Menú

Nuevos recortes por la crisis en Cuba: Adiós a la cartilla de racionamiento

El socialismo obrero de la dictadura castrista, ha optado por combatir la crisis olvidándose de sus principios proletarios e igualitaristas: tras dejar a más de 3,5 millones de personas sin comedores, ahora anuncia la supresión de la cartilla de racionamiento, símbolo del comunismo durante 47 años.

BÁRBARA AYUSO
0

Parece ser que igualitarismo y crisis económica no conjugan demasiado bien, a tenor de las últimas decisiones tomadas por Raúl Castro. La estrategia ante una economía que cae en picado, ya fue anunciada en Mayo con el esclarecedor "Ahorro o muerte".

Desde entonces, la población cubana ha soportado las "restricciones al consumo" reflejadas en apagones eléctricos durante más de diez horas y la imposibilidad de conseguir casi ningún tipo de producto.

Pero el "ahorro o muerte" empieza a cobrar tintes más trágicos desde hace un par semanas. Los primeros en caer fueron los llamados "comedores obreros" que más de 3,5 millones de personas empleaban como fuente de sustento, ante las restricciones comerciales del comunismo.

Sin esos comedores, los cubanos se aferraba a las cartillas de racionamiento para conseguir alimentos, como único recurso ante el desabastecimiento de la isla, y los problemas comerciales en los que les sumió la dictadura tras la revolución. Pero ahora, tampoco estas "libretas de alimentos", serán solución, ante los analqueles vacíos.

Según anunciaba en un editorial el diario del partido comunista, Granma, el único modo de "lograr mayor eficiencia y productividad en la isla" era suprimir el coste de las cartillas, y acabar con el "síndrome del pichón, de abrir la boca y dejar que te den de comer".

Tal y como señala el diario El Nuevo Herald, los cubanos acogieron la noticia del rotativo como un hecho consumado y no una posibilidad. Esta suele ser la estrategia habitual del castrismo, anticipar por medio de sus diarios oficiales – los únicos de la isla- aquellas noticias que causarán rechazo de la sociedad.
 
Ahora comienza la campaña publicitaria de Granma, que trata de venderles a los cubanos que no pueden tratar de vivir del "paternalismo del Estado", al que les han abocado durante más de cincuenta años. Una brutal ironía, en la que el firmante del artículo Lázaro Barredo Medina, declara convencido que "La justicia social no es el igualitarismo, es la igualdad de derechos y oportunidades''.
 
Que uno de los símbolos inamovibles de la dictadura cubana desaparezca tras 47 años de vigencia, y tras superar la crisis que eufemísticamente se llamó "período especial" es un síntoma preocupante. Ni siquiera durante la caída del bloque soviético, único proveedor de la Cuba comunista, llegó a plantearse esta posibilidad.

El artículo no fija un plazo para la suspensión, pero desde el diario Las Américas se señala que se aprobará durante el próximo período de sesiones de la asamblea, a finales de diciembre.

Los efectos serán devastadores, según declara la economista disidente Martha Beatriz Roque a El Nuevo Herald: "Indiscutiblemente la supresión de la libreta creará mayores desequilibrios sociales en el país, pues al menos la cuota le garantiza a la mayoría de la población los primeros 10 días del mes'' afirmó.

Temas

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Un triatleta alemán, vetado en un buffet libre por comerse más de cien platos
    2. Así son los nuevos billetes de 100 y 200 euros que entrarán en circulación en mayo
    3. Pablo Molina: 'Batacazo del doctor Sánchez a pesar de Ana Pastor'
    4. La doble respuesta de Kiko Matamoros a su hijo Diego: revela su infidelidad y le demanda
    5. Los rejonazos de Aznar a Iglesias, Rufián y Simancas
    0
    comentarios
    Acceda a los 12 comentarios guardados

    Servicios