Menú

Aguirre pide ‘pico y pala’ en valores frente al "acoso" del PSOE

El PP de Madrid es Esperanza. El 97,2% votó por ella. Frente al "acoso" del PSOE, llamó a dar la batalla: "Estoy con más fuerzas que nunca".

0
El PP de Madrid es Esperanza. El 97,2% votó por ella. Frente al "acoso" del PSOE, llamó a dar la batalla: "Estoy con más fuerzas que nunca".
Aguirre y los líderes del PP, durante una votación | PP

Hay Esperanza para rato. Y con ella todo un partido unido, sin fisuras, que siente devoción por su forma de hacer política. Que considera que sin ella presidiendo el PP de Madrid, y por ende la Comunidad, no se darían determinadas batallas ideológicas ni se afrontarían debates que a algunos provoca complejo. En plena crisis económica, con un PSOE “acosando” al nuevo Gobierno a pesar de no llevar más de un trimestre en el poder, Aguirre se reafirmó en su intención de seguir “en la primera línea”, entregándose al trabajo político “con más ganas y fuerzas de lo que he hecho hasta ahora”.

Ideología en estado puro. Partido en esencia. La jefa alejó los fantasmas de una pronta retirada a golpe de firmeza. Ésa que le permite acusar a los socialistas de mantener una actitud “hostil” hacia el presidente, Mariano Rajoy. Aclamada por las bases, fue reelegida por tercera vez presidenta del PP de Madrid casi con el 100% de los votos. Se quedó a menos de dos puntos -el 97,2% de los 2.492 compromisarios le apoyaron-, cosechando mejor resultado que en el cónclave de 2008, cuando logró el 96,3% de los respaldos. “La tarea se presenta apasionante, difícil y de inmensa trascendencia”, advirtió. Llamó al pico y pala ahora más que nunca, con un PSOE echado al monte.

Las ponencias económica y política demuestran, a ojos de los suyos, que no hay nadie más liberal que ella. En palabras del consejero Javier Fernández Lasquetty, se trata de “la libertad individual como origen” con el consiguiente desmoronamiento “de la teoría de la superioridad moral de la izquierda”. Y, con esa libertad por bandera, el PP de Madrid también se demostró vivo, con mucho debate interno. A puerta cerrada se discutió sobre la lucha contra ETA, el concepto de familia y, como no, las medidas económicas del Ejecutivo. Una cosa quedó clara: en Madrid se apuesta por no subir los impuestos y bajarlos en cuanto sea posible.

Aguirre evidenció que no busca el enfrentamiento interno. Que la batalla, ideológica y moral, es con los socialistas. “Los mismos que arruinaron España ya están acosando y amenazando a Rajoy”, denunció, para poner en alerta a los suyos ante unos años “que no van a ser fáciles”. “En esta lucha, todas las mujeres y hombres del PP tenemos que arrimar el hombro”, proclamó.

Todo ello, precisó, bajo unos principios y valores claros, sin dudas. A ellos se refirió la líder autonómica en constantes ocasiones. “Una lucha para que el PP siga siendo un partido sin complejos, que defienda su política con plena convicción. Para que no rehuya nunca el debate dialéctico, argumentó, para dar otra estocada más: “Estamos convencidos de que nuestra defensa de la libertad es un valor superior a los dogmatismos de nuestros adversarios”.

En definitiva, “seguir luchando en defensa de nuestros principios. Porque mi opción, la opción que tomé hace treinta años, cuando decidí entrar en política, es una opción ideológica y de principios”. Y por eso llamó a una revolución en este sentido, a levantarse de la silla y a decir bien alto yo soy del PP. “Siempre he estado en política para defender y llevar a la práctica mis ideas de raigambre liberal. Y ahora quiero estarlo aún más que nunca. Ahora cuando los fracasados socialistas nos atacan sin vergüenza quiero estar en la primera línea en defensa de nuestras ideas”, solemnizó.

Sabe que es difícil mejorar unos resultados electorales ya históricos, incluso mantenerlos, pero entonó su ya tradicional no me resigno. “Juntos vamos a seguir construyendo el partido favorito de los madrileños”, aseguró. El partido cree en ella, y así lo dejó claro con sus votos. Este domingo, Rajoy será quien le dé su respaldo, a pesar de las rencillas internas que -dicen- ya son agua pasada. Soraya Sáenz de Santamaría puso como ejemplo de gestión al Gobierno de la Comunidad de Madrid.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 30 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation