Menú

Las tareas del CNI de Saiz: reformar su casa, limpiar su piscina, llevar patatas...

Después de mostrar las fotos de Saiz pescando en Senegal, El Mundo revela que directivos y agentes del CNI han denunciado que su director se gastó 350.000 euros en la reforma en su casa y que en ella participaron funcionarios. Además, dicen que dos agentes limpiaron su piscina con gafas de buceo.

0
Después de mostrar las fotos de Saiz pescando en Senegal, El Mundo revela que directivos y agentes del CNI han denunciado que su director se gastó 350.000 euros en la reforma en su casa y que en ella participaron funcionarios. Además, dicen que dos agentes limpiaron su piscina con gafas de buceo.
Alberto Saiz, director del CNI.

(Libertad Digital) Según cuenta este miércoles el periodista Antonio Rubio en El Mundo, directivos y agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) han denunciado que Alberto Saiz utiliza recursos del centro en "beneficio propio".

Como ejemplo, dicen que Saiz compra todos los años la cosecha de patatas de un familiar en Galicia y que el traslado a Madrid lo suelen hacer trabajadores del CNI. Después, Saiz se dedica a vender los tubérculos o sencillamente regalarlo a amigos o conocidos. Rubio dice que en el Centro esto se conoce como la operación cachelo.

Pero esto no acaba aquí. Denuncian que Saiz utilizó en la reforma de su casa a funcionarios del CNI como mano de obra, detallando que el coste de la misma fue de 350.000 euros y no 68.500 como dijo cuando compareció en el Congreso. El director dijo entonces que las reformas obligadas por motivos de seguridad fueron sufragadas por el CNI pero no las "obras de carácter privado".

Además de eso, la denuncia señala que la piscina y la barbacoa que tiene en su casa fueron reformadas varias veces con dinero del CNI. Además, apuntan que en el último año, dos agentes del servicio secreto, provistos de gafas de buceo, fueron los encargados de limpiar el fondo de la piscina ya que se llenó de algas. Un tercer funcionario se negó a hacerlo.

A su llegada al CNI en 2004, Alberto Saiz ordenó la compra de dos todoterrenos. Un BMW blindado valorado en 480.000 euros y un Volkswagen Touareg de unos 60.000 euros, éste último destinado para las cazas en las que participaba. Además, cuentan que muchas veces las piezas cazadas son guardadas en las cámaras frigoríficas del comedor del CNI.

Pero Saiz no sólo piensa en él ya que también ha utilizado los equipos y agentes del CNI para ayudar a sus amigos. Así, El Mundo cuenta que el director ordenó en 2005 que se pinchara el teléfono de uno de sus amigos para comprobar si su empleada del hogar –extranjera– se pasaba el día hablando con su novio que estaba fuera del país, tal y como él sospechaba. Al ser preguntado sobre esto, Saiz dijo que formaba parte de una investigación.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation