Menú

Agravio a la memoria de Miguel Ángel Blanco en el aniversario de su asesinato

Quince años después, ETA está en el Congreso y no condena el crimen y Estrasburgo obliga a indemnizar a una sanguinaria etarra.

Este martes 10 de julio se han cumplido quince años del secuestro de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP que dos días más tarde fue brutalmente asesinado con dos tiros en la nuca por el sanguinario Txapote. Tres lustros después, ETA sigue presente con la misma fuerza que entonces o incluso más, puesto que sus objetivos van cumpliéndose poco a poco.

El aniversario de este suceso que conmovió España y que puso a los terroristas contra las cuerdas se ha desarrollado con la vergonzante presencia de los herederos de ETA en las instituciones, concretamente en el Congreso de los Diputados. Desde ahí la coalición legalizada por el Tribunal Constitucional en contra de la opinión del Supremo se ha retratado de nuevo tal cual es.

Amaiur, pues éstas son sus siglas ahora, se ha negado a condenar este acto de barbarie del que hoy se cumplen quince años. Y no ha sido una vez sino hasta en cuatro ocasiones, a petición de esRadio, se ha negado a condenar el asesinato del joven concejal del PP.

No condenar el terrorismo es motivo de ilegalización, según la ley de partidos y la propia sentencia del Constitucional que legaliza a Sortu. Y la muerte de Miguel Ángel Blanco es uno de los más representativos actos de terrorismo de ETA. Sin embargo, ninguna fuerza política ha instado a la ilegalización de la heredera de Batasuna, aquella que también se negó hace quince años a censurar el ataque terrorista.

Pero esta no ha sido la única mala noticia en este día tan significativo para aquellos que luchan contra ETA y su entorno. Hoy, precisamente hoy, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha condenado a España y obliga al Estado a liberar a la etarra Inés del Río y a indemnizarla con 30.000 euros por daños morales tras la aplicación de la doctrina Parot.

España condenada frente a una de las más sanguinarias etarras de la banda. Miembro del grupo Madrid, junto a De Juana Chaos, fue condenada a más de 3.000 años por matar a 23 personas. Pero ella ha sido la beneficiada por Estrasburgo. Algo que no pudieron hacer igual los doce guardias civiles asesinados en la Plaza de República Dominicana de Madrid, por poner sólo un ejemplo.

Quince años después ETA puede estar debilitada operativamente pero a la vista está que su poder es aún mayor que en 1997. Su fuerza crece y su horizonte está puesto en las elecciones vascas, unos comicios que podrían ganar, según las encuestas, gracias a la complicidad de todos aquellos que no impidieron su legalización a pesar de no condenar nunca la violencia terrorista.

Temas

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 12 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro