Menú

Casas 'Okupadas', las sedes del 'pensamiento indignado'

Las Fuerzas de Seguridad han alertado en varias ocasiones de la violencia extrema de los grupos antisistema.

0

Redes sociales, mensajes SMS... pero también casas okupadas. En las últimas cuarenta y ocho horas, miles de jóvenes han salido a las calles en muchas ciudades españoles para protestar por la situación económica, política y social. Sus protagonistas hablan de un "movimiento ciudadano"," independiente", "participativo", alejado de vinculaciones políticas.

Sin embargo, casas okupadas, lugar de encuentro habitual de los grupos antisistema, han tenido su propio protagonismo en las últimas horas como apoyo logístico para este movimiento. Este mismo martes, minutos después de que agentes del Cuerpo Nacional de Policía desalojasen a los concentrados en la Puerta del Sol de Madrid, un buen número de los 'jóvenes sin futuro' se dirigieron hasta el cercano 'Centro Social Okupado de Casablanca’', ubicada en la calle Santa Isabel.

En el interior de ese edificio, al que no se permitió entrar a la prensa que seguía a los manifestantes desalojados, se reunieron durante unas horas para acordar qué tipo de acto de protesta se emprendería a continuación. Y desde allí, partieron hasta los juzgados de Plaza de Castilla, donde querían mostrar su apoyo a los detenidos en los disturbios que se produjeron tras la concentración inicial del domingo. Una vez allí, atacaron a los periodistas y boicotearon sus equipos de trabajo poniendo vaselina en las lentes de las cámaras de vídeo y fotografía.

Los actos violentos ocurridos este mismo martes y el pasado domingo, la indumentaria de muchos de los concentrados, la escenografía de sus protestas, las proclamas políticas que han hecho públicas y el uso de centros okupas para la toma de decisiones sitúa a muchos de estos  'jóvenes sin futuro' lejos de ser un "movimiento ciudadano" " independiente", "participativo" y "apolítico" y los ubica dentro de los habituales grupos antisistema.

De ello ya se han dado cuenta los principales partidos políticos de izquierda, que pese al rechazo inicial, ya están luchando por intentar captar el voto de este sector para sus partidos. De ahí, las declaraciones hechas públicas en las últimas horas por dirigentes del PSOE como José Blanco, Tomás Gómez, Jaime Lissavetzky, Juan Luis Rascón, Lourdes Muñoz o Elviro Aranda, mostrando su comprensión a las protestas y llamando a canalizar sus descontento votando a las candidaturas socialistas.

En igual términos se ha mostrado también el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, que también quiere engordar la bolsa de votos de su coalición, normalmente bastante escuetas, con el sufragio de estos antisistema.

Ambos partidos han mostrado siempre una importante condescendencia con este tipo de grupos. En gran medida, porque han coincidido con ellos en muchos movimientos políticos como 'Nunca Mais', las movilizaciones del 'No a la guerra' o 'Hay motivo'.

Las Fuerzas de Seguridad han alertado en varias ocasiones del peligro que tienen estos grupos. Por ejemplo, hace un par de años, coincidiendo con un importante brote de actos violentos de este tipo de grupos antisistema, la Confederación Española de Policía (CEP) emitió una nota en la que denunció la conexión que existe entre determinados grupos antisistema y las ramificaciones juveniles de Batasuna-ETA. Incluso, reveló que se había detectado la presencia de dirigentes de Segi en Madrid impartiendo cursos de guerrilla urbana.

El sindicato policial también advirtió de que muchas veces se esconden bajo ideales aparentemente nobles: "Hay una serie de organizaciones aparentemente pacíficas que esconden un radicalismo violento amparándose en causas nobles como es la lucha contra el racismo. Queremos destapar la trama violenta de extrema izquierda que utiliza métodos similares a los de la kale borroka de la izquierda abertzale".

Temas

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios