Menú

Consuelo Ordóñez a Zapatero: "Y a mi abuelo lo mataron los rojos"

"A mi abuelo le mataron en la guerra". Esa fue la frase que le dijo Zapatero a la madre de Irene Villa para decirle que se siente "en su lugar". Pero no era la primera vez que el presidente del Gobierno establecía esta comparación. Consuelo Ordóñez, hermana del asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, ha revelado en una carta publicada en ABC que Zapatero le dijo lo mismo en una reunión en junio en la Moncloa. Ordóñez le espetó al escucharle que al suyo "lo mataron los rojos". Y le recuerda ahora que la "diferencia" entre los dos casos es que la madre de los Ordóñez, además de perder a su padre, "perdió a un hijo".

0
"A mi abuelo le mataron en la guerra". Esa fue la frase que le dijo Zapatero a la madre de Irene Villa para decirle que se siente "en su lugar". Pero no era la primera vez que el presidente del Gobierno establecía esta comparación. Consuelo Ordóñez, hermana del asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, ha revelado en una carta publicada en ABC que Zapatero le dijo lo mismo en una reunión en junio en la Moncloa. Ordóñez le espetó al escucharle que al suyo "lo mataron los rojos". Y le recuerda ahora que la "diferencia" entre los dos casos es que la madre de los Ordóñez, además de perder a su padre, "perdió a un hijo".
(Libertad Digital) Según revela Consuelo Ordóñez en la misiva que publica este martes ABC, no es la primera vez que José Luis Rodríguez Zapatero relaciona la muerte de su abuelo con los asesinatos de ETA. Ordóñez relata cómo en otra reunión en Moncloa de las víctimas con el presidente, Zapatero "tuvo la osadía de decirnos, sin venir a cuento, cómo a su abuelo lo habían matado en la guerra los nacionales". "Lo siento", continúa "pero tuve que interrumpir su discurso y le espeté 'y a mi abuelo, los rojos'". Zapatero "continuó como si nada".
 
Tras recordar la muerte de su abuelo, fallecido "no en la guerra", sino por una falsa acusación, Consuelo Ordóñez calificó de "una metedura de pata inmensa" y de "falta de delicadeza" el hecho de que Zapatero aluda a ese episodio de su vida en sus reuniones con las víctimas. Ordóñez recordó que también su "abuela se quedó en una precaria situación con tres niñas pequeñas, siendo una de ellas mi madre". "Sólo que, a diferencia de la suya, mi madre no sólo perdió a su padre, sino que también perdió a su hijo", espetó al presidente.
 
"Si todos fuéramos sectarios, la lucha en común no hubiera sido posible"
 
La hermana del asesinado por ETA lamentó que Zapatero "no se parece en nada a esta gente", en referencia a sus amigos "luchadores incansables por la libertad", "de izquierdas de toda la vida", entre los que no ha habido "nunca el más mínimo prejuicio que haya impedido nuestra amistad". "Con usted no hubiera sido posible que en el País Vasco tantas personas con pasados tan diferentes nos hubiéramos unido para hacer frente a esa ignominia llamada terrorismo nacionalista" e indicó que "si todos fuéramos sectarios como usted esta lucha en común no hubiera sido posible".
 
Consuelo Ordóñez concluye su carta acusándole de estar haciendo retroceder "a velocidades supersónicas" la "derrota del terror". "Parece que con usted y ese extraño proceso de normalización y de paz que quiere sacar adelante", acabarán viendo "que en este partido en el que nosotros ponemos los muertos, empatemos". La carta termina con un deseo: "Sólo espero que alguien lo remedie, y que volvamos a esos tiempos en los que en el País Vasco por lo menos estábamos juntos todos los luchadores por la Libertad".

En España

    0
    comentarios