Menú

Putin apuesta por ser el contrapeso de EEUU y agilizar su rearme estratégico

Todo parece indicar que nos encontramos en un nuevo periodo de las complejas relaciones entre EEUU y Rusia, una etapa más cercana a las tensiones de los años de la Guerra Fría. Eso es lo que por lo menos se puede entresacar de las últimas declaraciones y movimientos realizados por el presidente ruso, Vladímir Putin. De cara a su previsible salida, aunque aún es pronto para asegurar su marcha definitiva, el jefe del Kremlin resumió su legado en rearme estratégico y contrapeso a EEUU en el mundo.

0
Todo parece indicar que nos encontramos en un nuevo periodo de las complejas relaciones entre EEUU y Rusia, una etapa más cercana a las tensiones de los años de la Guerra Fría. Eso es lo que por lo menos se puede entresacar de las últimas declaraciones y movimientos realizados por el presidente ruso, Vladímir Putin. De cara a su previsible salida, aunque aún es pronto para asegurar su marcha definitiva, el jefe del Kremlin resumió su legado en rearme estratégico y contrapeso a EEUU en el mundo.
"
L D (Agencias) Putin, además, insistió en la necesidad de poner fecha a la retirada de las tropas norteamericanas en Irak.
 
"Rusia tiene suficientes fuerzas y recursos para defender sus propios intereses, también en otras regiones del mundo, y lo hará", aseguró Putin en directo por radio y televisión en respuesta a una pregunta durante su anual conversación con la ciudadanía.
 
Putin, que si se cumplen las previsiones abandonará el Kremlin tras las elecciones de marzo de 2008, realizó un discurso en el que evocó el orgullo de Rusia como potencia militar y energética.
 
"Lo que estamos haciendo para reforzar la capacidad defensiva de Rusia es correcto y seguiremos haciéndolo. Nuestros planes no son grandes, sino grandiosos y absolutamente realistas", recalcó.
 
Tras señalar que las FFAA rusas se están dotando de equipos con el fin de "garantizar la seguridad del país por muchos años", recordó la puesta en marcha de un programa estatal de fabricación de nuevos armamentos hasta 2015.
 
"No solo prestamos atención a la tríada estratégica, integrada por las Fuerzas Nucleares Estratégicas, la aviación estratégica y la flota de submarinos nucleares, sino también a otro tipo de armamentos", subrayó.
 
Putin aseguró que la modernización incluye la puesta en servicio de modernos misiles balísticos intercontinentales Tópol-M, dotados de varias ojivas nucleares de guiado autónomo y capaces de burlar los más sofisticados sistemas antimisiles.
 
"Hemos advertido a todos nuestros socios de que si toman decisiones sin tener en cuenta los intereses de seguridad de Rusia, adoptaremos medidas de respuesta", dijo, en relación a los planes estadounidenses de desplegar elementos de su escudo antimisiles en Europa Oriental.
 
En caso de que las actuales consultas con Washington no fructifiquen, Rusia abandonará definitivamente el próximo 12 de diciembre el tratado de Fuerzas y Armas Convencionales en Europa, piedra angular de la seguridad en el continente.
 
En política exterior, Putin insistió en la necesidad de poner fecha a la retirada de las tropas extranjeras de Irak: "Es inadmisible perpetuar el régimen de ocupación".
 
"¿Y qué (ha conseguido EEUU con la invasión de Irak)? Aprendieron a pegar tiros, pero lo que no han podido es imponer el orden", dijo.
 
Según Putin, "se puede derrocar un régimen autoritario, como el de (Sadam) Husein", pero lo que no se puede es "vencer a un pueblo", puesto que "la guerra contra un pueblo es imposible"
 
"Rusia, gracias a Dios, no es Irak. Tiene suficientes fuerzas y recursos para defenderse a sí misma y sus intereses en su propio territorio y, por cierto, también en otras regiones del mundo", reiteró.
 
El jefe del Kremilin, también, defendió el diálogo con Irán dos días después de haberse reunido con el presidente ultraconservador, Mahmud Ahmadineyad y de haber exhibido un acercamiento con el régimen de los ayatolás en contra de la presencia norteamericana en el Mar Caspio.
 
"El diálogo directo es un camino más corto para el éxito que la política de amenazas, sanciones y, sobre todo, de presiones", aseveró.
 
Putin subrayó que "Persia y Rusia siempre fueron vecinos" y que, actualmente, ambos países son "socios muy importantes" en materia de "petróleo, gas y energía atómica".
 
Por otra parte, el líder ruso aseguró que las informaciones sobre los supuestos planes de atentar contra su vida en Teherán "no son otra cosa que un intento de abortar la visita".
 
Niega el plan nuclear de Irán
 
En su defensa de Irán, el presidente ruso volvió a negar el plan nuclear de Ahmadineyad.  El líder ruso sostuvo que no hay pruebas que confirmen que Irán esté fabricando armas nucleares, razón por la que Rusia ha bloqueado en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU cualquier iniciativa para aprobar una resolución que incluya el uso de la fuerza contra Irán.
 
La visita de Putin a Irán fue la primera de un máximo dirigente ruso o soviético desde que Stalin participara en 1943 en la Conferencia de Teherán junto a los líderes de Estados Unidos, Franklin Roosevelt, y británico, Winston Churchill.
 
Futuro de Putin
 
Paralelamente, reiteró que encabezará la listas del partido oficialista Rusia Unida en los comicios legislativos del próximo 2 de diciembre con el fin de asegurar que el Gobierno y la Duma continúen los próximos años la misma política, conocida como el "Plan Putin".
 
"Imagínense que al poder llegan personas que no comparten esas decisiones. Es muy fácil reorientar esta política, repartirse todo entre todos, reducir las reservas de oro y divisas", dijo.
 
Lo que no quedó claro es si Putin tiene intención de convertirse en el nuevo primer ministro con el fin de ejercer el poder en la sombra al estilo de Den Xiaoping en China.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios