Menú

Benesmail ocultaba en su celda con la dirección de Parot la fórmula de uno de los explosivos más usados por ETA

El considerado como lugarteniente de Alakema Lamari, uno de los islamistas que supuestamente se suicidó en el piso de Leganés, no sólo tenía en su poder el nombre de uno de los más sanguinarios etarras, el de Henri Parot, junto al de otros tres etarras. Según desvela ahora El Mundo, hay otra conexión no investigada de Benesmail con ETA: en su celda también se encontró la fórmula de la cloratita, un explosivo casero que habitualmente usa la banda terrorista cuando no dispone de explosivos industriales. Sus componentes son los mismos que se incautó la Policía francesa la pasada semana en un zulo descubierto muy cerca de la frontera. Este islamista era controlado por Huarte, el colaborador del CNI encargado de la seguridad del PSOE en Asturias.

0
El considerado como lugarteniente de Alakema Lamari, uno de los islamistas que supuestamente se suicidó en el piso de Leganés, no sólo tenía en su poder el nombre de uno de los más sanguinarios etarras, el de Henri Parot, junto al de otros tres etarras. Según desvela ahora El Mundo, hay otra conexión no investigada de Benesmail con ETA: en su celda también se encontró la fórmula de la cloratita, un explosivo casero que habitualmente usa la banda terrorista cuando no dispone de explosivos industriales. Sus componentes son los mismos que se incautó la Policía francesa la pasada semana en un zulo descubierto muy cerca de la frontera. Este islamista era controlado por Huarte, el colaborador del CNI encargado de la seguridad del PSOE en Asturias.
(Libertad Digital) Fue durante un registro el 19 de octubre de 2004 cuando la Policía encontró en la celda del islamista Benesmail, escrita en un folio, la fórmula de la cloratita. Se trata de un explosivo de fabricación casera, aunque no por eso menos mortífero, usado habitualmente por ETA cuando no dispone de explosivo de fabricación industrial. Sus componentes son  los mismos que la pasada semana encontraron agentes franceses en un escondite de la banda terrorista localizado muy cerca de la frontera española.
 
El Mundo detalla que los datos sobre ese registro en la celda de la cárcel asturiana de Villabona quedaron plasmados en un informe de la Unidad Central de Inteligencia remitido al juez Juan del Olmo. Sin embargo, los agentes encargados de elaborar este documento ocultaron al magistrado que la cloratita es uno de los explosivos más utilizados por ETA. En la nota aclaratoria que hace la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y que se adjunta en el informe de la UCI sólo apunta que "con la palabra cloratita se suele designar a mezclas explosivas a base de cloratos como componente principal".
 
Las mismas proporciones que usa ETA
 
El informe de la UCI refleja que existen "anotaciones en castellano sobre clorato potásico, azufre y tiendas de agrícola" con las proporciones para fabricar la cloratita: "80 gramos de clorato potásico; 10 gramos de azufre...". Y sostiene el diario que "lo curioso de las proporciones que Bensmail escribió en las notas manuscritas que tenía en su celda es que coinciden (la proporción es de 80/10/10, siendo esta última la de azúcar en polvo) exactamente con las del explosivo que se le ha incautado a diversos comandos de ETA".
 
Junto a la fórmula de la cloratita también figuraba la inscripción "tiendas de agrícola". Una expresión que ha aparecido reiteradamente en la documentación intervenida a ETA y con la que la banda explica a sus terroristas dónde adquirir los componentes para fabricar ese explosivo.
 
Los nombres de cuatro etarras en su celda
 
La información que firma Casimiro García Abadillo recuerda que no es ésta la única conexión no investigada del considerado lugarteniente de Alakema Lamari con ETA. Junto a esta fórmula de la cloratita, los agentes también encontraron cuatro nombres y direcciones de etarras que, en ese momento, se hallaban en prisión. Se trataba del sanguinario Henri Parot. En su nota, Benesmail le nombraba tal y como se hacía llamar entre los etarras: Unai. Fue detenido el 2 de abril de 1995 cuando integraba el grupo "Andalucía" de ETA. Además, Benesmail tenía en su poder los nombres de Harriet Iragui, detenido el 16 de octubre de 2000 en Sevilla y miembro del grupo "Erraia", Jorge García Sertucha, detenido con Juan José Rego Vidal el 17 de agosto de 1995 cuando preparaba un atentado contra el Rey en Mallorca y Fernando Iracula Albizu, detenido en 1986 y perteneciente al grupo "Kyoto".
 
Además, el terrorista islamista guardaba entre sus anotaciones dos nombres más con sus teléfonos. Apunta El Mundo que son "el de Mercedes Ruiz Prieto, que, según la UCI, ha mantenido relaciones con las presas etarras María José Lazcano y Miren Maitane Sagastume, y el de Rosa Blanca Piquer, que ha mantenido relaciones, según la UCI, con los presos de ETA Valentín Lasarte e Idoia Arrieta".
 
El silencio de El País y ABC
 
La noticia concluye recordando que Benesmail también mantenía relación con Fernando Huarte, el miembro del PSOE y colaborador del CNI. Recibía sus visitas en la cárcel de Villabona. "En una de ellas, el 9 de octubre de 2004, hablaron de los atentados del 11-M. La nota que hizo el CNI sobre la citada conversación dice textualmente: Sobre las noticias que relacionan a ETA con grupos islamistas, el comunicante (Huarte) dice que eso es algo impensable, el interno (Bensmail) justifica y apoya las reivindicaciones de ETA".
 
Esta nueva revelación de El Mundo, tal y como reconoce el diario, era conocida desde al menos el pasado 26 de septiembre por El País y ABC. Ese día los dos diarios se hicieron eco del llamado "informe secreto" de la UCI, en el que aparece reseñado el hallazgo de la fórmula de la cloratita junto a los nombres de los etarras. Sin embargo, uno y otro decidieron ocultar esta información.
 

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios