Menú

Zapatero critica a Bush por hacer de la lucha antiterrorista una "prioridad internacional única"

Tras definir su Alianza de Civilizaciones, Zapatero ha criticado Bush por convertir la "lucha contra el extremismo y su criatura, el terrorismo, en su prioridad internacional única". Zapatero criticó además "el recurso sistemático a la fuerza militar" para proteger a los ciudadanos. También ha  puesto como ejemplo la reacción de su gobierno tras el 11-M ya que en “España no hemos restringido derechos y libertades, sino que los hemos ampliado para las mujeres, para los homosexuales, para los jóvenes”. También, dice “hemos aportado más libertad y trasparencia en los medios de comunicación”.

0
Zapatero en la ONU.
L D (Europa Press) El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, aludió este jueves a la guerra contra el terrorismo que dirige el presidente de EEUU, George W. Bush, desde el 11-S, al criticar en su discurso ante el Council of Foreign Relations a los que convierten la "lucha contra el extremismo y su criatura, el terrorismo, en su prioridad internacional única". Zapatero centró su intervención ante este prestigioso centro de estudios de asuntos internacionales en EEUU en la lucha contra el terrorismo y extremismo.
 
"El terrorismo nos amenaza a todos por igual. Su objetivo es nuestro modelo de convivencia. Es imprescindible que estemos unidos para combatirlo, y lo primero que deseo decir es que nuestro país no regateará esfuerzos en esta causa", comenzó Zapatero diciendo al más de centenar de miembros del Council of Foreign Relations que participaron en la reunión.
 
Asimismo, constató que existe "coincidencia universal" en valorar la lucha contra el extremismo y su fenómeno derivado, el terrorismo, como uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo. Sin embargo, se distanció a continuación de la política que lleva a cabo la Administración Bush en esta área. "Algunos convierten esta empresa en su prioridad internacional única, relegando a mi juicio con error, la lucha contra el hambre y la miseria o la defensa del medioambiente", expuso.
 
Zapatero se preguntó, en primer lugar, si para defender la democracia y el Estado de derecho frente a las agresiones terroristas se puede poner en cuestión "los propios valores que defendemos y vulnerar las garantías que los inspiran". En segundo lugar, planteó a los asistentes si es operativo "el recurso sistemático a la fuerza militar" para proteger a los ciudadanos o si esta acción puede ser contraproducente a largo plazo para la erradicación del terrorismo en la medida en que contribuya a "empeorar" el clima político internacional.
 
"El futuro nos juzgará por la respuesta que sepamos dar a este doble dilema. En todo caso, la defensa de nuestros ciudadanos y de nuestros valores no puede llevarse a cabo con un único instrumento, por poderoso que sea", subrayó. Por ello, opinó que la reacción contra los ataques está clara. "Debemos hacer caer todo el peso de la ley sobre quienes cometen, planifican o inspiran estas atrocidades. No podemos tolerar refugios de impunidad. Hay que dotar de más medios a las fuerzas de seguridad y hacer más ágil y eficaz la cooperación internacional, en los ámbitos de la inteligencia, de la actuación judicial y de la financiación del terrorismo", propuso.
 
En ese punto, recordó que la "dilatada y dolorosa" experiencia de España con más de treinta años de firme combate contra el terrorismo, hace que nuestro país sepa que es "esencial" mantener la unidad y respetar "estrictamente" los fundamentos y límites del Estado de derecho. "Contra el terrorismo, firmeza total, pero con los valores de la libertad y de la democracia", recomendó.
 
Ejemplo de España tras el 11-M
 
En este sentido, puso el ejemplo de España tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, donde la reacción de la sociedad española "no dejó espacio para la xenofobia ni para la intolerancia" ya que los españoles supieron distinguir "perfectamente" la religión del fanatismo y a los terroristas de la comunidad cultural a la que pertenecían.
 
"La reacción de mi Gobierno estuvo en consonancia con este asentimiento del pueblo español: no hemos restringido derechos y libertades, sino que los hemos ampliado para las mujeres, para los homosexuales, para los jóvenes. Hemos aportado más libertad y trasparencia en los medios de comunicación, en la vida parlamentaria", indicó.
 
"No podemos ignorar los conflictos enquistados (en referencia al contencioso israelo-palestino), las enormes fracturas económicas, políticas y sociales que afectan a muchas sociedades y que sirven de caldo de cultivo y de falso pretexto a la violencia terrorista", prosiguió el presidente del Gobierno.
Por ello, insistió en la necesidad de "expandir" la convicción de que nada justifica el terrorismo ya que ninguna idea, "por legítima que sea o parezca", puede servir de coartada para el asesinato o la barbarie. "La historia demuestra que el terrorismo no es privativo de ninguna civilización, cultura o religión", aseveró.
 
 

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation