Menú

Tímido avance de la izquierda en las locales italianas que confirman al partido de Berlusconi

Las elecciones locales parciales celebradas este domingo y este lunes en Italia no depararon vuelcos significativos, pese a que la oposición de centroizquierda cantó victoria al arrebatar la provincia de Roma y recortar distancias en Sicilia al centroderecha en el poder.

L D (Agencias) Los bastiones políticos en juego (12 provincias y 489 municipios) no eran de primera línea, aunque los cerca de 11,5 millones de votantes suponían un buen banco de prueba a dos años del retorno al poder de Silvio Berlusconi. Desde el centroizquierda se dio rienda suelta a la euforia nada más conocer, por los primeros sondeos, que la "simbólica" diputación provincial de Roma caía del lado de su candidato, Enrico Gasbarra, frente al presidente saliente, Silvano Moffa.

Sobre los comicios territoriales romanos había tejido El Olivo buena parte del éxito o el fracaso en estos comicios y de ahí que sus dirigentes se aprestaran a subrayar lo que consideran una importante victoria. En su afán por arrebatar a la alianza gubernamental cualquier retazo del gran poder que ha amasado en los últimos años, el centroizquierda también celebró con júbilo sus avances en Sicilia, donde, sin embargo, mantuvo su primacía La Casa de las Libertades. El punto de partida en la isla más grande del Mediterráneo, con más de cinco millones de habitantes y la complejidad del mundo regido por la Mafia, son los 61 diputados que en las pasadas elecciones generales obtuvo el centroderecha, por ninguno del centroizquierda. En este contexto jaleó sus avances El Olivo, sin tener en cuenta la ventaja global que mantienen en la isla sus rivales con su triunfo en la principal diputación siciliana en juego, la de la capital Palermo.

Los primeros sondeos daban ventaja al centroderecha en Sondrio, Treviso, Vicenza y Messina y al centroizquierda en Brescia, Pisa, Massa y Ragusa, todas ellas capitales de provincia. Hay que tener en cuenta que para los próximos 8 y 9 de junio se ha fijado una segunda vuelta electoral entre los dos candidatos más votados allí donde ningún concurrente haya logrado en la primera ronda el 50 por ciento mas uno de los sufragios. En coincidencia con esas dos nuevas jornadas electorales, más de 1.200.000 electores podrán elegir los gobiernos de las pequeñas regiones norteñas de Friuli Venezia Giulia y Valle de Aosta.

Los datos oficiales finales, que se demorarán hasta bien entrada la noche, como ya es tradicional en Italia, debido a la lentitud de los escrutinios, no depararán cambios sustanciales, pero sí un avance de la oposición, gracias, en buena medida, a su triunfo en Roma. Sin esperar a esos resultados al amparo de una elemental cautela, los principales dirigentes de la oposición proclamaron su triunfo y a vincularlo directamente a las críticas y amenazas prodigadas por Berlusconi durante la campaña electoral.

Estos comicios han estado marcados por la tensión creada en el país a raíz del proceso judicial por corrupción que se sigue en el Tribunal de Milán contra el primer ministro, en vísperas de que ejerza como presidente de turno de la Unión Europea (UE). El secretario de los Demócratas de Izquierda, Piero Fasino, dijo que "de estas elecciones emergen evidentes indicaciones políticas, como que las agresiones verbales no les gustan a los ciudadanos". Fasino remarcó que "el espléndido resultado de la provincia de Roma se ha visto acompañado de otros muy significativos e incluso donde el centroderecha vence, como en Palermo, incrementamos los votos hasta en un 20 por ciento respecto a anteriores elecciones".

A rebajar esta euforia de la oposición dedicó sus primeras palabras el coordinador de la campaña de Forza Italia y ex ministro del Interior, Claudio Scajola, que habló de "éxito" de La Casa de las Libertades. El índice de participación fue del 63,1 por ciento en las elecciones provinciales y del 76,4 en las municipales.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro