Menú

Bono dice que el PSOE debe impedir el pacto con el "independentismo agazapado" de Na-Bai

El acuerdo de los socialistas navarros con Nafarroa Bai no ha gustado nada a José Bono. A la espera de la decisión final del PSOE, el ex ministro se mostró contrario al pacto con el "nuevo nacionalismo navarro", porque esconde un "independentismo agazapado" y el PSOE es "un partido serio y no una partida de buscadores de poder". Recuerda, en este sentido, que el 75 por ciento de los navarros no son nacionalistas. De momento, Zapatero guarda silencio y desde el PP lamenta que el PSOE "sigue sin tener las cosas claras".

María San Gil reaparece con duras críticas a Zapatero
0
El acuerdo de los socialistas navarros con Nafarroa Bai no ha gustado nada a José Bono. A la espera de la decisión final del PSOE, el ex ministro se mostró contrario al pacto con el "nuevo nacionalismo navarro", porque esconde un "independentismo agazapado" y el PSOE es "un partido serio y no una partida de buscadores de poder". Recuerda, en este sentido, que el 75 por ciento de los navarros no son nacionalistas. De momento, Zapatero guarda silencio y desde el PP lamenta que el PSOE "sigue sin tener las cosas claras".
"
L D (Agencias) En declaraciones a Europa Press, Bono defendió la necesidad de que sea Ferraz quien tenga la última palabra sobre los pactos en las CCAA con el fin de "fortalecer el interés general de los españoles y de los socialistas, por encima de las aspiraciones o conveniencias locales". "El PSOE, en el gobierno o en la oposición, cuando suma votos o cuando los aminora, basa su fortaleza y su crédito moral y político en el respeto a la autonomía de las federaciones, pero por encima de ella está la defensa del interés general de España", argumentó.
 
En este sentido añadió que el PSOE es un "partido nacional", que defiende "lo mismo en toda España" y avisó que los socialistas "no somos nacionalistas ni creemos que los intereses de una región, se llame como se llame, pueda prevalecer sobre el interés general, es decir sobre el interés de todos los españoles, cualquiera que sea su domicilio".
 
Por ello, explica que, "aunque la aspiración legítima de cualquier partido político es llegar al Gobierno", al PSOE, como organización "solidaria secular", le "perjudicaría gravemente dar la sensación de que sucumbe a la tentación de la mera aritmética como método para alcanzar el poder. Por ello, es imprescindible que sea a la Ejecutiva federal la que decida sobre política de pactos".
 
Bono dice comprender a sus compañeros navarros "que tienen una justa irritación porque han sido ofendidos y vilipendiados por un PP tremendista y faltón, desde los despachos de Génova hasta el presidente de la grabadora".
Este hecho, asegura, junto al retroceso electoral del PP y al ligero ascenso del PSN "han alimentado" en los socialistas navarros el deseo de gobernar con un "nuevo nacionalismo navarro" que, precisa, "esconde un independentismo agazapado, pero, a mi juicio, no es posible porque somos un partido serio y no una partida de buscadores de poder". "La realidad de Navarra actualizada en las urnas de mayo de 2007 es que el 75 por ciento de los votantes no apuesta por aventuras nacionalistas, argumento democrático que no debemos desdeñar".
 
El PP ve "sorprendente" que Zapatero no se pronuncie
 
La secretaria ejecutiva del PP en el área autonómica y local, Soraya Sáenz de Santamaría, reprochó a los socialistas que, dos meses después de las últimas elecciones, no hayan sido capaces de dar un paso para formar gobierno en Navarra y dotar de "estabilidad" a esta comunidad, y ve "sorprendente" que José Luis Rodríguez Zapatero "no quiera decir a las claras" cuál es la posición de su partido. Así, después de que el PSN haya abierto nuevamente la puerta a un pacto con Nafarroa Bai, los 'populares' piden al PSOE que adopte una decisión "coherente" que respete la voluntad expresada por los navarros en las urnas, además de la España autonómica diseñada en la Constitución y sus fueros.
 
En rueda de prensa en 'Génova' tras participar en una reunión sobre el programa electoral para las generales que presidió Juan Costa, Sáenz de Santamaría insistió en que la posición de su partido y la de Unión del Pueblo Navarro (UPN) es "la misma" que hicieron pública el día después de los comicios, esto es, que la presidencia navarra sea para la lista más votada con un acuerdo detrás UPN-PSN que garantice "estabilidad" para cuatro años.
 
Dicho esto, responsabilizó directamente al PSOE de llevar dos meses impidiendo esa estabilidad a los navarros, dado que los socialistas siguen sin "tener las cosas claras" sobre lo que deben hacer en la comunidad foral como, a su juicio, demuestra que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, no haya "sabido decir" esta mañana qué hará su partido, una actitud que "sorprende" a la oposición. "Le pedimos al PSOE que adopte de una vez por todas una decisión", determinó, enfatizando que esa decisión debería respetar, según el PP, "la voluntad" que los navarros expresaron en las urnas el 27 de mayo, además del texto constitucional. "Que tomen una decisión coherente con la voluntad de los navarros, la España de las autonomías y sus fueros", apostilló.
 
En este contexto, sacó a colación que UPN ha ofrecido a los socialistas un acuerdo "claro, contundente y sereno" que pasa por que la presidencia sea para los de Miguel Sanz y haya un reparto de consejerías entre los dos partidos mayoritarios que, apuntó, deben respetar lo ofertado en sus programas electorales para que "se respete lo que es Navarra". Finalmente, Sáenz de Santamaría insistió en que urge que haya un gobierno "estable" en Navarra que "se ponga a trabajar" en los verdaderos problemas de los ciudadanos y que haga que Navarra siga siendo una autonomía "dinámica", sin que se "paralice".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation