Menú

AZNAR: "Primero ganamos y después gobernamos con diálogo, por ese orden"

José María Aznar ha pronunciado en Valencia un memorable discurso. Tras comenzar con un emotivo recuerdo a Regina Otaola, María San Gil y Ortega Lara, ha lanzado numerosos mensajes a su partido y a Rajoy. "No ganaremos si pensamos que podemos ignorar a los que ya nos votan", ha advertido. "No tenemos que avergonzarnos de nada", ha dicho en otro momento del discurso, en el que ha exaltado los valores del PP. Tras el intento de la organización del congreso de relegar el papel de Aznar, nada más concluir su intervención se ha conocido que Rajoy ha ofrecido a Botella incorporarse al Comité Ejecutivo.  DISCURSO ÍNTEGRO DE AZNAR

0
"
(Libertad Digital) En su esperadísimo discurso en el Congreso de Valencia, José María Aznar comenzó recordando que como militante y presidente de honor del PP ha hecho "todo lo que se le ha pedido". "Lo único que pedí", en alusión a la pasada campaña, "fue ir a Lizarza a pedir el apoyo para Regina Otaola", indicó Aznar en una mención que fue muy aclamada por los militantes.
 
El ex presidente del Gobierno recordó que sin las "sólidas referencias morales" del PP "no habríamos llegado hasta aquí" ni "seríamos lo que somos". "Perderlas nos impediría alcanzar nuestros objetivos. Nos impediría la posibilidad de explicarnos a nosotros mismos", indicó Aznar recordando en ese momento a los compañeros del PP vasco que se juegan la vida o la han perdido "por la libertad".
 
Tras evocar a Miguel Ángel Blanco o Gregorio Ordóñez, entre otros, dijo que "todos ellos constituyen el ejemplo en el que debemos seguir mirándonos permanentemente".
 
En ese punto quiso recordar a María San Gil y Ortega Lara, "dos compañeros excepcionales". "Si no lo hiciera, traicionaría mi vida política y no sería fiel a mí mismo ni leal a mi convicción de que sin personas como ellas el PP ni habría sobrevivido ni sería lo que hoy es", afirmó entre aplausos.
 
Tras recordar que él emprendió la mayor renovación del PP, afirmó que mantiene su visión del PP como "un partido abierto, moderado, en el gran partido que es hoy". "Sólo tiene por enemigos los enemigos de la democracia. Jamás excluirá a sus adversarios con ningún cordón sanitario. Somos un partido abierto a la gente", indicó Aznar.
 
"Qué sentido tendría renunciar a un proyecto de éxito y solvente como el nuestro", exclamó después Aznar. "Nuestro objetivo no es heredar a la izquierda. Nuestro objetivo es ganar a la izquierda en las urnas y hacer de la alternativa una realidad", indicó entre aplausos y la ovación de muchos de los compromisarios en pie.
 
"No tenemos que ser el partido que le gustaría a nuestros adversarios", continuó Aznar, que recordó después que ellos "han buscado que nos avergonzáramos" de asuntos como el apoyo a las víctimas". "No tenemos que avergonzarnos de nada; al contrario, y si lo hubiéramos hecho, echaríamos el cierre del PP definitivamente".
 
El ex presidente advirtió que "no sobra nadie en el partido". En este sentido y, quizá con la última encuesta del CIS en la cabeza, Aznar  advirtió de que "no ganaremos si pensamos que podemos ignorar a los que ya nos votan". Un mensaje al que siguió otro no menos significativo, que el PP "no puede ser nunca el proyecto personal de nadie".
 
En cuanto a la búsqueda ideológica que parece haber emprendido el PP, Aznar señaló que "nunca he comprendido la idea del centro como el final imposible de un viaje interminable. A nosotros nadie nos tiene que enseñar el camino al centro. No vamos al centro, estamos en el centro desde hace muchos años, como mínimo desde 1989", sentenció Aznar.
 
En este sentido, recordó que cuando llegaron al poder en 1996, lo hicieron con un proyecto solvente y que el diálogo y el consenso fue, si cabe, más intenso durante la segunda legislatura, con mayoría absoluta, que durante la primera, pero que, en todo caso, "primero ganamos las elecciones y después gobernamos con diálogo y acuerdo, por ese orden y que no se nos olvide". "Llegamos a acuerdos para hacer más fuerte a España no para debilitarla como hace el socialismo simpático", ha señalado.
 
No se olvidó tampoco de las críticas que siempre recibe, tanto cuando calla como cuando habla. Por eso ha dicho que "mis silencios y mis palabras están guiados por el sentido de la responsabilidad, de la lealtad a mi partido y a España".
 
También tuvo unas palabras de reconocimiento a la labor del equipo que ha dirigido el PP desde el 2004, "a todos sin excepción", pero de una manera particular "a dos personas que se han batido especialmente, a Eduardo Zaplana y a Ángel Acebes". Acto seguido, dio su respaldo "responsable" a Mariano Rajoy.
 
Sobre la renovación que el partido acomete estos días en Valencia, Aznar pidió a sus compañeros que "no nos equivoquemos" y recordó que cuando "vayas avanzando, procura que cada vez haya más gente siguiéndote, que no quede nadie por el camino", ya que, según dice, "sin integración y sin unidad difícilmente tendremos futuro como partido de gobierno". Insistiendo en la idea, pidió a sus compañeros que sigan sumando gente y que no "prescindamos de nadie que honradamente quiere trabajar y arrimar el hombro".
 
Política autonómica
 
En cuanto al plano territorial, Aznar advirtió de que "tenemos un grave problema" cuando se obliga a los españoles a elegir entre cohesión y pluralidaz, entre paz y justicia, entre lengua común y el resto de lenguas. Según dijo, "son falsos dilemas. No podemos tener un proyecto político rehén de querellas territoriales". En su opinión, "no hay nada más antiguo y más rancio que poner los territorios por delante de las personas".
 
En este sentido, señaló que "hemos culminado el modelo autonómico previsto en la constitución, más allá de eso ocurre lo que está ocurriendo ahora, y es que se discute y se niega lo común a todos los españoles. Y negar lo común a los españoles es el principal problema al que tiene que hacer frente el PP. Es la mayor irresponsabilidad de este gobierno. Y es la mayor responsabilidad que tiene por delante el PP".
 
División en el PP
 
En cuanto a la situación interna del PP, dijo que "algunos desean que entremos en una división. Algunos lo han buscado de una forma nada disimuladas. Es la estrategia de o te adhieres, o te callas, o te echamos, la estrategia de exclusión". Una exclusión, que según recordó, "no es nueva, la vivimos en 1993 y en 1996 y en 2000 y en 2004", por eso ha dicho que son estrategias que fracasan cuando "se encuentran frente a una alternativa solvente que no se conforma con diluirse en el paisaje"
 
En este sentido, dijo que la única esperanza del PSOE es  que "nosotros quebremos lo que ellos no han sido capaces de romper. Por eso es importante que al salir de este congreso los ciudadanos nos sigan viendo como alternativa solvente".
 
Oferta a Ana Botella
 
Según informaron fuentes populares a Europa Press poco después del término del discurso de Aznar, el nuevo equipo de direccion de Mariano Rajoy ha ofrecido a Ana Botella que se incorpore al Comité Ejecutivo del partido, que esta tarde será aprobado en el 16 Congreso Nacional del partido. Las mismas fuentes indicaron este mediodia a Europa Press que había una alta probabilidad de que la esposa de Aznar, que en este momento es concejala del Ayuntamiento de Madrid, formara parte del nuevo equipo.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'VOX, prueba de vida de la democracia española'
    2. PP y Cs están a décimas del PSOE y VOX supera el 7%, según un sondeo de La Sexta
    3. Luis Herrero: 'El riesgo de la ruptura'
    4. Así es el paraíso fiscal de los conductores en España: 199 coches por habitante
    5. Calvo, Montero y Lastra ganan la batalla a Iván Redondo en la presentación de los PGE
    0
    comentarios

    Servicios