Menú

El Congreso rechaza inhabilitar a los alcaldes que no cumplan la Ley de Banderas

El Pleno del Congreso rechazó este martes, con el voto del PSOE y las minorías, y la única abstención de Coalición Canaria, una proposición no de ley en la que el PP reclamaba de nuevo la reforma de la Ley para que aquellos cargos públicos que la incumplan la Ley de Banderas sean sancionados con la inhabilitación en el ejercicio de sus funciones. En concreto, el texto del PP defendía el establecimiento de una sanción similar a la prevista en el artículo 410 del Código Penal para los delitos de desobediencia de las autoridades o funcionarios públicos.

0
El Pleno del Congreso rechazó este martes, con el voto del PSOE y las minorías, y la única abstención de Coalición Canaria, una proposición no de ley en la que el PP reclamaba de nuevo la reforma de la Ley para que aquellos cargos públicos que la incumplan la Ley de Banderas sean sancionados con la inhabilitación en el ejercicio de sus funciones. En concreto, el texto del PP defendía el establecimiento de una sanción similar a la prevista en el artículo 410 del Código Penal para los delitos de desobediencia de las autoridades o funcionarios públicos.
"
L D (Agencias) La proposición no de ley fue defendida por la diputada Ana Torme, quien pidió al Gobierno que recupere la "decencia democrática" apoyando esta iniciativa, a pesar de que ese respaldo pueda suponerles un "buen lío interno", puesto que el PSOE, dijo, tendría que inhabilitar a "decenas" de alcaldes en cuyos ayuntamientos no ondea la enseña nacional.
  
También reclamó al Ejecutivo que hable "menos de derechos" y "se limite a cumplir la ley" de banderas que, a su juicio, es más que una ley de protocolo institucional. "No estamos hablando de cuestiones sin importancia", defendió Torme, sobre todo, apuntó, para personas como la alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola.
  
En sus intervenciones, los representantes del resto del arco parlamentario aprovecharon para afear al PP que plantee este tipo de sanciones justo ahora, cuando quedan dos meses de actividad parlamentaria, y tras haber gobernado ocho años sin "hacer nada" en este sentido y ni siquiera haber planteado recursos contra las autoridades públicas que incumplían la ley.
 
PSOE: No se admiten lecciones
  
El portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional, Ramón Jáuregui, basó su veto al texto del PP recordando que cuando se redactó la Carta Magna ya se rechazaron enmiendas que recogían lo que hoy plantea el primer partido de la oposición, y subrayando que ningún Código Penal condena por la no colocación de las banderas, porque los símbolos no puede "imponerse por sanción".
  
Jáuregui, quien tachó de "oportunista, electoralista y muy sectaria" la iniciativa, evidenció su malestar por la intervención de Torme y recurrió a su experiencia personal para advertir a la diputada del PP de que no aceptaba "lecciones" sobre la defensa de la enseña nacional.
  
Así, tras avisarle de que es "muy malo" querer legislar por "impulso" ante lo que publica un periódico, le recordó que hace casi 30 años cuando, era alcalde de San Sebastián, ya le "rompieron la cara por poner la bandera en el Ayuntamiento" y que en muchas ocasiones tuvo que pelearse "en las iglesias para colocarla sobre los féretros de los guardias civiles".
 
"Duelo de patriotas"
  
Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, expresó su rechazo a la iniciativa del PP porque la ve como "un banderazo" integrado en un nuevo capítulo de la "división permanente" fomentada por los 'populares', que, a su juicio, con su pretensión de "imponer los símbolos mediante el Código Penal", no hacen otra cosa que debilitar los símbolos comunes.
  
Así, acusó al partido de Mariano Rajoy de querer "criminalizar y patrimonializar los símbolos" con su propio "duelo de patriotas". "Con los vientos electorales, el PP sufre un ataque de patriotismo mandón y excluyente", lamentó.
  
Jordi Xuclà, portavoz de CiU en la Comisión Constitucional,  subrayó que su formación no es partidaria "de la confrontación y menos en cuestiones ideológicas", y avisó al PP de que se equivoca con su empeño de "dividir" y llevar el debate parlamentario "por estos términos".
 
Quitar la nacionalidad
  
Por su parte, en nombre de ERC, Laia Cañigueral, replicó al PP que "las democracias a la medida no son democracias" y preguntó a los populares si su próxima propuesta será "quitar la nacionalidad a quien no lleve el escudo de España a la altura del corazón", despojar del graduado escolar a quienes desconozcan la futura "letra del himno de carrerilla" o inhabilitar a quienes propugnan la independencia.
  
En cualquier caso, dejó claro al partido de Mariano Rajoy que a ERC no les preocupan nada "sus ataques", sino más bien al contrario, porque al poner de relieve que los "nacionalistas radicales" son los 'populares' da la razón a quienes piensan que la única forma que tienen los catalanes de "vivir en libertad es teniendo un Estado propio". "Sigan radicalizando su nacionalismo español porque con cada vuelta de tuerca crean ustedes centenares de independentistas", agregó.
  
El diputado del PNV, Emilio Olabarría, confesó no entender que después de ocho años en el Gobierno sin "hacer nada" en esta materia al PP le dé ahora un "fervor legislativo para regularla en el último suspiro de la legislatura".
  
"Esta fe sobrevenida nos acredita que están ustedes ante su auténtico péndulo patriótico. ¿Cómo no va tener el PP un péndulo patriótico si después de 40 años de franquismo hay una derecha reaccionaria, silente y oculta que constituye para ustedes un nicho electoral donde pescar votos?", se preguntó de forma retórica.
  
Por último, desde el BNG, Francisco Rodríguez, mostró su respeto por toda la simbología nacional, aunque admitió que no comparte sus connotaciones ideológicas ni la defensa "inquisitorial" que el PP hace de los mismos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios