Menú

El PP habría perdido un millón de votos desde las elecciones, según el barómetro del CIS

Era el dato más esperado por el propio Rajoy porque, según él, daría "más pistas" sobre el crecimiento del PP a costa del PSOE. Pues el CIS postelectoral ha caído como una losa. La estimación de voto deja la diferencia en los 6 puntos, el doble que en las elecciones: PSOE 43,6 por ciento; PP 37,6 por ciento. Según estos datos, el PP habría perdido un millón de votos un mes y medio después de las elecciones.


Barómetro del CIS de Abril de 2008
0
"
(Libertad Digital) El Centro de Investigaciones Sociológicas ha hecho públicos los esperados resultados del primer barómetro electoral tras las elecciones del 9 de marzo. La encuesta fue realizada en la última semana de abril, con el PP ya en crisis por el empeño de Mariano Rajoy de mantenerse en el cargo y cambiar la línea política del partido. De todas formas la crisis aún no había llegado a sus momentos más graves con el portazo de San Gil y Ortega Lara a Mariano Rajoy, por lo que habrá que esperar a posteriores encuestas para ver los efectos reales de la crisis.
 
En todo caso, la intención de voto en esta encuesta es demoledora para el PP. En voto directo se queda en un  20,9 por ciento. Sólo uno de cada cinco encuestados dice que si se celebrasen elecciones en ese momento votaría al PP. Nada menos que 16 puntos de distancia con el PSOE que llega al 36,9 por ciento. 
 
La llamada cocina que aplican los sociólogos a los datos de voto directo manifestados en la encuesta refleja también el hundimiento del PP. Así la estimación de voto del CIS otorga al PSOE un 43,6 por ciento, el mismo porcentaje de apoyo que cosechó en las generales del 9 de marzo y seis puntos por encima del PP, que se quedaba en el 37,6, tres puntos por debajo de sus resultados electorales de un mes antes. Esta pérdida estimada de un 3 por ciento de apoyo sobre unos votos totales de 25.000.000 millones, se traduce en aproximadamente un millón de votos menos para el PP.
 
La importancia de estos datos era subrayada por Mariano Rajoy en el famoso discurso ante la Junta directiva Nacional del PP celebrada dos semanas después de las elecciones en las que anunció su intención de seguir al frente del partido. Decía entonces Rajoy:"Tenemos más votos que en el año 2004, en términos absolutos medio millón más. Hay algunas personas que nos dieron su voto y su apoyo en aquel momento y no han podido hacerlo ahora porque fallecieron a lo largo de estos cuatro años. Nos han entrado votos de personas que no podían votar porque no tenían los 18 años en aquel momento; hemos perdido algunos votantes, muy pocos, pero lo que más me importa señalar aquí es que hemos crecido fundamentalmente a costa del PSOE".
 
Por ello, añadía Rajoy: "Estamos pendientes de recibir la encuesta postelectoral del CIS, que nos dará más pistas sobre este asunto, pero lo que acabo de decir es absolutamente cierto y hay que tenerlo en cuenta de cara al futuro. Nosotros ganamos a costa del PSOE". Esta tesis del supuesto crecimiento del PP a costa de votantes socialistas, que este encuesta desmiente rotundamente, es la que utilizan Rajoy y sus asesores (Arriola, Lassalle...) para justificar el "giro hacie el centro" del partido.
 

 
Otro dato muy significativo es la fortísima subida que experimenta Unión Progreso y Democracia. La formación de Rosa Díez, que obtuvo un 1,2 por ciento de los votos en las elecciones alcanza el 2,0 por ciento en intención de voto directo y el 2,6 por ciento en voto estimado por el CIS.
 
En cuanto a la valoración de líderes, Mariano Rajoy logra un 4.24 frente al 5.58 de Rodríguez Zapatero. Se observa una leve subida de Rajoy respecto al último barómetro, que podría provenir de los votantes socialistas, a tenor de los apoyos que recibe el líder del PP de la izquierda mediática y política.
 
Pero los datos más demoledores lo encontramos en las variables de confianza y desonfianza. Rajoy, en la oposición, sólo consigue "mucha o bastante" confianza  del 20,5 por ciento, menos incluso que los que manifiestan su intención de votar a Rajoy, el 20,9 por ciento. En 2004, tras los atentados del 11-M en una situación objetivamente mucho peor para el PP, Rajoy en este apartado conseguí un 36,6 por ciento.
 
En cuanto la desconfianza, el líder del PP logra casi unanimidad, ya que hasta un 75 por ciento de los encuestados afirman que Rajoy les despierta mucha o bastante desconfianza. Tras las elecciones de 2004 este porcentaje descendía al 56,8 por ciento.
 
Los votantes del PP no están satisfechos con su partido
 
Sólo el 36,8 por ciento de los votantes del PP valoran como buena o muy buena la labor de oposición del partido de Mariano Rajoy. El 46,8 por ciento dice que es regular, el 11,8 cree que es mala y el 2,6 muy mala. Estas cifras contrastan con la satisfacción muestran los votantes del PSOE con su partido. El 67,8 por ciento manifiestan que la gestión del Gobierno es buena o muy buena, el 28,1 por ciento cree que es regular y sólo un 1,8 por ciento considera que es mala o muy mala.
 
También es significativo que hasta un 38 por ciento de los votantes del PP tengan poca o ninguna confianza en Mariano Rajoy, frente a los votante socialistas de los que sólo el 15 por ciento dice confiar poco o nada en Zapatero. Este descontento de votos ya se empieza a traducir en un trasvase de votos hacia el partido de Rosa Díez, que dobla su apoyo. El 2,6 por ciento de los votantes del PP dicen que votarán a UPyD,  prácticamente toda la ganancia de votos de la formación de Rosa Díez. Votantes del PSOE sólo el 0,1 por ciento dice que le votará y de IU ni uno.
 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco