Menú

Patxi López pide en 'Gara' que se legalice Batasuna y una política penitenciaria “diferente”

El Lehendakari asegura que habló de todo ello con Rajoy y admite que en 2007 "pareció" que se pagaba un precio político por la paz.

0
El Lehendakari asegura que habló de todo ello con Rajoy y admite que en 2007 "pareció" que se pagaba un precio político por la paz.
El Lehendakari, Patxi López

En su primera entrevista concedida al diario Gara, habitual altavoz de las reivindicaciones de ETA, Patxi López anuncia la pronta aplicación de un plan que incluirá beneficios a los presos etarras. Beneficios que pueden llegar hasta la excarcelación de los reclusos considerados “gravemente enfermos”. Junto a eso, el lehendakari aboga por “tejer complicidades” en el ámbito de la memoria y del papel de las víctimas, una condición que no se circunscribiría únicamente a los asesinados por la banda terrorista. López defiende también la legalización total de Batasuna y asegura que la permanencia en prisión de Arnaldo Otegi, quien podría ser su rival en las elecciones autonómicas de 2013, es contraria a “la opinión y el sentimiento de la sociedad vasca”.

“No trate de sacarme más”

El jefe del Gobierno vasco pide la implicación de los partidos y de la sociedad en su plan y asegura que “habrá fórmulas para ello” aunque le pide al periodista de Gara: “No trate de sacarme más”. Concretando, el líder del PSE dice lo siguiente sobre la política penitenciaria: “Diría que en Euskadi existe casi un consenso sobre al necesidad de aplicar una política penitenciaria diferente, que está recogida en la propia ley y que permite el acercamiento de presos, la reinserción de aquellos que hacen el recorrido que marca la legalidad –de rechazo a la actividad violenta, de reconocimiento del daño causado y de la responsabilidad-, y cabe la excarcelación de presos gravemente enfermos”. Un camino para el que descarta una interlocución con la banda: “No se necesitan contactos, lo que se necesita es que ETA se vaya desarmando y que el Gobierno español dé pasos en política penitenciaria”. Precisamente por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la reciente entrevista que mantuvieron en La Moncloa se le pregunta a López, que confirma que le trasladó su hoja de ruta: “Le dije que no lo entendiera como una debilidad, sino como fortaleza de un Estado de Derecho que en un tiempo como este hace lo que tiene que hacer y además es generoso”.

Otra clave de ese plan del lehendakari es la legalización de la llamada izquierda abertzale. Un asunto sobre el que el Tribunal Constitucional dictaminará en breve, cuando resuelva el recurso contra la ilegalización de Sortu decretada por el Tribunal Supremo. Patxi López lo deja claro: “Una izquierda abertzale que está gobernando en instituciones no poco importantes de este país (el Ayuntamiento de San Sebastián y la Diputación de Gipúzcoa) tiene que tener el derecho y la capacidad de tener una formación política que le represente”.

El comunicado del 20 de octubre y la agenda del lehendakari.

El pasado 20 de octubre, cuando se produjo el comunicado en el que ETA anunciaba el fin de la violencia sin anunciar su desarme ni el perdón a las víctimas, Patxi López se encontraba de visita en EEUU. Una circunstancia que Gara le reprocha y de la que el Lehendakari se defiende: “- No se puede suspender un viaje de estas características pensando en que tres encapuchados van a leer un comunicado. – Pero se sabía cuándo iban a leerlo…. – Y de hecho yo estaba aquí al día siguiente porque tenía mis billetes preparados”.

El presidente del País Vasco se refiere al inicio de la entrevista a la necesidad de incluir en su plan la memoria y el papel de las víctimas y “lo que se llama el relato, que trata de no pasar página como si nada hubiera pasado”. En ese terreno es dónde más le aprieta las tuercas su entrevistador, por supuesto sin referencia alguna al millar de asesinados por ETA. Primero le pregunta si Melitón Manzanas es víctima o torturador y López responde que a los torturadores se les condena pero no se les asesina. Acto seguido le interroga sobre Argala, uno de los asesinos de Luis Carrero Blanco, posteriormente asesinado por el Batallón Vasco Español. Y Gara  transcribe así su respuesta: “Pues también puede ser considerada una victi… yo no hago equidistancias entre las víctimas, ¿eh?, pero cuando se asesina a alguien también es una víctima, porque en un sistema democrático quien tiene que actuar es siempre al justicia”. Tras hablar de convivencia y defender que la transición española no se hizo sobre el olvido sino sobre “la no venganza, o la no revancha” se le contesta que el PP acaba de enterrar a su presidente de honor, Manuel Fraga, del que se recuerda su pasado como ministro franquista. Patxi López interrumpe abruptamente para asegurar que él no acudió a su capilla ardiente “a pesar de que otros lo hicieron”. Lo hizo el hoy secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces en plena campaña de su batalla con Carme Chacón por el liderazgo socialista.

Mesa de Partidos, sí pero no.

Otra de las cuestiones que le plantean al Lehendakari es si cabe una mesa de partidos para ir buscando nuevos consensos. Es decir, el esquema de la negociación política entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ETA. Patxi López pide que no se mezcle este asunto “con el final de la violencia, porque si lo mezclamos parece que estamos efectivamente pagando un precio político por la paz. Debiéramos separarlo incluso en el tiempo”. Un reconocimiento póstumo de que sí se quiso pagar ese precio en las negociaciones anteriores y posteriores al atentado de la T-4 de diciembre de 2006. Pues entonces la mesa Gobierno-ETA y la de los partidos, en la que se incluía a la ilegal Batasuna y se excluía al PP, coincidió en el tiempo y en el espacio: en la primavera de 2007 en Ginebra, con la fundación Henry Dunant levantado acta.       
 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 32 comentarios guardados

    Servicios