Menú

El gran terremoto electoral del 20-N

El PP borra del mapa electoral al PSOE, según sus macro-sondeos. Cambio de tendencia en Cataluña y Andalucía y fin de los tradicionales caladeros rojos.

0
El PP borra del mapa electoral al PSOE, según sus macro-sondeos. Cambio de tendencia en Cataluña y Andalucía y fin de los tradicionales caladeros rojos.
Rajoy, con Sánchez Camacho, en su última visita a Cataluña | PP

Cataluña y Andalucía volverán a ser la llave para entrar en el palacio de La Moncloa. En 2008, se convirtieron en las regiones decisivas para la reelección de José Luis Rodríguez Zapatero. Sin su éxito allí, las cosas hubieran sido muy diferentes. El PSOE obtuvo 25 escaños (el 45,33% de los votos) en la primera y 36 (el 51,76%) en la segunda. Nada pudo hacer el PP frente a eso.

El abanico parlamentario daba 169 diputados de color rojo frente a 154 de tono azul. En este resultado también contaron, y mucho, los denominados caladeros socialistas. Sin cumplir los cuatro años de legislatura y con una España en estado de emergencia y con crecimiento económico nulo, el mapa electoral sufrirá el 20-N una transformación gigantesca.

Así se desprende de los macro-sondeos internos que el PP ha elaborado de cara al arranque de la campaña electoral, y a los que tuvo acceso este diario. Un terremoto de votos que borra al PSOE prácticamente de la escena política y que da a Mariano Rajoy una mayoría absoluta que le asemeja, no a José María Aznar en el año 2000, sino a Felipe González en 1982.

Cataluña y Andalucía, clave del éxito

La autonomía catalana será uno de los epicentros de la revolución azul. El PP pasará de los 8 escaños que obtuvo en 2008 a 14, lo que le hará saltar de la tercera a la segunda posición. Esto supone superar a CiU en intención de voto y apretar a unos socialistas que se desmoronan de 25 a 18 representantes. "Es la consolidación absoluta del PP de Alicia Sánchez Camacho", interpretan en Génova, donde recuerdan que ya el 22-M se consiguió volver a los índices de Alejo Vidal Quadras, cuando se tocó techo electoral.

En Andalucía, se da literalmente la vuelta a los resultados: del 36-25 a favor de los socialistas de los anteriores comicios, a los 30-26 en pro de los populares. Y aún bailan hasta dos escaños más, según los últimos estudios demoscópicos. Javier Arenas consigue así un paso decisivo en su objetivo, que pasa por acabar con la última casa roja en las elecciones regionales, que se celebrarán en 2012.

Fin a los feudos socialistas

La tendencia es similar en el conjunto nacional, desapareciendo todo rastro de lo que un día se denominaron feudos socialistas. Traducido: los ciudadanos respaldan los planes de ajuste de los nuevos Gobiernos autonómicos, que han sido centro del ataque de la propaganda de Ferraz.

Empezando por Aragón, la suma del PP de Luisa Fernanda Rudi con el PAR deja al PSOE en una situación de crisis total: ocho diputados por la coalición (tres más que en los anteriores comicios) frente a los cuatro de los socialistas. Incluso cabe el baile de un representante más. Izquierda Unida podría obtener un escaño por esta comunidad.

En Castilla-La Mancha, los populares ya ganaron en los últimos comicios nacionales, pero la brecha se agranda de forma considerable. El dato en esta región es especialmente importante, ya que Rajoy puso a María Dolores de Cospedal como ejemplo de su acción de Gobierno. A día de hoy, manejan una horquilla de 14-13 escaños frente a los 8-7 del PSOE.

La distancia también aumenta en las Islas Baleares, donde el partido de José Ramón Bauzá aspira -sondeos en la mano- a conseguir entre 1 y 2 diputados más, lo que significa un total 6-7. El PSOE se quedará, por lo cual, en los 3-2, contando con el factor de los nacionalistas, que se podrían llevar uno para ellos.

Una de las batallas más interesantes se llevará acabo en Extremadura, donde los estudios internos son algo más escépticos que los públicos, que auguran de una auténtica hecatombe. El PP explica que "ni con Aznar en 1996 se rompió nunca el empate", y de ahí que hablen de un 5 a 5. Dicho lo cual, sí que admiten contar con encuestas que les dan 7-3 a su favor, lo que se traduce en 18 puntos por encima.

Por su parte, en el último feudo conquistado, Cantabria, todo parece indicar que habrá pocas novedades. En 2008 el PP ya ganó, y espera repetir: 3 representantes para los populares y dos para los socialistas.

Suben donde aún no gobiernan

En Navarra, País Vasco, Canarias y Asturias los populares no gobiernan, pero sus resultados sólo se miden en clave ascendente. Empezando por la comunidad foral, los populares alcanzaron una alianza con UPN que, de facto, les asegura una victoria que también se observa en las encuestas: obtendrán 3 representantes, dos más que sus rivales. El PSOE se queda con uno y la marca de Batasuna conseguiría entrar en el Congreso también con un diputado.

En su vecino País Vasco el PP también logrará salvar los muebles. De hecho, hay estudios que pronostican que la entrada de Batasuna les beneficiará elevándoles, incluso, a la primera posición, pues resta votos a los otros partidos. En una conversación informal, el propio Rajoy admitió que puede pasar "cualquier cosa". Según la última encuesta de Génova, populares y batasunos (Amaiur) se repartirían 5 escaños cada uno, seguidos de PNV (4) y PSE (4).

Dando el salto a las Canarias, el éxito del PP se espera contundente, tanto como la debacle socialista. En total, 7 diputados por todas las islas, uno más que en 2008. El PSOE perdería 3 quedándose en 4, mismo resultado que obtendría en Coalición Canaria.

El morbo es total con respecto al Principado, donde todo se entiende en clave interna. Será la segunda contienda que enfrente a Francisco Álvarez Cascos y Rajoy. El PP estima que este pulso lo ganarán ellos: 3 escaños, frente a otros 3 para el PSOE y sólo uno para FAC. IU también obtendría uno. Ahora bien, éste es el escenario más optimista ya que otras encuestas dan a Cascos una horquilla de 2-3.

El PP mantiene su fuerza en el resto

En cuanto al resto de comunidades, que ya eran del control del PP, ninguna novedad. De hecho, en todas Rajoy mejoraría resultados: Murcia, La Rioja, las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla, Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Comunidad de Madrid. Poniendo especial atención, por lo obvio, en esta última, los resultados vuelven a ser aplastantes. De los 36 escaños que se reparten, 20 irían para los populares (dos más) mientras que los socialistas pierden cinco quedándose en 10. IU con cuatro y UPyD con 2 completarían el arco.

Así las cosas, Rajoy tiene interiorizado, desde hace ya bastante, que él será el próximo presidente del Gobierno. Lo que ahora también empieza a creerse es que lo conseguirá por mayoría absoluta. Que está casi asegurada una distancia de 15 puntos y que, a partir de ahí, todo es posible.

Una fotografía, aún de futuro, que le permite mirar a la campaña electoral -que arranca la noche del jueves- con una tranquilidad que no tuvo ni en 2004 ni, aún menos, en 2008. Con un partido que rema en la misma dirección y con un Programa que, en principio, disuelve las dudas que tenían algunos sobre su postura sobre ETA, lo que el candidato ansía es que el tiempo pase para ponerse a ordenar un país patas arriba.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 25 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation