Menú

Bateragune o el frente independentista ordenado por ETA

ETA ordenó a Batasuna que reconstruyese su órgano de dirección y crease una coalición electoral de partidos independentistas.

0
ETA ordenó a Batasuna que reconstruyese su órgano de dirección y crease una coalición electoral de partidos independentistas.
Arnaldo Otegi, durante el juicio de Bateragune. | Archivo

A media tarde del 13 de octubre de 2009, las Fuerzas de Seguridad asestaron un contundente golpe al brazo político de ETA. En una operación que se realizó de manera simultánea en varias localidades vascas y navarras, los agentes detuvieron a importantes dirigentes batasunos. La mayoría de ellos, estaban reunidos en la sede del sindicato proetarra LAB en San Sebastián.

Arnaldo Otegi, Rafael Díaz Usabiaga, Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto, José Luis 'Txelui' Moreno, José Manuel Serra o Amaya Esnal, entre otros, fueron arrestado por conformar la estructura de Bateragune –lugar de encuentra en vascuence–, el último mandato que la cúpula de la organización terrorista ETA había encargado a los principales dirigentes de su brazo político.

El primer paso que debía afrontar esta nueva estructura era la reestructuración en la sombra de una dirección política para la antigua Batasuna, al estilo de la vieja Mesa Nacional. Y es que en aquel momento la cúpula del partido político etarra se encontraba fuertemente mermada, fruto de las diferentes operaciones que las Fuerzas de Seguridad habían llevado a cabo contra el brazo político de ETA, especialmente, las de octubre de 2007 y febrero de 2008.

En la primera de ellas, la policía había arrestado a 22 dirigentes de Batasuna-ETA, que se encontraban reunidos en la localidad guipuzcoana de Segura realizando el traspaso de poderes entre la antigua y una nueva Mesa Nacional. Entre los detenidos en aquella ocasión, importantes nombres del mundo político de ETA como Joseba Permach, Rufi Etxeberria y Juan José Petrikorena.

En la segunda, desarrollada en febrero de 2008, se detuvieron a 14 dirigentes proetarras, pertenecientes a las franquicias electorales que Batasuna había intentado presentar a diferentes contiendas electorales para burlar su ilegalización, que se había producido en 2003. Entre los arrestado, otro nombre destacado: Pernando Barrena.

En total, entre ambas operaciones y otros arrestos puntuales producidos que se produjeron entre 2007 y 2008, hasta 44 dirigentes del brazo político de ETA y sus franquicias habían desfilado durante los primeros meses de 2009 por los banquillos de la Audiencia Nacional para su procesamiento.

Una vez constituida esa nueva cúpula de Batasuna, los dirigentes proetarras tenían que afrontar el plato fuerte de la misión encomendada por ETA, y que se encontraba recogido en el documento interno "Hacia la estrategia independentista de una nación organizada. La estrategia nacional como motor del proceso de liberación".

En el mismo, como planteamiento puramente estratégico, la organización terrorista planteaba dejar en un segundo plano sus atentados y sus asesinatos –aunque ni los asesinatos ni los atentados faltaron en 2009–, y apostar por la creación de un frente soberanista, conformado por las principales formaciones políticas vascas de izquierda, dejando aislado al PNV, con el objetivo de fagocitar a los partidos políticos que entrasen en este frente soberanista y utilizar su presencia en la alianza para saltarse la Ley de Partidos.

Asimismo, el documento indicaba quiénes debían ser las formaciones políticas que se integrasen en lo que se denominaba como Alianza Popular Nacional y que eran, exactamente, Eusko Alkartasuna, Aralar, el sindicato ELA –afín inicialmente al PNV, pero que en los últimos años ha planteado una unidad de acción con LAB– y Abertzaleen Batasuna, escisión en Francia de Batasuna-ETA. Una iniciativa que tendría detrás a ETA, asegurando la puridad de las iniciativas de la coalición.

Curiosamente, en la actualidad, dos de los tres partidos independentistas vascos que conforman parte de la coalición Amaiur junto a Batasuna –EA y Aralar– son las dos fuerzas políticas de ámbito vasco-español designadas por ETA para conformar ese frente soberanista. Cuando el documento fue realizado, Alternatiba, que también forma parte de Amaiur, todavía no se había escindido de IU en el País Vasco.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios