Menú

Garre: "Se me pide un acto de fe y que confíe en Zapatero"

Los diputados murcianos Alberto Garre y Arsenio Pacheco son los protagonistas del último quebradero de cabeza de Mariano Rajoy. Votaron en contra de la admisión a trámite del Estatuto manchego, que pone fin al trasvase Tajo-Segura. "Es una cuestión de supervivencia, Murcia sin agua se muere", ha explicado Garre -en la imagen- a Libertad Digital. Su esperanzas están puestas en las enmiendas pero advierte: "Se me pide un acto de fe y que confíe en Zapatero pero yo no me creo nada de él". Pacheco, por su parte, denuncia presiones por parte de Sáenz de Santamaría.

Los diputados murcianos Alberto Garre y Arsenio Pacheco son los protagonistas del último quebradero de cabeza de Mariano Rajoy. Votaron en contra de la admisión a trámite del Estatuto manchego, que pone fin al trasvase Tajo-Segura. "Es una cuestión de supervivencia, Murcia sin agua se muere", ha explicado Garre -en la imagen- a Libertad Digital. Su esperanzas están puestas en las enmiendas pero advierte: "Se me pide un acto de fe y que confíe en Zapatero pero yo no me creo nada de él". Pacheco, por su parte, denuncia presiones por parte de Sáenz de Santamaría.
LD (Pablo Montesinos) Desde 1987 forma parte del PP y nunca se había visto en la tesitura de tener que romper la disciplina de voto. El diputado murciano Alberto Garre reconoce que ha pasado "un momento complicado" pero advierte que lo que está en juego es "la defensa de algo nuestro" como es el trasvase Tajo-Segura. En declaraciones a Libertad Digital, explica que la admisión a trámite del Estatuto de Castilla-La Mancha, que pone fin al citado trasvase, es la peor noticia posible para los murcianos. "Es una cuestión de supervivencia porque Murcia sin agua se muere", asegura.
 
Por ello, optó por romper la disciplina de voto y, junto a su colega Arsenio Pachecho, votar en contra del texto. "Más del 20 por ciento de la población activa de Murcia necesita agua y depende directamente de ella", explica. Sin embargo, esperó hasta el último instante para decidir el destino de su voto: "lo que no me podía imaginar es que el presidente de una comunidad amiga, Barreda, descalificara como lo hizo a los murcianos". "Somos vecinos y amigos y Barreda nos descalificó", ha insistido.
 
Alberto Garre espera que, con la presentación de las enmiendas por parte del PP, se pueda solventar la situación y el trasvase Tajo-Segura no corra peligro. Sin embargo, advierte al Grupo Popular que "no basta con las enmiendas" ya que necesitan el apoyo del PSOE para sacarlas adelante. "Se me pide un acto de fe y que confíe en Zapatero pero yo no me creo absolutamente nada de él", exclama.
 
Por ello, pide al Partido Popular firmeza y coherencia política ante el PSOE, que "va a intentar marear y modificar".
 
Sobre la postura de María Dolores de Cospedal, no la critica ya que, en su opinión, no está en contra del trasvase: "el estatuto es mucho más que el trasvase". Su tesitura es complicada: por un lado es secretaria general de los populares y por otro líder del PP de Castilla-La Mancha.
 
En cuanto a la decisión del Grupo Popular de sancionarles con hasta 300 euros por romper con la disciplina de voto, Garre asegura que nadie se ha puesto en contacto con él y que, por lo tanto, no sabe si finalmente serán multados. Fuentes populares explicaron a Libertad Digital que Sáenz de Santamaría y su círculo más cercano ya habrían tomado esta decisión, que se encuadra dentro de la aplicación habitual del reglamento interno. Una multa, añaden, que también se aplicaría a los diputados de UPN si finalmente acataran las órdenes de Miguel Sanz.
 
Pacheco denuncia presiones
 
El otro protagonista de la fuga de votos, el también murciano Arsenio Pacheco, ha denunciado, en declaraciones a la COPE, presiones por parte del PP. Según ha explicado, estuvo a punto de dimitir después de que su grupo le instara a no votar algo diferente al Partido Popular: "Intentaron convencerme y yo les pedí que me dejaran, cada uno es libre, y les dije que si hacía falta me voy, dimito de diputado y me voy a mi casa".
 
En su opinión, a Garre y a él querían castigarles "como si fuera niños malos" cuando lo que hicieron fue "defender los intereses de Murcia". Por ello, ya ha anunciado que pedirá explicaciones a la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador