Menú

Confidencias entre Zapatero y Rajoy: "Nos llevamos mucho mejor de lo que dicen"

Protocolo les unió, y Zapatero y Rajoy no pararon de hacerse confidencias. "Nos llevamos mejor de lo que dicen", aclaró después el presidente.

0

Nueve de la mañana. Da inicio la sesión de control al Gobierno, y José Luis Rodríguez Zapatero utiliza el aniversario del 23-F para negarse a responder a Mariano Rajoy. "No es un día en el que quiera discutir con usted", le dijo, provocando el inmediato enfado del líder de los populares.

"Es absurdo. Decir que no me contesta porque es 23 de febrero es poco respetuoso con un Parlamento democrático", se quejó Rajoy a los periodistas, ya en los pasillos de la Cámara. Su Grupo fue aún más allá: "Es una vergüenza, ¿qué será lo próximo?".

Un agrio enfrentamiento, que aumentó en decibelios con los rifirrafes por los ERE irregulares de Andalucía o el escándalo del bar Faisán, que quedó en agua de borrajas pocas horas después, ya en los fastos por el recuerdo del fallido golpe de Estado.

Entonces, y una vez el Rey don Juan Carlos abandonó la Carrera de San Jerónimo, diputados de entonces y de ahora entraron en el Hemiciclo, y Protocolo unió a quien ostenta el cargo de presidente -Zapatero- y a quien intentará arrebatárselo en la próxima cita con las urnas -Rajoy-.

La imagen dada entonces en nada se pareció a la de primera hora de la mañana. Por iniciativa del líder de los populares en la mayoría de los casos, ambos mantuvieron distendidas confidencias que fueron captadas por las cámaras, y se convirtieron en objeto de chascarrillo político casi en el acto.

Rajoy le hacía un breve comentario, y el jefe del Ejecutivo asentía arqueando las cejas. Uno de los momentos más comentados fue cuando, a raíz de un comentario poético de ésos a los que acostumbra José Bono, el líder de los populares se rió, se cubrió la boca, e hizo un comentario a Zapatero. Ambos sonrieron.

Ya finalizado el acto, tocaba foto en la Puerta de los Leones, y nuevamente ambos líderes volvían a ser unidos, si bien fueron mucho más discretos. "Nos llevamos mucho mejor de lo que dicen", aclaraba el presidente del Gobierno, que huyó literalmente entre tanto invitado ilustre en la Cámara. "Se ríen mucho, lo que pasa es que las cosas están como están", añadió su entorno.

Rajoy no fue tan allá, y aseguró que no recordaba de qué habló con el presidente, aunque de su rostro quedaba claro que era consciente de que sus confidencias habían llamado la atención. "Tienen una relación cordial, sin más", apuntaban después fuentes populares.

"Es correcta, incluso buena", dijo recientemente el propio Rajoy, en la rueda de prensa para hacer balance del año 2010. "No hay ninguna animadversión ni ningún problema personal", remachó.

El que no estaba para risas fue el presidente fundador de los populares, Manuel Fraga. Por un error que algunos tacharon de "inaceptable", la instantánea de familia se hizo sin que él llegara a tiempo, habida cuenta de que al utilizar silla de ruedas tenía que acceder por otra puerta. Muchos diputados se acercaron a él para disculparse.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios