Menú

Chaves hace el paripé en la financiación autonómica que decidirá Montilla con Zapatero

Muchos titulares se han escrito este miércoles para el hecho de que la Junta tiene un encuentro "bilateral" con el gobierno de España para tratar el tema de la financiación. Pero no es más que humo, operación de imagen de un Chaves al que Montilla deja con el culo al aire. Andalucía, en su Estatuto, contempla reuniones bilaterales con el gobierno, pero decisiones bilaterales sólo en aquellos temas que afectan exclusivamente a Andalucía. Sin embargo, Cataluña sí tiene recogida en su Estatuto la decisión bilateral sobre la financiación autonómica, al margen de las demás comunidades. Entonces, ¿a qué viene este paripé?

0
Muchos titulares se han escrito este miércoles para el hecho de que la Junta tiene un encuentro "bilateral" con el gobierno de España para tratar el tema de la financiación. Pero no es más que humo, operación de imagen de un Chaves al que Montilla deja con el culo al aire. Andalucía, en su Estatuto, contempla reuniones bilaterales con el gobierno, pero decisiones bilaterales sólo en aquellos temas que afectan exclusivamente a Andalucía. Sin embargo, Cataluña sí tiene recogida en su Estatuto la decisión bilateral sobre la financiación autonómica, al margen de las demás comunidades. Entonces, ¿a qué viene este paripé?
"
LD (Pedro de Tena) Sobre todo, a marginar al PP, a evitar que el PP denuncie la financiación catalana que será seguramente más copiosa que la de las demás Comunidades Autónomas y, desde luego, a tapar que Chaves no va a defender con uñas y dientes la negociación multilateral  solidaria que manda el Estatuto andaluz.
 
Los hechos son testarudos. Chaves incumplía el Estatuto de Andalucía  cuando votó contra la multilateralidad en materia de financiación autonómica en el Parlamento andaluz. Hace dos semanas, Javier Arenas formuló cuatro preguntas al Partido Socialista de Manuel Chaves. Eran éstas:
 
*¿Apoyará la multilateralidad o la bilateralidad privilegiada de Cataluña?" así como
*¿Apoyará la unanimidad en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera?
*¿Apoyará el principio de población esencialmente sobre el criterio del PIB?
*¿Apoyará que se aborde la financiación local de una vez y desde ahora mismo?
 
Ninguna de estas preguntas es baladí. El Estatuto de Andalucía reconoce Comisiones Bilaterales Andalucía-Estado, pero las limita a cuestiones en que de lo que se trata de es de los asuntos que afecten exclusivamente a los intereses andaluces. No es el caso de la financiación autonómica que afecta a todas las comunidades.
 
Por otra parte, en el Artículo 183, que versa sobre las Relaciones de la Comunidad Autónoma con la Administración financiera del Estado, y en su punto 7 se dice textualmente que "la Comunidad Autónoma de Andalucía mantendrá relaciones multilaterales, a través del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en las materias que afecten, entre otras, al sistema estatal de financiación, y en la Comisión Mixta prevista en el artículo siguiente en relación con las cuestiones específicas andaluzas."
 
Según ello, la Junta de Andalucía, el PSOE y Manuel Chaves - e IU, naturalmente -, deberían oponerse a la bilateralidad en el tema de la financiación autonómica. No obstante, el Parlamento rechazó con los votos de PSOE e IU, una iniciativa del PP para que el Gobierno andaluz pidiera al Ejecutivo central que no respalde una reforma del sistema de financiación autonómica que se inspire en el principio de bilateralidad, como, según los populares, defiende Cataluña.
 
Recuerden que el Estatuto de Cataluña, no el de Andalucía, dice lo que sigue respecto al tema: "Artículo 214. La Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado – Generalidad. 1. La Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado - Generalidad es el órgano bilateral de relación entre la Administración del Estado y la Generalidad en el ámbito de la financiación autonómica. Le corresponde la concreción, aplicación, actualización y el seguimiento del sistema de financiación, así como la canalización del conjunto de relaciones fiscales y financieras de la Generalidad y el Estado."
 
O sea, bilateralidad en financiación autonómica.  Las razones del PP en esta defensa de la multilateralidad y en contra la bilateralidad privilegiada y decisoria catalana dice que el principio de bilateralidad es uno de los «hilos conductores» del nuevo Estatuto de Cataluña, principio que aparece en el artículo 3 y que recoge que "las relaciones de la Generalitat con el Estatuto". Éstas se "fundamentan en el principio de lealtad institucional mutua y se rigen por el principio general según el cual la Generalitat es Estado".
 
Por su parte, la armonía del sistema de financiación de las comunidades autónomas en España depende de que se logre «un equilibrio entre los principios constitucionales de autonomía financiera, coordinación y solidaridad».  Tal  equilibrio se rompería si, avanzando en medidas «que profundizan en la autonomía financiera -como el aumento de la capacidad normativa en materia tributaria, el incremento de porcentajes de participación en tributos cedidos o la gestión autonómica de tributos estatales- se imponen al mismo tiempo y de manera bilateral restricciones a la solidaridad».
 
En el pleno parlamentario que no aprobó las propuestas del PP, el portavoz socialista, Manuel Gracia, calificó la iniciativa del PP de «fastuoso corte y pega» del recurso presentado por ese partido ante el Tribunal Constitucional y afirmó que se presenta para «tapar las propias contradicciones» para mantener una posición absolutamente despreciativa» de la oferta de diálogo que planteó el presidente de la Junta, Manuel Chaves, durante el último debate de investidura en el Parlamento.
 
Por su parte, el diputado de IU Pedro Vaquero, que ha lamentado que el PP haya presentado una iniciativa que plantea «un nuevo rechazo», apuntó que a su grupo no le gusta «este juego del anticatalanismo que va contra la unidad del Estado a la que ustedes tanto conjuran». Señaló que «no es posible la unidad, dando patadas en las espinillas" y ha agregado que «no es verdad» que la bilateralidad sea un «insalvable».
 
Estupefacción producía el hecho de que la izquierda, la supuesta izquierda andaluza, votase contra la multilateralidad. Decía El Mundo entonces: "Con los votos previsibles del PSOE y los de una IU que permanece en su desconcierto, el Parlamento de Andalucía rechazó ayer una interesante proposición no de ley promovida por el PP que pretendía que la Junta se decantara contra el criterio de «bilateralidad» reclamado por los insaciables nacionalismos, no respaldando la proyectada reforma del sistema de financiación autonómica, cuyo resultado seria, con toda evidencia, un perjuicio claro para las autonomías preteridas.
 
El PSOE, al margen de su estrategia del rodillo parlamentario, no necesita explicar un voto que encaja perfectamente con su tradicional connivencia con los intereses de su partido en Cataluña, pero la decisión de Izquierda Unida —que empleó a tontas y a locas el argumento del anticatalanismo para justificarse— no resulta tan clara, a no ser que haya que pensar que, a su vez, esa Convocatoria por Andalucía actúe ante todo como terminal de sus estrategias nacionales, en este caso determinadas por su participación en el gobierno tripartito catalán y la posición de fuerza que la formación catalana integrada en IU mantiene con su diputado en el Parlamento junto al escaño que obtuvo Gaspar Llamazares por Madrid."
 
Entonces, ¿a qué viene este paripé de bilateralidad de Chaves con el gobierno? Pues lo dicho. A ocultar que Chaves acepta de hecho las relaciones privilegiadas de Cataluña con el gobierno de España y, por ende, que aceptará su financiación privilegiada al margen de las demás comunidades autónomas. Lo demás no es más que humo.
 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios