Menú

Aznar: "Hay una negociación. Sólo faltan los nombres y apellidos"

Aznar cree que sólo faltan los nombres y apellidos en el puzzle de la negociación. Denuncia que el Gobierno miente como hizo con los GAL y tras la T-4.

0
Aznar cree que sólo faltan los nombres y apellidos en el puzzle de la negociación. Denuncia que el Gobierno miente como hizo con los GAL y tras la T-4.
José María Aznar | Archivo

Sólo faltan los nombres y los apellidos de quienes fraguan la negociación entre la banda terrorista ETA y el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Unos contactos que "los hechos" demuestran que se están produciendo, y que ponen en evidencia que "los socialistas se sienten muy orgullosos de actuar al margen de la ley".

En menos dos horas, el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha realizado un diagnóstico exhaustivo de la "crisis política" que atraviesa España para concluir que el tiempo del actual Gobierno "está agostado" y que no convocar elecciones anticipadas ya supone "alargar la agonía" de los compatriotas.

Aznar tocó todos los palos de la actualidad, pero el groso de su intervención en VEO7 estuvo centrada en la política antiterrorista no ya del actual gabinete presidencial, sino de los socialistas en general. "Cada uno hace lo que sabe, y algunos están especialmente entrenados en mentir", arrancó el líder de FAES, recordando la frase de Alfredo Pérez Rubalcaba "España se merece un Gobierno que no mienta", que este mismo martes también le echaba en cara su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy.

Para el ex presidente, "los socialistas siempre tienen un problema con la legalidad" ya que "en vez de aplicarla" a lo que se dedican es "a buscar atajos". Lo hicieron, según dijo, con la guerra sucia contra los GAL y "ahora buscan el atajo de la negociación".

"Están orgullosos -continuó- de actuar al margen de la ley", como así queda demostrado con el caso del chivatazo a ETA: "Se dieron instrucciones" para que se "trasladara información a ETA", sentenció. "Sentirse orgulloso de esto es más que preocupante cuando se está en el Gobierno y, más aún, cuando se dirige el Ministerio del Interior".

Aznar defendió la aplicación del Estado de Derecho y pidió no "engañar" como se hizo, por ejemplo, tras el atentado de la T-4 de Barajas. "Si se le da oxigeno a los terroristas respiran más", por lo que redobló su énfasis natural para exigir que el mundo de ETA no esté presente en las instituciones tras el 22-M.

"Hay que derrotarles con la ley. Buscar atajos no es solo moralmente reprobable, sino un error gravísimo", continuó Aznar, que volvió a recordar su receta contra los sanguinarios: "Nosotros ganamos y ellos pierden. No hay negociación ni ventaja posible. No hay diálogos, conversaciones, excusas o instituciones", remató, cosechando el aplauso del público.

Cerrada defensa a Mayor Oreja

El ex mandatario, que rechazó que la negociación política de Zapatero con ETA fuera lo mismo que la "corroboración" que él hizo cuando estaba en el poder, fue igual de enfático al defender al que fuera su ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja: "Los hechos le están dando la razón", repitió por dos veces, asumiendo sin género de dudas que existe "un proceso de negociación con el terror".

"Hay una continuidad muy clara" entre la anterior y presente legislatura, aseveró, para concluir que "a los españoles se les ha mentido, el proceso continúa" y, encima, hay miembro del Gobierno que están "contentos" con la situación.

"La crisis actual, aún peor que la de 1996"

El gran problema, arguyó Aznar, es que Zapatero no cree en España como país, y partiendo de esta base fue mentando el resto de asuntos de actualidad. Sobre la situación económica, aseguró que la crisis actual es aún peor que la de 1996, pero que los pasos a seguir tienen "muchas similitudes".

Actualmente, explicó, existe "un paro masivo, falta de confianza y falta de oportunidades" y lo necesario es la toma de "decisiones políticas consolidadas". Traducido: "Un proyecto sólido", un paquete de medidas, y no "políticas aisladas" como las tomadas por el actual Ejecutivo, teledirigido -vino a decir- por la Unión Europea.

Comparó su situación con la de Zapatero

También se refirió a la cita en Moncloa de Zapatero con los grandes empresarios, y tachó de "sorprendente" que esa convocatoria se pareciera a una "asamblea corporativa". Un parche a ojos de Aznar, quien insistió en que lo importante es convocar a los españoles a las urnas.

En cuanto a la brecha interna del PSOE y al debate sucesorio, Aznar fue cauto y destacó que "el que tiene que hablar públicamente todavía no ha dicho nada". Eso sí, por si acaso marcó una clara diferencia respecto a como se fue él y como se irá Zapatero, debatiéndose en que "me echen los míos o pierda las elecciones".

Las semejanzas entre Libia e Irak

Preguntado por las semejanzas y diferencias entre las guerras de Irak y Libia, Aznar enfatizó que él no mandó "ninguna tropa de combate, ni un soldado". Y añadió que "no se entiende muy bien cómo se protege a la población civil de Bengasi bombardeando Trípoli. No creo que los iraquíes sean de peor condición que los libios". Pedro J., encargado de la entrevista, le recordó la resolución de la ONU y Aznar respondió que el organismo no es un tribunal, "sino un órgano político que toma decisiones políticas".

"Lo que no me parece de recibo es que se interprete la legalidad a conveniencia de cada uno", insistió Aznar en alusión a los que callan ahora y le criticaron entonces. "Hay gente que piensa que no todas las guerras son horribles (...) Pero probablemente contra Bush todo estaba justificado aunque la doctrina sea la misma", reflexionó.

El atentado del 11-M

Pedro J. introdujo en este punto el 11-M para preguntarle sobre cuál fue, en su opinión, la motivación de la matanza. Aznar recordó lo que dijo en la comisión de investigación. "Todo lo que dije allí lo mantengo. No todo el mundo puede decir lo mismo", afirmó el presidente, que confirmó que sigue pensando que los terroristas no están en "montañas lejanas" y que si las elecciones se hubieran celebrado el 26 de marzo, el atentado se hubiera cometido un 25-M.

Insistió en que él desea que se sepa "todo" lo relativo a los atentados y reiteró que varios datos apuntaban a que el PP hubiera ganado por mayoría absoluta las elecciones: un sondeo del CIS de junio y los resultados del voto por correo. Para 2012, también prevé una victoria del PP y puso especial énfasis en que él "va a apoyar a Rajoy". "Creo que va a ser un buen presidente", concluyó, dejando claro que, por el bien de España, todos reman juntos en el principal partido de la oposición.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios