Menú

Los cien días de Rajoy: de la subida del IRPF a la amnistía fiscal

En sus cien primeros días, Rajoy ha aprobado una reforma laboral, los PGE, ha sufrido en Andalucía y enfrentado una huelga general.

L.F. Quintero | J.M. González
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Los cien días de Rajoy en cien segundos Los protagonistas

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Los cien días de Rajoy en cien segundos" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Tras su toma de posesión como presidente del Gobierno el día 21 de diciembre, el día 23, tras el primer Consejo de Ministros, el Gobierno fija las prioridades de su mandato. Una semana después, el viernes 30 de diciembre marca uno de los hitos de sus cien primeros días en el poder: anuncia las primeras medidas de ajuste. Tras haber dicho una y otra vez que no subiría los impuestos, anuncia una subida temporal del IRPF y una reducción del gasto en 8.922 millones de euros, basada en la reducción de altos cargos, reducción de subvenciones a sindicatos y empresarios y congelación de sueldos de empleados públicos. Justificaron estas medidas señalando que se habían encontrado una desviación en los objetivos de déficit de 2 puntos sobre lo que había comprometido el gobierno saliente. Es decir un 8% de déficit en lugar de un 6, como dijo Salgado antes de dejar el Ministerio.

El día 18 de enero, Rajoy viaja a Marruecos en su primera salida internacional como presidente del Gobierno. Dos días después anuncia su intención de simplificar el número de organismos reguladores implicando a los ministerios de Economía, Hacienda, Fomento y Sanidad. Al mismo tiempo, Ignacio Cosidó al frente de la Dirección General de la Policía, iniciaba una importante renovación en los altos mandos policiales.

El 25 de enero, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, anuncia una batería de medidas que abordan las grandes reformas pendientes de la Justicia Española. Expertos y analistas coinciden en señalar que Gallardón se propone una auténtica revoluciónd e la justicia en España.

El 26 de enero Rajoy se reúne con Ángela Merkel y comienza a hablar de los objetivos de déficit. Más tarde renunciaría al 4,4 acordado por Bruselas y negociaría con sus colegas europeos hasta que le aprobaron un objetivo de déficit del 5,3% para 2011. Un día después se presenta el Anteproyecto de Ley de Estabilidad presupuestaria con multas a quienes no cumplieran con la reducción del déficit. Antes, había anunciado una reforma de la Ley del Aborto.

El 31 de enero, el Gobierno anuncia las líneas básicas de la reforma educativa. Una de sus medidas estrellas, anunciadas por el ministro Wert, es que sustituirá Educación para la Ciudadanía y anuncia la reforma del Bachillerato y de la Formación Profesional.

El 10 de febrero tiene lugar otro de los hitos principales del Gobierno en sus cien primeros días de legislatura. La ministra Báñez acompaña a Soraya Sáenz de Santamaría en la mesa de comparecencia tras el Consejo de Ministros. El Gobierno acababa de aprobar el Real Decreto de medidas urgentes para la reforma laboral. Una de las principales promesas y proyectos del PP había cogido forma. El abaratamiento efectivo del despido por causas económicas o la disminución del poder de los sindicatos son dos de sus principales características.

Una semana después, el 17 de febrero, el Gobierno alcanza un acuerdo sobre el régimen retributivo de los directivos de grandes empresas y enseguida arrancan los trámites para la reforma del senado. El 24 de febrero se establece la creación de mecanismos de financiación para que las entidades locales puedan hacer al pago de lo que deben a sus proveedores. Es otro de los grandes anuncios de la legislatura.

El 29 de febrero tiene lugar la primera concentración de los sindicatos contra la reforma laboral. Días después el 9 de marzo, los sindicatos convocan la huelga general para el día 29-M. Además, se crea un fondo de 35.000 millones para la financiación de los pagos a proveedores y, por su parte, los sindicatos emplean el 11-M para calentar la huelga general con una manifestación.

El 2 de marzo tenía lugar otro de los hitos de este tiempo. Tras el hallazgo de uno de los focos de explosión del 11-M por parte de Libertad Digital, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, anuncia –a preguntas de esRadio- que ha ordenado investigar los restos hallados por LD.

El 16 de marzo se presenta el Plan de Reestructuración del Sector Público empresarial con la reducción de empresas públicas. Un sector que entre las tres administraciones (central, autonómica y local) suman unas 4.000 entidades. Soraya Sáenz de Santamaría anuncia la eliminación o desinversión en unas 45 de estas empresas. El plan de reestructuración del sector público empresarial no tocará a ninguno de los grandes entes en manos del Estado. De las 335 entidades del entramado (262 empresas, 59 fundaciones y 14 consorcios), apenas 45 se han visto afectadas (24 extinciones, 8 desinversiones y 13 liquidaciones). Además, el Gobierno adelanta la desinversión de participaciones minoritarias en otras 35.

El día 25 de marzo llega el primer gran revés del Gobierno de Rajoy. Tienen lugar las elecciones autonómicas en Andalucía y Asturias. Pese a que las encuestas le daban ganador por mayoría absoluta en el feudo de Chaves y Griñán, Arenas gana las elecciones pero muy lejos de la mayoría absoluta que le hubiera permitido gobernar. Además, se le reprocha al Gobierno que no hubiera acelerado las medidas de ajustes que tenía previstas para no entorpecer la hipotética victoria que tendría que lograr Arenas. Así, al día siguiente se presenta el anteproyecto de Ley de Transparencia y el pasado día 30 se aprobaron en Consejo de Ministros los Presupuestos Generales del Estado.

Así lo ve el Gobierno

Precisamente con motivo de los primeros 100 días de Gobierno de Rajoy, el gabinete al completo del presidente se lleva toda la atención del diario La Razón, en cuyas páginas cada uno de los ministros concede una breve entrevista y firma un texto valorando este breve periodo de gobierno.

Para Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, "el Gobierno no ha esperado ni cien días ni uno, y desde el primer momento ha dedicado un amplio programa de reformas para volver a la senda de la recuperación". "El déficit oculto que nos encontramos nada más llegar nos reafirmó en la necesidad de intensificar y acelerar el programa de reformas". Montoro se muestra optimista, pese a las dificultades: "Cuando se ponen las condiciones, este país nos sorprende a todos. Yo lo viví en 1996, también en una situación muy difícil".

Luis de Guindos, ministro de Economía, se manifiesta en la misma línea. De Guindos defiende el programa de reformas y señala que, aunque es "pronto para notar sus efectos" –como en el caso de la reforma financiera-, se muestra seguro de que "pronto podremos ver los primeros avances". Con la economía a punto de entrar en recesión, asegura que las bases para crecer están, de todas formas, "bastante asentadas". Anuncia también que "la reforma laboral creará trabajo a medio plazo". El ministro enuncia los logros principales del Gobierno: la reforma financiera, aprobada con "amplísimo consenso", "la aprobación de las medidas para proteger a los hogares sin recursos frente a los desahucios"; y "cuando en Copenhague expliqué al Eurogrupo los Presupuestos y obtuve un fuerte respaldo".

Fátima Báñez, ministra de Trabajo, es otra de las protagonistas. La titular recuerda que "en menos de dos meses" se cumplió con dos de sus compromisos más importantes: la revalorización de las pensiones de acuerdo al Pacto de Toledo, y la "puesta en marcha de una reforma laboral completa y equilibrada". La ministra valora la huelga general del 29-M como un "derecho" de los sindicatos, pero "las huelgas no crean empleo y este Gobierno ha decidido afrontar la situación con decisión porque es lo que los españoles nos han pedido de forma mayoritaria". "El Gobierno ha impulsado en sólo 100 días una agenda reformista". "No es la primera vez que España se enfrenta a una situación tan compleja, ni será la última, y hemos demostrado que sabemos salir adelante".

José Manuel Soria, ministro de Industria, es otra de las principales manos ejecutoras de las reformas del Gobierno. Reitera que el "incumplimiento del déficit del anterior Gobierno" ha hecho todo "mucho más complicado". Se declara "propetróleo, proeólico, profotovoltaico, protermosolar, probiomasa, procogeneración, procarbón, progas... Soy partidario de un mix equilibrado, eficiente, que podamos pagar". En definitiva, partidario del "sentido común". Eso sí, se muestra duro con el anterior Ejecutivo: "El Gobierno ha de hacer una parte de los deberes que el anterior no hizo".

Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, responde al desgaste emprendido por la izquierda por sus declaraciones sobre el aborto y el derecho a la maternidad. "Les molesta que hayamos introducido un enfoque nuevo, más volcado en lo social (...). Les molesta que seamos nosotros quienes exploremos otras vías para que las mujeres no se vean obligadas a interrumpir el embarazo". También habla de la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal, y considera las filtraciones como la causa de que se entorpezca la actuación de la Justicia. La renovación del TC ha de hacerse desde una perspectiva de "consenso" y que los magistrados elegidos no se identifiquen con un partido, "sino como de todos los españoles". Por último, califica los ocho años de Zapatero como "un improductivo impasse", y habla de cien días de "tiempo recobrado".

Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior, dice que "el mejor y peor momento los viví con la tragedia de los policías héroes del Orzán. El peor, el dolor por su muerte, y el mejor, comprobar que ésta no fue estéril por el testimonio de heroísmo, sacrificio y solidaridad que dieron". Sobre la presencia de Otegui en las próximas elecciones vascas, Díaz se confía a la "acción de la justicia", y sentencia que "ETA ha sido derrotada por el Estado, y de forma muy especial por la Guardia Civil y la Policía". Y sentencia: "Nunca jamás vamos a negociar con una organización terrorista".

José Ignacio Wert, ministro de Cultura, justifica sus primeras medidas para defender la propiedad intelectual tras los tiempos de la ley Sinde. La Comisión que se ha creado, dice Wert, "está funcionando correctamente". Anuncia una importante reforma de la ley de propiedad intelectual y de subvenciones al cine, que se verán "recortadas" debido a la "austeridad" de los presupuestos, pero en la que también se revisará para que el sector "sea más competitivo".

Pedro Morenés, titular de Defensa, afirma en la entrevista que las "tres cosas fundamentales" que ha hecho su Ministerio en estos cien días es "analizar la situación real de la Defensa"; introducir "en este análisis nuestra contribución a la solución de la situación económica"; además de cumplir "los compromisos electorales de apoyo a los heridos en las zonas de combate".

Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, apuesta por fomentar la "vida en el mundo rural" y una nueva Planificación Hidrológica destinada a evitar sequías. Sitúa la lucha contra el denominado "cambio climático" en áreas en las que España está en desventaja, como en "eficiencia energética y en movilidad urbana, sobre todo". Anuncia nuevas opciones frente a las renovables, y que la "energía nuclear sigue siendo imprescindible".

Ana Pastor, ministra de Fomento, maneja el presupuesto más alto de todo el Ejecutivo. Señala que la herencia en su ministerio fue "desoladora (...) 40.000 millones de deuda, obras paradas, expropiaciones por más de 700 millones"... Los planes de austeridad del Gobierno y el inicio de un Plan de Inversiones en Infraestructuras, Transporte y Vivienda, que se llevará al Consejo de Ministros en julio, son las principales armas de su ministerio.

Jose Manuel García-Margallo, ministro de Exteriores, ha puesto en marcha "un ambicioso programa para relanzar nuestra imagen en todo el mundo"; y particularmente en EEUU: "En mi primer encuentro con Hillary Clinton le dije que estaba de vuelta", asegura.

Ana Mato, ministra de Sanidad, reconoce que la situación es crítica también en Sanidad. Pero también que vivimos una "oportunidad histórica" para garantizar el sistema. Reitera el compromiso con las ayudas de dependencia, y garantiza un Plan Integral de Apoyo a la Familia.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation