Menú

Obama se desquita del incendiario reverendo Wright: "Ha hecho mucho daño"

Que un mal compañero de viaje no te arruine la campaña. Barack Obama ha optado por librarse de su reverendo de cabecera, Jeremiah Wright, después de aguantar más de un chaparrón por culpa de sus comentarios incendiarios. Lo último: acusar la administración estadounidense de inventar el SIDA para matar a los negros. Wright ha pasado de ser su guía espiritual a ser un apestado.


0
Que un mal compañero de viaje no te arruine la campaña. Barack Obama ha optado por librarse de su reverendo de cabecera, Jeremiah Wright, después de aguantar más de un chaparrón por culpa de sus comentarios incendiarios. Lo último: acusar la administración estadounidense de inventar el SIDA para matar a los negros. Wright ha pasado de ser su guía espiritual a ser un apestado.
"
(LD- R.C.) El reverendo Jeremiah Wrigth ha copado la atención de los medios de comunicación durante más de tres días después de acusar a la administración estadounidense de promover el terrorismo de estado y de inventarse la enfermedad del SIDA para acabar con la población negra.
 
No es el primer soponcio que le provoca el reverendo Wrigth a Barack Obama en la costosísima campaña demócrata pero sí parece ser el último. Quien le introdujera en el mundo de la fe hace veinte años ya "no tiene disculpas", dice el aspirante negro. El senador de Illinois que se ha mostrado "apenado por el espectáculo" y "las propuestas ridículas" del reverendo.  
 
Para el candidato demócrata a la nominación presidencial los comentarios del reverendo “contradicen directamente todo lo que yo he hecho en mi vida”. “Lo que me ha molestado es que atribuyera mis anteriores comentarios sobre sus primeras apreciaciones a una postura política”.
 
Tras visitar WistonSalem y Carolina del Norte, Obama habló con los periodistas. “Él me ha ofendido. Ha ofendido a todos los americanos y debe ser denunciado. Y es lo que estoy haciendo hoy, muy clara e inequívocamente”.
 
Es más, el senador de Illinois reconoció que el hombre que ofició su matrimonio y bautizó a sus hijos ha causado “un gran daño” con su comportamiento “destructivo”. Dice que ha “mostrado la falta de respeto a su persona y yo creo que ha sido un insulto a todo lo que yo he intentado hacer en esta campaña”.
 
Ni el peor de los enemigos de Barack Obama hubiera urdido una trama mejor para sabotear la campaña del aspirante que la que ha realizado su mentor espiritual. De hecho, el equipo del senador afroamericano juegan con esta idea para, en último término, intentar redimirlo del pecado de haber confiado en el incendiario reverendo. “Está bastante claro que el reverendo Wrigth no está por la labor de ayudar al senador Obama”, recogen la edición online de Times.  

En cualquier caso no deja de ser cuestionable que sea ahora cuando el candidato negro se quiera desmarcar del pastor cuando ha compartido su visión durante no menos de veinte años. Un detalle que mosquea a parte del electorado demócrata pero que sobre todo tirará para atrás a los electores norteamericanos si Obama es finalmente el elegido para las presidenciales de noviembre.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios