Menú

Raúl Castro dice que los presos políticos son "mercenarios" y Fraga considera "un honor" recibirle

El número dos del régimen cubano, Raúl Castro –hermano del dictador Fidel Castro– que fue recibido este viernes por el presidente gallego, Manuel Fraga, negó la existencia de presos políticos del régimen castrista y los calificó de "mercenarios que cobran un salario del Gobierno americano". Mientras el hermano del dictador insultaba a los presos políticos y a los demócratas cubanos, Fraga decía que era "un honor" recibir a "su amigo". Los altos mandos de la dictadura salieron de la entrevista cargados de regalos.

0
El número dos del régimen cubano, Raúl Castro –hermano del dictador Fidel Castro– que fue recibido este viernes por el presidente gallego, Manuel Fraga, negó la existencia de presos políticos del régimen castrista y los calificó de "mercenarios que cobran un salario del Gobierno americano". Mientras el hermano del dictador insultaba a los presos políticos y a los demócratas cubanos, Fraga decía que era "un honor" recibir a "su amigo". Los altos mandos de la dictadura salieron de la entrevista cargados de regalos.
Fraga y Raúl Castro se abrazan.
L D (Europa Press) Tras reunirse durante una media hora con el presidente de la Xunta Manuel Fraga, Castro dijo que los últimos presupuestos aprobados por el Congreso de EEUU consignan una partida de "59 millones de dólares para esos mercenarios".
 
La intermediación de Fraga en defensa de los Derechos humanos en la isla se limitó al caso de un matrimonio de origen gallego para permitir su "reunificación", y ni siquiera a eso obtuvo una respuesta positiva de la dictadura. El hermano del dictador cubano advirtió de que la petición debe ser remitida al Consejo de Estado para que decida. "Hay 31 miembros que son los que deciden esa situación, aquí sólo hay tres miembros del Consejo de Estado", puntualizó.
 
El Comandante del régimen castrista y el presidente gallego se dirigieron muestras de afecto al calificarse mutuamente de amigos. Ambos apelaron a la "vieja amistad" que mantienen y Fraga consideró un "honor" la visita de la delegación castrista, integrada además de por el hermano de Fidel Castro, un hijo y un nieto suyo, también por el ministro de Asuntos Exteriores de la dictadura, Felipe Pérez Roque; el embajador en España, Alberto Velazco; y la cónsul del país en Galicia, María Sánchez, entre otros.
 
El presidente de la Xunta subrayó que se trata de una visita "de carácter privado" para que el hermano de Fidel Castro conociese la localidad lucense de Láncara, donde nació su padre en 1875, una actitud que, en su opinión, "le honra". "Les habla un medio gallego o gallego entero por sus sentimientos que vino a saludar a su amigo medio cubano", afirmó Raúl Castro al recordar sus orígenes gallegos y el tiempo que Fraga residió en la isla, en la localidad de Manatí, ya que es hijo de emigrantes en Cuba. "Estamos entre familia", aseguró a los múltiples periodistas que cubrieron su audiencia con el presidente gallego. Castro agradeció la bienvenida, se declaró maravillado por "la belleza de Galicia" tras visitar sus cuatro provincias y deseó a esta comunidad "una hermosa primavera", ante lo cual Manuel Fraga apostilló que sus deseos son que sea "más lluviosa" para paliar los efectos de la mayor sequía que confesó haber vivido.
 
La comitiva del "amigo" de Fraga insulta y amenaza a los demócratas
 
El presidente de la Plataforma Internacional "Cuba Democracia Ya!", Rigoberto Carceller, denunció que varios miembros de la comitiva del vicepresidente cubano Raúl Castro "insultaron, amenazaron y fotografiaron" a los miembros de la Plataforma que se manifestaron frente al Palacio de San Caetano, donde se entrevistaron Fraga y el hermano del dictador. "No se llegaron a producir agresiones físicas, pero sí hubo agresiones verbales cuando la comitiva de Raúl Castro salió, sobre las 18.00 horas, del Palacio de San Caetano", denunció Carceller, quien aseguró que, al verles, los guardias de la comitiva cubana y varios representantes de la Embajada de la isla en Madrid "nos gritaron hijos de puta y mercenarios, mientras nosotros tan sólo repetíamos, con voz potente, democracia para Cuba".
 
Además, según el presidente de la Plataforma, muchos miembros de la comitiva "nos enseñaban las pistolas y, desde los coches, nos fotografiaron y mencionaron nuestros nombres, concretamente el mío, como intentando intimidarnos". Carceller explicó también que la comitiva cubana, "compuesta al menos por 50 personas, salieron de la reunión con Fraga, que duró unos 40 minutos, cargados de regalos". "Salieron con muchas bolsas, al menos 35, con montones de regalos, las mismas bolsas con las que el presidente de la Xunta nos obsequió cuando se reunió con miembros de la plataforma", señaló.
 

Temas

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation