aunque con una diferencia muy importante: EEUU tomaría el control administrativo de Irak.

La idea de Pakistán sería presentar este plan alternativo como una enmienda durante la votación de la resolución, prevista, en principio, para este mismo martes, aunque ya hay fuentes diplomáticas que mencionan la posibilidad de que se retrase hasta el miércoles o el jueves para afianzar las negociaciones que mantienen unos y otros. La periodista Marion McKeone, del diario The Sunday Herald británico, cita fuentes diplomáticas estadounidenses para mencionar que EEUU y Jordania habrían discutido recientemente la posibilidad de que la ONU propusiera a Sadam un exilio junto a una amplia amnistía para él y su círculo más cercano. Asimismo, McKeone afirma que, si el nuevo texto lograra el ansiado consenso en el Consejo de Seguridad, podría devolver el protagonismo perdido a la ONU, por lo que fuentes diplomáticas aseguran que Kofi Annan, el secretario general, lo apoya decididamente. En este sentido, cabría pensar que la ONU no sólo tiene un interés pacificador en la crisis de Irak, sino también económico, ya que controla el programa “Petróleo por alimentos” desde 1996, lo que le ha permitido manejar un presupuesto anual tres veces superior al que controlaría normalmente.

Pero lo que todavía queda por resolver es qué país se atrevería a acoger a un Sadam Husein exiliado junto a su familia, ya que el dictador conoce el precedente de Milosevic y sabe que podría acabar sentado en el banquillo de los acusados frente a un Tribunal Penal Internacional que juzgara sus crímenes contra la humanidad. La posibilidad del exilio ya se mencionó la semana pasada, cuando se filtró a través de diversos medios que Sadam incluso habría aceptado una oferta de la CIA a cambio de una cuantiosa indemnización (2.200 millones de dólares) y de que pudiera refugiarse en Arabia Saudí. Sin embargo, este país ha rechazado cualquier posibilidad, ya que la diplomacia saudita habría promovido por su lado un plan mucho más arriesgado que consistiría en financiar un golpe de Estado a cambio de otorgar una amplia inmunidad a aquellos miembros del Gobierno y de la guardia personal de Sadam que intervinieran en el levantamiento y acabaran con la vida del dictador. Algún medio árabe, quizá con cierto ánimo intoxicador, incluso mencionó que Udai, uno de los hijos de Sadam, habría sido tanteado para que protagonizara el alzamiento.

Sin embargo, la fecha del posible exilio, o de la salida precipitada de Sadam Husein de Irak, está cada vez más cerca, sea por el camino que sea, incluso por las armas, ya que la amenaza de una guerra es cada vez mayor. De hecho, el diario británico The Sunday Times publicó este domingo que el joyero del líder iraquí había sido visto recientemente en Tailandia, país al que habría acudido para comprar diamantes, más manejables y fáciles de transportar que los billetes en caso de que Sadam tuviera que abandonar Bagdad. Dicho rotativo aludía a las impresionantes cantidades de dinero que atesora el dictador iraquí, considerado uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna personal valorada en varios miles de millones de dólares. Pero este último viaje del joyero personal de Sadam no sería el único que se ha detectado recientemente. Según The Sunday Times, su hijo Udai también envió al joyero a comprar hace tres meses a un intermediario norteamericano un anillo valorado en 750.000 dólares.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios