Menú

El show de Bono y los diputados 'indignados'

Llamazares, Bono y Durán Lleida han sido los protagonistas absolutos de la votación de la reforma. 

LIBERTAD DIGITAL
0

Durante toda la votación de la reforma constitucional, Gaspar Llamazares se ha llevado buena parte del protagonismo. El diputado de Izquierda Unida, junto con ERC, BNG, ICV, NaBai; había anunciado su intención de abandonar el pleno del Congreso en el momento de la votación de la reforma como forma de protesta; pero finalmente decidió quedarse para así boicotear el acuerdo que PSOE y PP habían alcanzado con CiU en forma de enmiendas transaccionales.

Antes de la votación, Llamazares ha intentado tomar la palabra en el Congreso cuando había terminado el turno de palabra: "Quiero expresarme para vetar esta transacción, es una tomadura de pelo", aseguraba, bastante exaltado. José Bono rechazaba sus tentativas: "Tendrá la palabra cuando se le dé" contestó, tajante. 

Antes de que comenzara la votación, el presidente del Congreso ha instado a los diputados que así lo habían comunicado a abandonar: "Si quieren abandonar la sala, este es el momento. Después las puertas quedarán cerradas". Este anuncio ha generado bastante revuelo en la Cámara, ya que los grupos de la izquierda nacionalista querían salir en el momento mismo de la votación, y no cuando Bono se lo indicara. "¡Ujieres, cierren las puertas!" ha ordenado, visiblemente enfadado y agotado por las continuas interrupciones. Mientras, los diputados permanecían en las escalerillas bastante atolondrados, discutiendo entre ellos si salían o se quedaban. 

Finalmente, los diputados que así lo han querido han salido de la sala...salvo Gaspar Llamazares. El líder de IU ha asegurado después en su Twitter que "me he ido en espíritu pero he dejado mi cuerpo para vetar las transacciones de PPSOE y CIU en justa correspondencia". Y así lo ha hecho, lo que ha provocado el enfado de Durán i Lleida que ha intentado dirigirse a Llamazares para que le explicase "si es un voto personal, o del grupo del que forma parte" aludiendo también a ERC. José Bono ha impedido a Llamazares que contestara a Durán, instándoles a explicarse entre ellos una vez terminara la votación. "Seguro que el señor Llamazares puede explicárselo después" decía un condescendiente Bono. 

El portavoz de CiU insistía en que no fuera tenida en cuenta la votación de Llamazares, pero Bono le ha recordado que "el voto de un solo diputado es suficiente" para rechazar la enmienda. Y ha quedado rechazada.

En consecuencia, Durán ha hecho visible su enfado, continuando con el sainete. Durante la votación, ha permanecido leyendo un libro, escenificando su desidia, ajeno a lo que ocurría en el Congreso de los Diputados. 

A su salida, el diputado de IU ha sido abucheado por un gran número de parlamentarios, enfadados por la carambola que le ha permitido a Llamazares reventar el acuerdo que habría permitido a CiU votar a favor de la reforma. 

Otro de los momentos de la jornada se ha producido instantes antes de votar la modificación de artículo 135. José Bono ha explicado a la Cámara que algo que le intranquilizaba: la Presidencia había observado una "incorrección formal de tipo lingüístico" que incluso le había obligado a llamar al presidente de la Real Academia para consultárselo. Bono quería sustituir la expresión "en relación al PIB" por "en relación con el PIB". Evidentemente, ningún parlamentario ha tenido nada que objetar y ha quedado modificado. 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 19 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation